PA­RA FOR­TU­NA DE TO­DAS NO­SO­TRAS, AC­TUAL­MEN­TE EXIS­TEN VA­RIAS OP­CIO­NES QUE NOS PER­MI­TEN PRAC­TI­CAR AL­GÚN DE­POR­TE O AC­TI­VI­DAD EN COM­PA­ÑÍA DEL BE­BÉ:

Sport Life (México) - - Psicología Deporte -

Ma­tro­na­ta­ción.

Si te gus­ta la na­ta­ción, na­dar con tu be­bé pue­de ser una op­ción. To­ma en cuen­ta que las con­di­cio­nes de la pis­ci­na pue­den no ser las idó­neas pa­ra be­bés con aler­gias, así que re­que­ri­rás es­tar bien in­for­ma­da so­bre có­mo pre­ve­nir in­fec­cio­nes de oí­do o aler­gias res­pi­ra­to­rias y dér­mi­cas an­tes de ini­ciar.

Bai­le o ca­mi­na­ta con por­teo.

El por­teo con­sis­te en con­te­ner a tu be­bé muy cer­ca de tu cuer­po con ayu­da de un re­bo­zo fu­lar o al­gún otro car­ga­dor si­mi­lar co­mo el mei tai o las mo­chi­las er­go­nó­mi­cas. Aun­que pa­re­cie­ra ini­cial­men­te com­pli­ca­do apren­der a uti­li­zar los car­ga­do­res, sue­le ser muy có­mo­do pa­ra am­bos y los be­bés aman la cer­ca­nía con ma­má. No te­mas que tu hi­jo se ma­la­cos­tum­bre a es­tar pe­ga­di­to a ti, por el con­tra­rio, es­to le ayu­da­rá a desa­rro­llar­se más rá­pi­da­men­te en el plano so­cial. El ti­po de car­ga­dor que de­be­rás usar se en­cuen­tra en fun­ción de la edad de tu hi­jo (si es muy pe­que­ño, tal vez lo me­jor sea un fu­lar), su pe­so y el cli­ma de tu ciu­dad. De ma­ne­ra ge­ne­ral, no te re­co­mien­do uti­li­zar el clá­si­co car­ga­dor ti­po can­gu­ro, pues pue­de re­sul­tar pe­li­gro­so pa­ra tu be­bé. Una ase­so­ra de por­teo te ayu­da­rá a ele­gir la me­jor y más có­mo­da op­ción pa­ra am­bos.

Ca­mi­nar o correr con la ca­rrio­la.

Si te gus­ta la ve­lo­ci­dad pue­des es­tar tran­qui­la, pues aho­ra exis­te una di­ver­si­dad de ca­rri­tos de be­bé adap­ta­dos pa­ra tro­tar con ma­má. So­lo to­ma en cuen­ta el tem­pe­ra­men­to de tu pe­que­ño; al­gu­nos lo­gran se­guir dor­mi­dos mien­tras sus ma­dres co­rren y otros se ma­rean fá­cil­men­te con el mo­vi­mien­to. Pa­ra la se­gu­ri­dad de am­bos, evi­ta ha­cer­lo con la ca­rrio­la en la ca­lle, en lu­gar de eso pre­fie­re un par­que o pis­ta y to­ma en cuen­ta que las con­di­cio­nes del cli­ma sean ade­cua­das pa­ra el be­bé.

Cir­cui­to de bi­ci­cle­ta con be­bé.

Si pre­fie­res an­dar en dos rue­das en­con­tra­rás que aho­ra pue­des adap­tar una si­lli­ta pa­ra lle­var a tu ne­ne con­ti­go. To­ma las mis­mas me­di­das de se­gu­ri­dad men­cio­na­das en el pun­to an­te­rior.

Yo­ga con be­bés.

Pe­ro si aún no te sien­tes lis­ta y lo que ne­ce­si­tas es re­la­jar­te, prac­ti­car yo­ga con tu be­bé ayu­da­rá a co­nec­tar­los a am­bos. In­ves­ti­ga en tu ciu­dad so­bre cen­tros ca­pa­ci­ta­dos pa­ra im­par­tir es­tas cla­ses.

Y si el plan es que con el tiem­po tu ni­ño se con­vier­ta en to­do un de­por­tis­ta, te re­co­mien­do ins­cri­bir­lo a cla­ses de es­ti­mu­la­ción tem­pra­na (aquí tú so­lo lo apo­ya­rás) pa­ra fa­vo­re­cer su desa­rro­llo mo­triz.

Bien, aho­ra tie­nes a tu dis­po­si­ción al­gu­nas bue­nas ra­zo­nes y op­cio­nes pa­ra no de­jar de la­do tu pa­sión de­por­ti­va. Y, quién sa­be, tal vez en unos años ten­gas a tu la­do al me­jor com­pa­ñe­ro de en­tre­na­mien­to tam­bién.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.