IN­NO­VA­CIÓN MÉ­DI­CA

DE CÓ­MO FUE L A EVOLUCION DE NUES­TRA “CAL­VI­CIE” Y CÓ­MO PO­DE­MOS RE­CU­PE­RAR EL PEL O EN DON­DE SÍ LO QUE­RE­MOS

Tequila Apasionado - - FRONT PAGE - Por Ga­brie­la Frías An­co­na

Gab y Frías ex­pli­ca por qué ha y cal­vi­cie y có­mo po­ner­le re­me­dio.

¿Có­mo su­ce­dió? En la evo­lu­ción de los pri­ma­tes, los hu­ma­nos so­mos los úni­cos que per­di­mos el pe­lo que­dan­do ca­si “des­nu­dos”. Cla­ro, es­to du­ró mu­chos si­glos y fue muy len­ta­men­te, des­de el Pleis­to­ceno, ha­ce más de dos mi­llo­nes de años.

Por pri­me­ra vez en el ám­bi­to de la in­ves­ti­ga­ción an­tro­po­ló­gi­ca –y muy re­cien­te­men­te–, el in­te­rés por la an­tro­po­lo­gía de la piel ha si­do es­tu­dia­do. Se ha da­do un lu­gar es­pe­cial en la in­ves­ti­ga­ción de la piel y el por qué per­di­mos el pe­lo, qué fun­ción te­nía el ex­ce­so del mis­mo en hu­ma­nos. La evo­lu­ción del pe­lo ne­gro cor­to y bri­llan­te de los chan­gos has­ta el ca­fé ro­ji­zo, lar­go y cres­po de los oran­gu­ta­nes, nos ayu­da a ex­pli­car el có­mo y pa­ra qué los hu­ma­nos te­ne­mos pe­lo. El pe­lo só­lo lo he­mos po­di­do con­ser­var en áreas muy es­pe­cí­fi­cas que to­dos co­no­ce­mos y la sor­pre­sa es que no to­dos los hu­ma­nos lo han pre­ser­va­do co­mo ellos desean y es­pe­ran.

La preo­cu­pa­ción ac­tual en mu­je­res y hom­bres por la pér­di­da del ca­be­llo de la ca­be­za es muy gran­de y muy cons­tan­te.

Ini­cie­mos com­pren­dien­do que los úni­cos animales en la evo­lu­ción de las es­pe­cies que tie­nen pe­lo son los ma­mí­fe­ros, es una par­te de los anexos cu­tá­neos, jun­to con las uñas. Es una es­truc­tu­ra muy com­ple­ta, y lo co­no­ce­mos co­mo el “com­ple­jo pi­lo-se­bá­ceo” y sa­be­mos que tie­ne ter­mi­na­cio­nes vas­cu­la­res, ner­vio­sas, glán­du­las se­bá­ceas y su­do­rí­pa­ras, células pig­men­ta­rias y has­ta un múscu­lo. Ca­da pe­lo tie­ne un múscu­lo, que ha­ce que el pe­lo sea más ri­za­do o la­cio, se nos “pa­ren los pe­los”, o pue­den evo­lu­cio­nar a pe­los blan­cos o ca­nas, no for­zo­sa­men­te aso­cia­dos a la edad.

El pe­lo tie­ne mu­chas fun­cio­nes ade­más de la “es­té­ti­ca”, to­dos he­mos vis­to un ga­to enoja­do o con mie­do y el pe­lo eri­za­do… in­clu­si­ve a al­gu­nos hu­ma­nos a ve­ces se les pa­ran los pe­los de la ca­be­za cuan­do es­tán muy es­tre­sa­dos o enoja­dos.

A los animales tam­bién les pue­de ayu­dar al ca­mu­fla­je pa­ra evi­tar agre­sio­nes y en for­ma muy im­por­tan­te es un me­dio re­gu­la­dor de nues­tra tem­pe­ra­tu­ra. Te­ner frío sin du­da nos mues­tra con el ve­llo pa­ra­do, igual que a los animales y en los hu­ma­nos nos per­mi­te man­te­ner el ca­lor des­de la ca­be­za, por eso un buen go­rro nos ha­ce sen­tir “ca­lien­ti­tos” cuan­do el pe­lo no es tan abun­dan­te.

