ero­res QUEMAGRASA

¿te es­fuer­zas mu­cho Por me­jo­rar tu com­po­si­ción cor­po­ral, Pe­ro no con­si­gues los re­sul­ta­dos que es­pe­ras? ¿se­gu­ro que es­tás Po­nién­do­le ga­nas? te en­lis­ta­mos las equi­vo­ca­cio­nes que no de­bes co­me­ter Pa­ra lu­cir Por Fin ese cuer­po con el que sue­ñas.

Sport Life (México) - - Editorial - Por: Do­min­go Sán­chez / Fotos: iS­tock

Te con­ta­mos los más co­mu­nes pa­ra que luz­cas, sin die­tas ni ejer­ci­cio pro­lon­ga­do, el cuer­po que tan­to has so­ña­do.

Mchas per­so­nas que se plan­tean el ob­je­ti­vo de per­der pe­so adop­tan há­bi­tos avan­za­dos, pe­ro man­tie­nen otros im­pro­duc­ti­vos o que re­sul­tan un li­mi­tan­te a la ho­ra de que­mar gra­sa. Lo pri­me­ro es evi­tar las es­tra­te­gias no pro­duc­ti­vas pa­ra des­pués in­cluir pro­ce­sos más exi­gen­tes, tan­to de ali­men­ta­ción co­mo de ejer­ci­cio. Si deseas per­der pe­so con efi­cien­cia, dis­mi­nu­yen­do el por­cen­ta­je gra­so y man­te­nien­do o in­clu­so po­ten­cian­do la ma­sa mus­cu­lar, de­bes con­se­guir una ba­se de há­bi­tos co­rrec­tos pa­ra des­de ahí cons­truir con­te­ni­dos más exi­gen­tes. Par­ti­mos de que to­do plan efi­cien­te pa­ra per­der gra­sa de­be in­cluir ejer­ci­cio fí­si­co y una ali­men­ta­ción ade­cua­da, pe­ro ade­más co­rrec­ta­men­te coor­di­na­dos. Sin em­bar­go, es en es­te plan­tea- mien­to ini­cial don­de re­si­de el error más ha­bi­tual, la re­ce­ta tra­di­cio­nal de die­ta y ejer­ci­cio ae­ró­bi­co ha cam­bia­do por la de pau­ta sa­lu­da­ble de ali­men­ta­ción y ejer­ci­cio vi­go­ro­so. Son ya mul­ti­tud los es­tu­dios que han evi­den­cia­do una gran efec­ti­vi­dad del en­tre­na­mien­to de la fuer­za y de al­ta in­ten­si­dad en el tra­ta­mien­to del so­bre­pe­so y la obe­si­dad y, por otra par­te, sa­be­mos que co­mer po­co ha­ce per­der pe­so, pe­ro tam­bién dis­mi­nu­ye los ni­ve­les de sa­lud. Por tan­to, es cla­ve evi­tar erro­res y orien­tar co­rrec­ta­men­te el en­tre­na­mien­to y la ali­men­ta­ción pa­ra au­nar sus be­ne­fi­cios.

ELI­MI­NAR GRA­SA VS PER­DER PE­SO

Lo pri­me­ro que de­bes te­ner en cuen­ta es que el ob­je­ti­vo no es per­der pe­so, sino cam­biar la com­po­si­ción cor­po­ral. Con una co­rrec­ta com­bi­na­ción de ejer­ci­cio y ali­men­ta­ción, se con­se­gui­rá un me­jor tono mus­cu­lar y, co­mo con­se­cuen­cia, una dis­mi­nu­ción del com­po­nen­te gra­so, por es­ta ra­zón no se­rá tan evi­den­te un des­cen­so del pe­so, pe­ro sí que exis­ti­rá un pro­gre­si­vo y afian­za­do cam­bio de com­po­si­ción. No mi­res tan­to la bás­cu­la, sino el cin­tu­rón.

ERRO­RES DEL EN­TRE­NA­MIEN­TO

Mu­cho se ha avan­za­do en es­te as­pec­to en in­ves­ti­ga­ción, so­bre to­do en el tra­ta­mien­to de la obe­si­dad. Ade­más de los li­mi­tan­tes me­ta­bó­li­cos, exis­ten otros me­cá­ni­cos que afec­tan a las per­so­nas con so­bre­pe­so. Los plan­tea­mien­tos tra­di­cio­na­les han cam­bia­do y exis­te una cla­ra apues­ta por el desa­rro­llo de la fuer­za con el ob­je­ti­vo de con­se­guir un ele­va­do cos­to me­ta­bó­li­co que se­rá la cla­ve no so­lo pa­ra eli­mi­nar gra­sa, sino pa­ra al­can­zar más as­pec­tos po­si­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.