En­cuen­tro Mi­llen­nials

Tabasco Hoy - - VOCES - FER­NAN­DO MA­YANS CA­NA­BAL

En una no­ta an­te­rior con­té mi ex­pe­rien­cia du­ran­te los re­cien­tes sis­mos de la ciu­dad de Mé­xi­co; mi re­la­to des­cri­bió el efec­to so­cial, y mi la­bor mé­di­ca; sin em­bar­go, al re­vi­sar mi no­ta des­cu­bro con agra­da­ble sor­pre­sa la im­pre­sión tan fuer­te que me cau­só la so­li­da­ri­dad aje­na al pe­li­gro y al eterno egoís­mo hu­mano, que des­ple­ga­ron a lo lar­go de la jor­na­da de emer­gen­cia los jó­ve­nes de la ciu­dad de Mé­xi­co, los lla­ma­dos mi­llen­nials. Ca­da ge­ne­ra­ción de se­res hu­ma­nos ela­bo­ra un dis­cur­so de las si­guien­tes ge­ne­ra­cio­nes que por nues­tra pro­pia na­tu­ra­le­za no es fa­vo­ra­ble pa­ra los re­cién lle­ga­dos. Exi­gi­mos que nues­tros hi­jos, so­bri­nos, alum­nos, etc., po­sean nues­tras pro­pias ideas, cos­tum­bres y ac­ti­tu­des. Cuan­do ejer­ce­mos in­te­li­gen­cia y to­le­ran­cia, al me­nos pe­di­mos que se nos pa­rez­can; ol­vi­da­mos có­mo fui­mos no­so­tros y pa­sa­mos por al­to que –mi ge­ne­ra­ción- im­pu­so su pro­pio dis­cur­so y su pro­pia ley de la vi­da. És­to es hu­mano, y así se­rá siem­pre. Los mi­llen­nials, la ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes que na­ció des­pués de los 80, y que se dis­tin­guen en­tre otras co­sas por su do­mi­nio há­bil de la tec­no­lo­gía y de los mo­der­nos me­dios de co­mu­ni­ca­ción, es una ge­ne­ra­ción muy ac­ti­va que es­tá im­po­nien­do con fuer­za vi­tal su pro­pia ima­gen del pla­ne­ta. Es­tán mol­dean­do el mun­do de una ma­ne­ra dis­tin­ta y con gran ori­gi­na­li­dad, muy di­fe­ren­te de co­mo lo hi­ci­mos no­so­tros. El mun­do de es­tos jó­ve­nes me­xi­ca­nos y ta­bas­que­ños, de la era en que la in­for­ma­ción y la vi­da mis­ma co­rren con una ve­lo­ci­dad inima­gi­na­ble pa­ra nues­tros an­ces­tros, nos im­po­ne el re­to de in­te­grar­nos a su mun­do, y a la vez, com­pren­der su per­so­na­li­dad y men­ta­li­dad. Los mi­llen­nials, -si­nó­ni­mo de ju­ven­tud­ya no son la es­pe­ran­za de Mé­xi­co, sino su reali­dad tan­gi­ble e in­me­dia­ta. Re­unir­me con ellos, siem­pre me lle­na de vi­ta­li­dad, ale­gría y sa­bi­du­ría fu­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.