ASICSTRIALS FLA­MES OF HI

14.23º GRA­BA­DO EN LA ME­DA­LLA ASICS SI­GUE EN LA BÚS­QUE­DA DE CO­NO­CER QUÉ CO­RRE­DOR GA­NA­RÁ EL VIA­JE TO­DO PA­GA­DO AL MA­RA­TÓN DE TO­KIO 2018. POR ELLO, RE­TÓ A 300 COM­PE­TI­DO­RES A COM­PLE­TAR UNA DE LAS RU­TAS MÁS DESAFIAN­TES EN EL SE­GUN­DO TRIAL: FLA­MES OF HI, PRUE­BA

Sport Life (México) - - Running Deporte - Por: Jorge Gu­tié­rrez / Fotos: ASICS

Ha­ce po­co pla­ti­ca­ba con uno de los en­tre­na­do­res de running más ca­li­fi­ca­dos so­bre la im­por­tan­cia de in­cluir las cues­tas en los en­tre­na­mien­tos. Es­tá con­ven­ci­do de que, ade­más de for­ta­le­cer gru­pos mus­cu­la­res im­por­tan­tes, la po­ten­cia que ga­nan las pier­nas de un co­rre­dor al ha­cer es­te ti­po de ejer­ci­cio pue­de mar­car la di­fe­ren­cia en una prue­ba, por lo que re­co­mien­da in­cor­po­rar­las des­de las pri­me­ras eta­pas de la tem­po­ra­da de en­tre­na­mien­to. Ha­cer re­pe­ti­cio­nes en su­bi­da es un tra­ba­jo que a la ma­yo­ría de los atle­tas po­ne en aprie­tos y que in­clu­so al­gu­nos de­tes­tan, pe­ro que agra­de­cen al mo­men­to de en­fren­tar­se a un re­co­rri­do co­mo el de la se­gun­da prue­ba del se­rial ASICS, que fue di­se­ña­do pa­ra su­frir du­ran­te seis ki­ló­me­tros de as­cen­so en el Par­que de los Di­na­mos, al sur de la Ciu­dad de Mé­xi­co. Has­ta ahí lle­ga­ron los 300 atle­tas en bus­ca de la cús­pi­de, quie­nes des­de muy tem­prano ini­cia­ron el ca­len­ta­mien­to pre­vio pa­ra au­men­tar el rit­mo

car­dia­co, de­jar las pier­nas a pun­to, qui­tar­se el frío y sa­cu­dir­se los ner­vios. El dis­pa­ro de sa­li­da se es­cu­chó en el bos­que que va des­de el pri­mer has­ta el cuar­to Dinamo, y así fue co­mo sa­lie­ron en fu­ga los lla­ma­dos a su­bir­se al po­dio y, se­guir su­man­do los pun­tos ne­ce­sa­rios que los lle­ven a ga­nar el via­je al Ma­ra­tón de To­kio. Pe­ro an­tes de ir a co­rrer al otro la­do del mun­do ha­bía que su­pe­rar la se­gun­da de cua­tro prue­bas que de­man­da­ba fuer­za, téc­ni­ca y es­tra­te­gia. Al ini­ciar la com­pe­ten­cia, la ma­yo­ría de los co­rre­do­res pa­re­cían lle­nos de fuer­za y en­tu­sias­mo, pe­ro al pa­sar de los mi­nu­tos y con los ki­ló­me­tros acu­mu­lán­do­se en las pier­nas ha­bía que echar mano de la téc­ni­ca, pues la for­ma de co­rrer en pen­dien­te tie­ne que ha­cer­se de un mo­do muy par­ti­cu­lar pa­ra que re­sul­te efi­cien­te (en­ton­ces re­cor­dé otra plá­ti­ca: “se in­cli­na el cuer­po li­ge­ra­men­te ha­cia el fren­te sin do­blar las ca­de­ras, la zan­ca­da se acorta y la bra­za­da se ha­ce de for­ma enér­gi­ca pa­ra ga­nar im­pul­so des­de el tren su­pe­rior y dis­tri­buir el tra­ba­jo”). La cues­ta hi­zo me­lla en la ma­yo­ría que tras un ini­cio re­lam­pa­guean­te po­co a po­co co­men­zó a ce­der lu­ga­res al fren­te. Es­to re­gu­lar­men­te su­ce­de por el des­co­no­ci­mien­to que el co­rre­dor tie­ne de sus ca­pa­ci­da­des o bien por la fal­ta de ex­pe­rien­cia en di­fe­ren­tes ti­pos de cir­cui­tos, usan­do ma­las es­tra­te­gias o ca­re­cien­do de ellas. La ca­rre­ra re­sul­tó ser men­tal­men­te muy de­man­dan­te, pues aun­que eran so­lo seis ki­ló­me­tros, pre­sen­tó va­rios mo­men­tos a los que ca­da co­rre­dor se en­fren­tó de for­ma dis­tin­ta; do­mi­nar la an­sie­dad de la sa­li­da, acos­tum­brar­se al tra­yec­to de su­bi­da que pre­sen­ta­ba cur­vas en am­bas di­rec­cio­nes y que re­que­ría de cier­ta ma­ña pa­ra aho­rrar al­gu­nos me­tros, pa­cien­cia pa­ra no de­ses­pe­rar­se en la ca­za por los más ade­lan­ta­dos co­mo si se tra­ta­se de una com­pe­ten­cia en te­rreno plano y, fi­nal­men­te, de­tec­tar el mo­men­to pa­ra dar un úl­ti­mo ja­lón e in­ten­tar dar un buen cie­rre. Así que si al­guien pre­gun­ta el sig­ni­fi­ca­do de los 14.23º gra­ba­do en la me­da­lla; la res­pues­ta es “es­fuer­zo, ca­be­za y pa­cien­cia”.

Per­so­nal­men­te

Mien­tras co­rría en la na­tu­ra­le­za, pen­sa­ba en la téc­ni­ca que tan­to tra­ba­jo me cues­ta me­jo­rar, en los en­tre­na­mien­tos que he he­cho y en los que no. Pen­sa­ba tam­bién en lo no­ble que es el de­por­te y que nun­ca te va a dar más ni me­nos de lo que tú le des a él. Al fi­nal ca­da quien co­rre con lo que tie­ne.

El si­guien­te re­to

El pró­xi­mo desafío de los ASICSTRIALS es Ti­de of Sui, un re­to que exi­gi­rá una re­sis­ten­cia úni­ca. Se lle­va­rá a ca­bo el 6 de agos­to. Pa­ra ma­yor in­for­ma­ción vi­si­ta la pá­gi­na asicstrials.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.