LI­BRAN­DO OBS­TÁCU­LOS

UNA NUE­VA EDI­CIÓN DE LA REEBOK SPARTA N RA­CE LLE­GÓ A ZACATLÁ N DE LAS MAN­ZA­NAS PA­RA CON­QUIS­TAR A CA­DA UNO DE LOS PART ICIPANTES QUE APOSTARO N POR LLENARSE DE LO­DO Y AGUA HE­LA­DA DE PIES A CA­BE­ZA EN UN RECORIDO... INOL­VI­DA­BLE.

Sport Life (México) - - Running Deporte - Por: Al­do Váz­quez / Fotos: Reebok

Se­ría la se­gun­da vez en que par­ti­ci­pa­ría en una prue­ba de obs­tácu­los, que es­ta oca­sión con­tó con 20 en un tra­yec­to cer­cano a los 8.5 ki­ló­me­tros. ¿Quién pue­de com­pe­tir en es­te ti­po de even­tos? La ma­yo­ría de los par­ti­ci­pan­tes sue­len prac­ti­car al­gún de­por­te co­mo CrossFit o pe­sas, pe­ro mi ca­so es di­fe­ren­te. Soy co­rre­dor de ma­ra­tón, sin em­bar­go me aven­tu­ré a rea­li­zar mi se­gun­da Spar­tan, ya que es un even­to dis­tin­to que te sa­ca de tu zo­na de con­fort, po­ne a prue­ba tu fuer­za y exi­ge re­sis­ten­cia a to­pe (jus­ta­men­te al fi­nal es eso lo que más dis­fru­tas). En pun­to de las 10:30 de la ma­ña­na arran­ca­mos pa­ra co­men­zar a li­brar ca­da uno de los obs­tácu­los. El pri­me­ro in­cluía unas tra­bes de ma­de­ra co­lo­ca­das a una al­tu­ra de un me­tro apro­xi­ma­da­men­te; lue­go cru­za­mos un ca­mino te­rro­so y con al­gu­nos hoyos que di­fi­cul­ta­ban la tra­ve­sía. Vino el turno del chapuzón, de pron­to nos to­pa­mos con un blo­que de agua que subía arri­ba del cue­llo, fue ne­ce­sa­rio uti­li­zar una cuer­da pa­ra sa­lir bien li­bra­do. ¡En­trá­ba­mos al bos­que!, lle­ga­mos a una vie­ja ha­cien­da y lue­go a una pe­que­ña la­gu­na. ¡Ca­da vez era más emo­cio­nan­te! El te­rreno mo­ja­do no cau­só es­tra­gos en nues­tros pies gra­cias a la tec­no­lo­gía H2O drain de mis Reebok All Te­rrain Super 3.0, pues evi­ta que tu za­pa­to se que­de con agua al dre­nar­la.

Li­bran­do cual­quier su­per­fi­cie

Re­co­rri­mos más ki­ló­me­tros so­bre pas­to mo­ja­do, ¡y en pen­dien­tes! De­fi­ni­ti­va­men­te, necesitas un cal­za­do con buen aga­rre y una sue­la di­se­ña­da pa­ra es­te ti­po de te­rre­nos (soy ma­ra­to­nis­ta, pe­ro sé bien que re­quie­res un mo­de­lo dis­tin­to a los de as­fal­to). Es­to pue­de mar­car la di­fe­ren­cia en­tre pa­sar la prue­ba o res­ba­lar­te, justo co­mo le su­ce­dió a va­rios com­pe­ti­do­res. La par­te más emo­cio­nan­te vino cuan­do pa­sa­mos ba­jo un alam­bre de púas; im­po­si­ble no re­cor­dar cuan­do eras ni­ño y te em­ba­rra­bas de lo­do. Me­tros des­pués car­ga­mos tron­cos de un pun­to a otro; al fi­na­li­zar: ¡30 bur­pees! Lue­go a le­van­tar unas pe­sa­das llan­tas de trac­tor, lo hi­ci­mos cua­tro veces, va­ya que necesitas ma­ña. Ya con un po­co de can­san­cio, me en­fren­té a un cu­bo gi­gan­te don­de te­nías que es­ca­lar y ca­mi­nar so­bre cuer­das, ni mo­do, ¡a su­pe­rar mi mie­do a las al­tu­ras! Así fui li­bran­do ca­da desafío. El sol caía a plo­mo y bra­zos y pier­nas los sen­tía ca­da vez más can­sa­dos. Apa­re­ció el úl­ti­mo obs­tácu­lo, de­bía su­mer­gir­me en una zan­ja con agua lo­do­sa. Aho­ra sí, a brin­car los tron­cos con fue­go, al­zar ma­nos y a col­gar­me la an­he­la­da me­da­lla en el pe­cho... Al fi­nal fue, co­mo en ca­da edi­ción, una prue­ba di­fí­cil, pe­ro úni­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.