El nú­me­ro de pe­los va­ria en­tre los pe­li­rro­jos, que tie­nen me­nor can­ti­dad que los ru­bios, quie­nes son los que ma­yor nú­me­ro de pe­los tie­nen, y va­ría en­tre 100 000 y 150 000 en el cue­ro ca­be­llu­do. El pe­lo de la ca­be­za man­tie­ne el ca­lor cor­po­ral y le pro­por­cio­na al crá­neo cier­ta pro­tec­ción con­tra los gol­pes o el ca­lor ex­ce­si­vo, de ahí que las

per­so­nas oriun­das de Áfri­ca ten­gan ca­be­llo ri­za­do y abun­dan­te. Las pes­ta­ñas pro­te­gen los ojos, dis­mi­nu­yen­do la can­ti­dad de luz y pol­vo que pue­da pe­ne­trar en és­tos; y las ce­jas los pro­te­gen del su­dor que go­tea por la fren­te.

Pe­ro en­ton­ces, ¿por qué du­ran­te la evo­lu­ción los ma­mí­fe­ros fui­mos per­dien­do el pe­lo en la ma­yor par­te de la su­per­fi­cie cor­po­ral?

Las más re­cien­tes in­ves­ti­ga­cio­nes han de­mos­tra­do que la vi­da nó­ma­da en la prehis­to­ria fue mo­di­fi­cán­do­se al igual que las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas, por lo que la bio­lo­gía, la evo­lu­ción y la fun­ción so­cial de la piel y del pe­lo tu­vie­ron que adap­tar­se. La tem­pe­ra­tu­ra del me­dio am­bien­te se in­cre­men­tó, los gran­des des­hie­los ha­cían que la tem­pe­ra­tu­ra va­ria­ran y el ca­len­ta­mien­to más la ne­ce­si­dad de no per­ma­ne­cer es­tá­ti­cos en un so­lo si­tio y sa­lir en bus­ca de los ali­men­tos, in­cre­men­ta­ban tam­bién la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral. La sabia evo­lu­ción hi­zo a los pri­ma­tes ne­ce­si­tar me­nos pe­lo y só­lo en áreas es­pe­cí­fi­cas. Lo que he­mos con­ser­va­do en su gran ma­yo­ría, se en­cuen­tra en la ca­be­za, la re­gión ge­ni­tal y en el res­to del cuer­po –a ex­cep­ción de pal­mas y plan­tas–, só­lo ne­ce­si­ta­mos un pe­lo cor­to y del­ga­do co­no­ci­do co­mo ve­llo.

¿Qué hu­bie­se su­ce­di­do si no­so­tros hu­bié­ra­mos con­ser­va­do el pe­la­je en to­da nues­tra su­per­fi­cie cor­po­ral? Sa­be­mos que las neu­ro­nas tie­nen ne­ce­si­da­des tér­mi­cas es­pe­cí­fi­cas, pa­ra lo cual les es­tá per­mi­ti­do un ran­go me­diano de tem­pe­ra­tu­ra, de no ser así las pro­teí­nas se coa­gu­lan y las fun­cio­nes ce­re­bra­les se li­mi­tan o sus­pen­den. Es de­cir, el desa­rro­llo an­tro­po­mór­fi­co te­nía que ade­cuar­se, y el des­po­jar­se del pe­lo que ya no era in­dis­pen­sa­ble fue co­mo una for­ma de equi­li­brio en el desa­rro­llo ce­re­bral. ¡Nues­tros an­te­pa­sa­dos ne­ce­si­ta­ban re­fres­car sus ce­re­bros pa­ra po­der pen­sar!

Co­mo da­to cu­rio­so, hoy en día se des­cu­brió que los de­ce­sos en Pom­pe­ya se­cun­da­rios a la erup­ción del Ve­su­bio no se de­bie­ron a la as­fi­xia ni a que­ma­du­ras, sino al el ex­ce­si­vo ca­lor in­tra­cra­neano, y co­mo efec­to de es­to, pa­de­cie­ron la coa­gu­la­ción de neu­ro­pro­teí­nas. Li­te­ral­men­te, se les co­ci­nó el ce­re­bro.

Sin em­bar­go, no to­dos es­ta­mos fe­li­ces con la pér­di­da an­tro­po­mór­fi­ca del pe­lo. Los es­te­reo­ti­pos de be­lle­za ac­tual nos obli­gan a cuidar y man­te­ner una be­lla ca­be­lle­ra, o por lo me­nos una ca­be­lle­ra. Y créan­me­lo, ¡hay cal­vos gua­pos, va­ro­ni­les y atrac­ti­vos!

¿Cuá­les son los fac­to­res res­pon­sa­bles de la cal­vi­cie en la ac­tua­li­dad? Fun­da­men­tal­men­te –y has­ta ha­ce po­co tiem­po–, la ge­né­ti­ca te­nía “la cul­pa”, se de­cía que los que na­cie­ran en una fa­mi­lia de cal­vos, cal­vos se­rían.

