EN POR TA­DA

TE­QUI­LE­RA 8 ME­SAS EN­CON­TRÓ LA MA­NE­RA DE CON­JU­GAR TEC­NO­LO­GÍA Y TRA­DI­CIÓN EN LA NUE­VA CU­NA DEL TE­QUI­LA: TA­MAU­LI­PAS, CON­SI­GUIEN­DO UN PRO­DUC­TO EL ABO­RA­DO EN LOS MÁSEST RICTOS FIL­TROS DE SU­PER VI­SIÓN APLIC ADOS A TÉC­NI­CAS DE VAN­GUAR­DIA.

Tequila Apasionado - - FRONT PAGE - Por Uli­ses Gar­cía Fo­tos Eliher Hi­dal­go

Te­qui­le­ra 8 Me­sas nos abrió las puer tas de su ca­sa.

EL CO­MIEN­ZO

La Te­qui­le­ra 8 Me­sas nace de la ins­pi­ra­ción por ela­bo­rar el me­jor te­qui­la del mun­do, apo­ya­dos por un equi­po de tra­ba­jo que ha con­ver­ti­do el sue­ño de una fa­mi­lia en una reali­dad.

El pro­yec­to sur­gió ha­ce más de ocho años, aun­que fue en el 2010 cuan­do fi­nal­men­te co­men­zó a ma­te­ria­li­zar­se, ge­ne­ran­do al­re­de­dor de 500 em­pleos que se re­par­ten en­tre el cam­po y la des­ti­le­ría.

Le­jos de crear una mar­ca más en el mer­ca­do, Te­qui­la 8 Me­sas sur­ge con la con­vic­ción de in­no­var y re­vo­lu­cio­nar el con­su­mo del te­qui­la en Mé­xi­co y en el mun­do, ela­bo­ran­do un pro­duc­to 100 % me­xi­cano de ca­li­dad Pre­mium, di­se­ña­do pa­ra aque­llas per­so­nas que va­lo­ran la ele­gan­cia, la ca­li­dad y el detalle.

El mu­ni­ci­pio de Llera, Ta­mau­li­pas es el epi­cen­tro de es­ta em­pre­sa que se ex­tien­den por ocho me­se­tas so­bre el pai­sa­je, res­guar­dan­do el secreto me­jor guar­da­do del nue­vo ac­tor de la in­dus­tria.

EL CAM­PO

En la ac­tua­li­dad el es­ta­do de Ta­mau­li­pas se ha con­ver­ti­do en la se­gun­da en­ti­dad con ma­yor pro­duc­ción de aga­ve Te­qui­la­na we­ber va­rie­dad azul. La ra­zón fue que a prin­ci­pios de la dé­ca­da pa­sa­da el aga­ve se vol­vió tan es­ca­so en to­do Mé­xi­co que su pre­cio se ele­vó has­ta los cie­los.

Por tal mo­ti­vo, los due­ños de tie­rras ubi­ca­das en zo­nas con De­no­mi­na­ción de Ori­gen, co­mo Ta­mau­li­pas, en­con­tra­ron un área de opor­tu­ni­dad y co­men­za­ron a sem­brar aga­ve al por ma­yor, sin pen­sar que es­tos tar­da­rían al me­nos sie­te años en ser úti­les pa­ra la pro­duc­ción de te­qui­la. Tiem­po des­pués, el pre­cio se des­plo­mó, ha­cien­do más ca­ro man­te­ner los cul­ti­vos, y oca­sio­nan­do que mu­chas de las tie­rras fue­ran aban­do­na­das.

Hoy en día, to­do ha vuel­to a la nor­ma­li­dad y el pre­cio del aga­ve se ha es­ta­bi­li­za­do, atra­yen­do a em­pre­sa­rios me­xi­ca­nos in­tere­sa­dos en el mun­do del te­qui­la y ge­ne­ran­do un desa­rro­llo eco­nó­mi­co im­por­tan­te en la zo­na.

El PER­FIL

Des­de un ini­cio, Te­qui­la 8 Me­sas fue pen­sa­do co­mo un des­ti­la­do Pre­mium, con ca­rac­te­rís­ti­cas úni­cas que lo hi­cie­ran des­ta­car del to­dos los de­más pro­duc­tos que ac­tual­men­te se ofre­ce en el mer­ca­do. De ma­ne­ra que reunie­ron un pa­nel de ex­per­tos en el te­ma con la in­ten­ción de bus­car y plas­mar las no­tas or­ga­no­lép­ti­cas más im­por­tan­tes que el sue­lo ta­mau­li­pe­co apor­ta a sus aga­ves.

Aun­que lo an­te­rior sue­na sen­ci­llo, real­men­te fue pro­ce­so com­pli­ca­do y ex­te­nuan­te, que im­pli­có mu­cho tiem­po de in­ves­ti­ga­ción, ade­más de múltiples in­ten­tos de ensayo y error, en los que se lo­gra­ron ajus­tar in­fi­ni­dad de de­ta­lles pa­ra ob­te­ner los me­jo­res re­sul­ta­dos en cuan­to a co­lor, aro­ma y sa­bor.

TEC­NO­LO­GÍA

A di­fe­ren­cia de mu­chas des­ti­le­rías, en 8 Me­sas se uti­li­za tec­no­lo­gía de punta pa­ra ela­bo­rar sus te­qui­las. Es­ta si­tua­ción lo­gra ha­cer más efi­cien­te su pro­duc­ti­vi­dad, ade­más de ob­te­ner un des­ti­la­do con las me­jo­res ca­rac­te­rís­ti­cas po­si­bles y de for­ma es­tan­da­ri­za­da.

