DE VIA­JE POR... GUA­TE­MA­LA

A SÍ CO­MO SO­MOS E XPERTOS EN T EQUILA, NOS SU­MER­GI­MOS EN OTRAS T I ERRAS PA­RA HA­BLAR DE SUS ES­PI­RI­TUO­SOS, EN ES­TE CA­SO DEL RON

Tequila Apasionado - - FRONT PAGE - Por Car­lo­ta de Ga­ray Mon­to­ya Fo­tos cortesía In­ge­nio Tu­lu­lá

Una tie­rra fér­til, cu­na de Ron Bo­tran.

Un via­je fu­gaz pe­ro fe­cun­do nos lle­va a co­no­cer un pe­da­ci­to de Gua­te­ma­la, aden­trán­do­nos en la pro­duc­ción del Ron Añe­jo y co­no­cien­do los se­cre­tos que se es­con­den al­re­de­dor de sus fas­tuo­sos vol­ca­nes.

En­tre tan­tos des­ti­nos pa­ra visitar, va­le la pe­na dar­le una opor­tu­ni­dad a es­te país de gen­te apa­sio­na­da y na­tu­ra­le­za exu­be­ran­te, ca­paz de se­du­cir des­de el via­je­ro más exi­gen­te has­ta el in­tré­pi­do mochilero.

LA AN­TI­GUA GUA­TE­MA­LA

Si­tua­da en el Va­lle de Pan­choy, la ciu­dad de La An­ti­gua Gua­te­ma­la se en­cuen­tra ro­dea­da por vol­ca­nes ac­ti­vos y plan­ta­cio­nes de ca­fé. Es co­no­ci­da por ser ideal pa­ra el tu­ris­mo re­li­gio­so, y de a po­co, se ha con­ver­ti­do en una de las ciu­da­des más vi­si­ta­das de Cen­troa­mé­ri­ca.

Deam­bu­lar por sus par­ques y pla­zas al atar­de­cer es im­pres­cin­di­ble, ya que la at­mos­fe­ra co­lo­nial que aquí se vi­ve es re­con­for­tan­te. La sin­gu­la­ri­dad de su co­lo­ri­da y vas­ta ar­te­sa­nía ha­cen de los mer­ca­dos un ca­lei­dos­co­pio vi­sual, lleno de for­mas y fi­gu­ras di­fe­ren­tes, cu­yas imá­ge­nes se van mul­ti­pli­can­do al ca­mi­nar por sus pa­si­llos. El pa­re­ci­do con la ar­te­sa­nía me­xi­ca­na re­sul­ta ló­gi­co, pues am­bos paí­ses son he­re­de­ros de la cul­tu­ra ma­ya, sin du­da, una de las civilizaciones pre­co­lom­bi­nas más im­por­tan­tes de Me­soa­mé­ri­ca.

De­ci­di­mos ca­mi­nar sin rumbo fijo por las ca­lles em­pe­dra­das, es­pe­ran­do ser sor­pren­di­dos por el lu­gar. Ca­sua­li­dad o no, nos en­con­tra­mos con el Ar­co de San­ta Ca­ta­li­na, uno de los íco­nos de la ciu­dad, cons­trui­do en el año 1693 con la in­ten­ción de co­nec­tar dos sec­cio­nes del con­ven­to que lle­va el mis­mo nom­bre.

Cuan­do se tra­ta de recorrer la ciu­dad, apa­re­cen a ca­da pa­so di­fe­ren­tes tem­plos, igle­sias, er­mi­tas, ca­te­dra­les, con­ven­tos y mo­nu­men­tos en rui­nas que ha­cen de La An­ti­gua un des­tino obli­ga­do.

UNA MI­RA­DA A LAS RAÍ­CES DEL RON BO­TRAN

De­ja­mos atrás la ciu­dad de La An­ti­gua pa­ra di­ri­gir­nos en he­li­cóp­te­ro al In­ge­nio Tu­lu­lá. El via­je re­sul­ta una vi­ven­cia espectacular, y mien­tras más re­co­rre­mos Gua­te­ma­la por los aires, más nos enamo­ra­mos de es­ta tie­rra. Pai­sa­jes ver­des y azu­les son el co­mún de­no­mi­na­dor, co­men­zan­do por la cos­ta sur y sus par­ce­las col­ma­das de ca­ña. Más ade­lan­te, los sem­bra­díos de maíz mul­ti­co­lor apa­re­cen sin cesar y las pal­me­ras afri­ca­nas con­tras­tan por sus gran­des ho­jas.