Exis­ten múltiples cau­sas que pro­du­cen la caí­da del ca­be­llo. Una die­ta ca­ren­te de nu­trien­tes esen­cia­les, pro­ble­mas de ti­roi­des, infecciones, es­trés, anemia, ex­ce­so de cos­mé­ti­cos (tin­tu­ras, ri­za­do­res ca­lien­tes), son fac­to­res que, sin lu­gar a du­das, co­la­bo­ran con la alo­pe­cia. Los efec­tos co­la­te­ra­les de la qui­mio­te­ra­pia pue­den pro­vo­car tam­bién caí­da del ca­be­llo en for­ma tem­po­ral.

Otras cau­sas de cal­vi­cie son al­gu­nos pa­de­ci­mien­tos en el cue­ro ca­be­llu­do, ta­les co­mo la se­bo­rra­gia –o ex­ce­so de gra­sa–, o la der­ma­ti­tis se­bo­rrei­ca, pa­de­ci­mien­to cu­ya etio­lo­gía es in­cons­tan­te, –por ejem­plo, se pue­de de­ber a fac­to­res hor­mo­na­les, so­bre to­do en la mu­jer en el pe­río­do cli­ma­té­ri­co y, en ge­ne­ral, la des­in­for­ma­ción–.

Sin em­bar­go, la alo­pe­cia an­dro­ge­né­ti­ca o an­dro­gé­ni­ca es la más co­mún y afec­ta –de al­gu­na u otra for­ma– a la ma­yo­ría de los hom­bres.

El 90 % de los hom­bres ma­yo­res a 21 años pre­sen­ta al­gu­na re­ce­sión en la zo­na fron­to tem­po­ral (en­tra­das) y el 50 % de los hom­bres ma­yo­res a 40 años tie­ne la zo­na de la co­ro­ni­lla des­po­bla­da. Pa­ra ser cla­ros: 5 de ca­da 10 hom­bres (ma­yo­res a 40 años) su­fren alo­pe­cia en am­bos sec­to­res del cue­ro ca­be­llu­do y 9 de ca­da 10 (ma­yo­res a 21 años) pa­de­cen alo­pe­cia so­la­men­te en la zo­na de las en­tra­das.

AC­TUAL­MEN­TE, Y GRA­CIAS A MÚLTIPLES IN­VES­TI­GA­CIO­NES, EXIS­TEN TRA­TA­MIEN­TOS MÉ­DI­COS MUY EXI­TO­SOS

La hor­mo­na dehi­dro-tes­tos­te­ro­na o DHT ha si­do es­tu­dia­da y los re­sul­ta­dos mues­tran que en hom­bres con po­co pe­lo, los ni­ve­les de és­ta sue­len ser nor­ma­les.

Por lo tan­to, la cien­cia ha de­ter­mi­na­do que no es un ni­vel ele­va­do de di­cha hor­mo­na lo que pro­du­ce la alo­pe­cia, sino una sen­si­bi­li­dad par­ti­cu­lar de los fo­lícu­los fren­te a la DHT.

Los tra­ta­mien­tos que in­hi­ben la en­zi­ma 5-al­fa-re­duc­ta­sa tie­nen bue­nos re­sul­ta­dos jus­ta­men­te por­que evi­tan la so­bre pro­duc­ción de DHT. La va­so­di­la­ta­ción o un buen apor­te san­guí­neo en piel ca­be­llu­da, es de­cir, el mi­no­xi­dil en so­lu­ción. An­ti­gua­men­te se de­cía que pa­rán­do­se de ca­be­za el pe­lo cre­cía de nue­vo, y en reali­dad, es­ta idea te­nía el mis­mo prin­ci­pio que las pro­pues­tas ac­tua­les: in­cre­men­tar el flu­jo de san­gre a la piel ca­be­llu­da. De la mis­ma ma­ne­ra, na­da tie­ne que ver la mas­tur­ba­ción con la es­ca­sez de pe­lo, lo cual es­tá con­sig­na­do en un si­tio de la red, ¡mu­cho ojo!

Así ha ido la evo­lu­ción la pér­di­da de pe­lo y nues­tros es­fuer­zos pa­ra ga­nar­le a la cal­vi­cie. Exis­ten mu­chas op­cio­nes, ca­da una con sus in­di­ca­cio­nes y con­tra­in­di­ca­cio­nes que so­la­men­te el ex­per­to –léa­se mé­di­co– co­no­ce, e in­di­car la op­ción co­rrec­ta pa­ra ca­da pa­cien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.