Al arri­bar a sus ins­ta­la­cio­nes, la se­gu­ri­dad sor­pren­de gra­ta­men­te, pues to­dos sus em­plea­dos y vi­si­tan­tes por­tan cha­le­cos re­fle­jan­tes, cas­cos y len­tes pro­tec­to­res en ca­da una de las áreas.

Ini­cia­mos nues­tro re­co­rri­do por la plan­ta pro­ce­sa­do­ra, don­de su equi­po es to­tal­men­te nue­vo, in­clu­yen­do mo­li­nos de aga­ve, des­ga­rra­do­ras, di­fu­so­res, fer­men­ta­do­res, alam­bi­ques, co­lum­nas de des­ti­la­ción e in­clu­so la em­bo­te­lla­do­ra. Des­ta­can­do que to­das las tu­be­rías por don­de pa­san los ju­gos de aga­ve y el te­qui­la cuen­tan con un re­cu­bri­mien­to es­pe­cia­li­za­do.

En el cen­tro de la plan­ta se ubi­ca de ma­ne­ra es­tra­té­gi­ca la sa­la de con­trol, des­de don­de una so­la per­so­na es ca­paz de di­ri­gir ca­da una de las eta­pas de ma­ne­ra sis­te­ma­ti­za­da a tra­vés de compu­tado­ras y di­ver­sos bo­to­nes e in­te­rrup­to­res, co­men­zan­do por la mo­lien­da del aga­ve, has­ta lle­gar a la des­ti­la­ción. Aquí se pue­de ob­ser­var ca­da rincón de la plan­ta, y se pue­de di­men­sio­nar su ex­ten­sión y efi­cien­cia.

LA­BO­RA­TO­RIO

Tan só­lo hi­zo fal­ta ca­mi­nar unos pa­sos pa­ra lle­gar al la­bo­ra­to­rio de con­trol de ca­li­dad, don­de en­con­tra­mos tra­ba­jan­do a Luis Ro­jas, quien es el quí­mi­co far­ma­co­bió­lo­go en­car­ga­do de to­da el área.

Ahí nos pla­ti­có que es­te la­bo­ra­to­rio tie­ne la fun­ción de dar se­gui­mien­to al pro­ce­so de pro­duc­ción del te­qui­la con el ob­je­ti­vo de man­te­ner los per­fi­les or­ga­no­lép­ti­cos y de­tec­tar cual­quier ano­ma­lía en su pro­ce­so. To­do es­to, por me­dio de di­fe­ren­tes aná­li­sis fi­si­co­quí­mi­cos, mi­cro­bio­ló­gi­cos y cro­ma­to­grá­fi­cos.

Sí, sa­be­mos que es­tos tér­mi­nos re­sul­tan com­pli­ca­dos de en­ten­der, pe­ro son muy im­por­tan­tes pa­ra cum­plir con to­dos los es­tán­da­res de ca­li­dad.

Su la­bo­ra­to­rio cuen­tan con un mo­derno equi­po, que in­clu­so per­mi­te rea­li­zar aná­li­sis por Cro­ma­to­gra­fía de Ga­ses, pa­ra de­ter­mi­nar la concentración de di­fe­ren­tes com­pues­tos re­gu­la­dos por la Nor­ma Ofi­cial Me­xi­ca­na, en­tre los que se en­cuen­tran los al­coho­les no­ci­vos pa­ra la sa­lud.

Ade­más cuen­tan con la ofi­ci­na de Con­trol de Ca­li­dad, don­de se al­ma­ce­na la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria por di­cho de­par­ta­men­to.

PRO­CE­SOS DE PRO­DUC­CIÓN

An­tes de que las pi­ñas de aga­ve in­gre­sen a la fá­bri­ca, se to­man di­ver­sas mues­tras pa­ra ser ana­li­za­das en el la­bo­ra­to­rio, con la in­ten­ción de sa­ber si cuen­tan con la can­ti­dad óp­ti­ma de azú­ca­res.

Pos­te­rior­men­te, son trans­por­ta­das al área de mo­lien­da, en don­de –con ayu­da de mo­li­nos y des­ga­rra­do­ras– son cor­ta­das y tri­tu­ra­das pa­ra fa­ci­li­tar su ex­trac­ción.

Me­dian­te una ban­da trans­por­ta­do­ra se en­vían ha­cia los di­fu­so­res, en­car­ga­dos de in­yec­tar agua a pre­sión, con­si­guien­do un ju­go de aga­ve cru­do, que es cap­ta­do en un de­pó­si­to.

El ju­go re­sul­tan­te es tras­la­da­do por tu­be­rías al tan­que de hi­dró­li­sis, don­de se lle­va a ca­bo la coc­ción por me­dio de va­por, con­vir­tien­do los al­mi­do­nes del aga­ve en azú­ca­res.

Una vez ob­te­ni­do el ju­go hi­dro­li­za­do, se de­ja fer­men­tar en tan­ques de ace­ro inoxi­da­ble, trans­for­man­do el azú­car en al­cohol con ayu­da de le­va­du­ras na­tu­ra­les, en un tiem­po apro­xi­ma­do de 24 ho­ras, de­pen­dien­do de la tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te.

Por úl­ti­mo, se rea­li­za la des­ti­la­ción uti­li­zan­do dos mé­to­dos di­fe­ren­tes. El pri­me­ro es por alam­bi­ques, sien­do el más tra­di­cio­nal en la in­dus­tria. El se­gun­do es por co­lum­na.

Só­lo res­ta em­bo­te­llar­lo. Aquí es don­de el pro­duc­to ter­mi­na­do pa­sa por un sis­te­ma de en­jua­gue, lle­na­do, ta­po­nea­do, eti­que­ta­do, lo­ti­fi­ca­do y se­lla­do, cum­plien­do con las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes de ca­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.