Des­pués de sur­car los cie­los por más de una ho­ra lle­ga­mos al nues­tro des­tino, si­tua­do en el mu­ni­ci­pio de San An­drés, Vi­lla Se­ca, en el de­par­ta­men­to de Re­tal­hu­leu. Aquí es don­de siem­bran, cultivan, cor­tan y mue­len la ca­ña de azú­car, ob­te­nien­do

las mie­les vír­ge­nes, que son la ma­te­ria pri­ma pa­ra ela­bo­rar los Ro­nes Añe­jos Bo­tran.

Es­ta ex­pe­rien­cia va más allá de ver có­mo se ela­bo­ra el ron, y no­so­tros te­ne­mos la for­tu­na de rea­li­zar al­gu­nos de los pro­ce­sos más im­por­tan­tes. Co­men­za­mos por el cor­te de la ca­ña, y co­mo la se­gu­ri­dad es pri­me­ro, nos co­lo­ca­mos es­pi­ni­lle­ras y rodilleras pa­ra pro­te­ger­nos de al­gún gol­pe o cor­ta­du­ra. Las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas son ex­tre­mas, de­bi­do al in­ten­so ca­lor y a la hu­me­dad se ha­ce mas ex­te­nuan­te el tra­ba­jo. Des­pués de su­dar la go­ta gor­da, tras­la­da­mos la ca­ña co­se­cha­da al área de mo­lien­da, don­de con ayu­da de má­qui­nas se ex­trae to­do el ju­go, que pos­te­rior­men­te se con­ver­ti­rá en mie­les vír­ge­nes.

El si­guien­te pa­so es la fer­men­ta­ción de las mie­les. En el In­ge­nio, en par­ti­cu­lar, lo rea­li­zan con le­va­du­ras ob­te­ni­das de la fer­men­ta­ción es­pon­tá­nea de pi­ña, lo cual pro­por­cio­na ca­rac­te­rís­ti­cas or­ga­no­lép­ti­cas muy im­por­tan­tes a su pro­duc­to. Por úl­ti­mo, se rea­li­za una cui­da­do­sa des­ti­la­ción que trans­for­ma las mie­les vír­ge­nes ya fer­men­ta­das en Ron, lis­to pa­ra ser trans­por­ta­do al Centro de Añe­ja­mien­to.

Jus­to cuan­do el sol cae con ma­yor aplo­mo, abor­da­mos nue­va­men­te el he­li­cóp­te­ro que nos tras­la­da al ae­ro­puer­to de la ciu­dad de Quet­zal­te­nan­go. A par­tir de ahí, em­pren­de­mos un via­je te­rres­tre de 25 mi­nu­tos ha­cia el Centro de Añe­ja­mien­to, lu­gar don­de los Ro­nes Añe­jos Bo­tran al­can­zan su ma­du­rez len­ta­men­te y sin apu­ ro en ba­rri­cas de ro­ble blan­co, que pre­via­men­te fue­ron uti­li­za­das pa­ra guar­dar whisky o jerez. Su es­tra­té­gi­ca ubi­ca­ción en­tre las al­tas monta­ñas, a una al­ti­tud de 2400 me­tros so­bre el ni­vel del mar, au­na­do al pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to “so­le­ra”, ha­cen de Ro­nes Bo­tran una de las me­jo­res mar­cas en el mun­do.

Pa­ra re­don­dear la gran­dio­sa ex­pe­rien­cia, en Bo­tran rea­li­za­mos la ca­ta “Ex­per­to en Ro­nes de Gua­te­ma­la”, di­ri­gi­da por Isabel Me­di­na, quien es la em­ba­ja­do­ra de la mar­ca, ob­te­nien­do con ello di­fe­ren­tes ha­bi­li­da­des pa­ra iden­ti­fi­car las cua­li­da­des de co­lor, aro­ma, sa­bor y cuer­po de los Ro­nes Añe­jos, com­pro­ban­do el por­que han ga­na­do el re­co­no­ci­mien­to del mer­ca­do.

Gua­te­ma­la es un país mo­des­to, pe­ro con mu­cho que ofre­cer a pro­pios y ex­tra­ños en ma­te­ria de tu­ris­mo, gas­tro­no­mía y cul­tu­ra. A lo lar­go del tiem­po sus ha­bi­tan­tes han apren­di­do a vi­vir de la fer­ti­li­dad de su tie­rra y hoy en día apro­ve­chan sus be­lle­zas na­tu­ra­les y así des­ta­car­se en el ma­pa de los via­je­ros.

FO­TO­GRA­FÍA DES­TI­LE­RÍA DE RO­NES DE GUA­TE­MA­LA

FO­TO­GRA­FÍA ISABEL ME­DI­NA EM­BA­JA­DO­RA DE BO­TRÁN

FO­TO­GRA­FÍA LA CIU­DAD DE AN­TI­GUA GUA­TE­MA­LA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.