PU­ROS

APES AR DEL AMOR QUE EL MUN­DO L E HA PR OFESADO A T AN VER­SÁ­TIL PL AN­TA, HU­BO MU­CHOS IRES Y VE­NI­RES DUR AN­TE ES T E AF­FAI­RE

Tequila Apasionado - - FRONT PAGE - Por Ma­ria­na Bal­bue­na

De có­mo lle­gó el ta­ba­co a Eu­ro­pa.

Al lle­gar Cris­tó­bal Co­lón a lo que él creía se tra­ta­ba de Chi­na, en­vió a dos hom­bres de con­fian­za con car­tas de pre­sen­ta­ción y sus res­pe­tos di­ri­gi­dos al Gran Khan. Lo que re­gre­só con Luis de To­rres y Ro­dri­go de Je­rez no fue­ron car­tas de res­pues­ta o in­vi­ta­cio­nes del Pa­la­cio Im­pe­rial, sino una anéc­do­ta que na­die su­po interpretar: no en­con­tra­ron al re­gen­te de Chi­na, pe­ro sí a un gru­po de per­so­nas que les ob­se­quia­ron con ho­jas pro­ve­nien­tes de una ex­tra­ña hier­ba, mis­ma que que­ma­ban pa­ra in­ha­lar el hu­mo. Nun­ca se ha­bía vis­to co­sa se­me­jan­te y na­die su­po có­mo reac­cio­nar an­te ello. ¿In­ha­lar hu­mo aro­má­ti­co? ¿Por qué? ¿Qué cla­se de he­chi­ce­ría era esa? Y es que pa­ra mu­chos es­pa­ño­les y eu­ro­peos del si­glo XV, ca­da co­sa nue­va que en­con­tra­ban a su pa­so en tie­rras aje­nas o con­quis­ta­das, no po­día ser sino bru­je­ría o una cons­pi­ra­ción del de­mo­nio…

Así, al re­gre­sar de su ex­pe­di­ción, Co­lón y sus tri­pu­lan­tes con­ta­ron lo que vie­ron en aque­llas tie­rras le­ja­nas: oro, animales, ri­que­zas y una ra­ra plan­ta. Sin em­bar­go, no era tan sen­ci­llo ex­pli­car có­mo era que los na­ti­vos la con­su­mían de tan variadas for­mas, me­nos có­mo el só­lo he­cho de “oler­la” crea­ba un es­ta­do pa­re­ci­do a la em­bria­guez y cal­ma­ba el ham­bre.

“La plan­ti­ta”, que en len­gua taí­na se lla­ma­ba al­go así co­mo “ta­ba­co”, re­sul­tó ser esen­cial pa­ra los ha­bi­tan­tes de aque­llas tie­rras. De he­cho, no ha­bía un rincón don­de no se con­su­mie­ra, ya fue­ra in­ha­lan­do el hu­mo, co­mo bre­ba­je en al­gu­nas oca­sio­nes, pa­ra mas­ti­car o pa­ra co­mer­la; tam­bién era em­plea­da du­ran­te mu­chos ri­tua­les de ín­do­le es­pi­ri­tual o prác­ti­ca, es de­cir, en ri­tua­les de fer­ti­li­dad, re­que­rir fa­vo­res a los dio­ses y pa­ra pe­dir abun­dan­tes co­se­chas o llu­vias. Eso, cla­ro es­tá, no po­dían sa­ber­lo los ex­plo­ra­do­res re­cién lle­ga­dos, así que pa­ra ellos una ex­pli­ca­ción ve­ro­sí­mil pa­ra el uso tan fre­cuen­te, era que el dia­blo ha­bía crea­do esa hier­ba pa­ra ha­cer caer a los hom­bres en una tram­pa de pe­ca­do y per­di­ción.

Cuan­do Ro­dri­go de Je­rez re­gre­só a Es­pa­ña, em­pa­có en­tre sus per­te­nen­cias una ra­ción im­por­tan­te de ta­ba­co pa­ra su con­su­mo per­so­nal. Una vez en ca­sa, y ya que ven­ció su re­ti­cen­cia, de­ci­dió pre­pa­rar una pi­pa y tiem­po des­pués ter­mi­nó fu­man­do las mis­mas can­ti­da­des que los in­dios que co­no­ció. Co­mo con­se­cuen­cia, se hi­zo adic­to –aun­que eso tam­po­co po­día sa­ber­lo– y se en­con­tró a sí mis­mo dis­fru­tan­do del des­cu­bri­mien­to por to­do el pue­blo. El pro­ble­ma real vino cuan­do sus ve­ci­nos no­ta­ron que el buen Ro­dri­go pa­sea­ba por to­do Aya­mon­te en com­pa­ñía de su pi­pa y cier­to hu­mo sa­lía de su na­riz y bo­ca. Cier­ta­men­te, na­die sa­bía a qué ve­nía tan ex­tra­ña cos­tum­bre, me­nos a qué se de­bía el hu­mo. La úni­ca ex­pli­ca­ción sen­sa­ta y po­si­ble era que el po­bre hom­bre ha­bía si­do po­seí­do por Sa­ta­nás.

El re­sul­ta­do de la adic­ción del ma­ri­ne­ro es­pa­ñol fue su en­car­ce­la­mien­to y jui­cio in­qui­si­to­rial. Así, el pri­mer eu­ro­peo en fu­mar, tam­bién fue el pri­me­ro en pa­de­cer los pre­jui­cios que sus con­tem­po­rá­neos te­nían so­bre el Nue­vo Mun­do y las cos­tum­bres de quie­nes lo ha­bi­ta­ban.

Du­ran­te un si­glo po­co más o me­nos, por par­te de la Igle­sia Ca­tó­li­ca hu­bo mu­chas dis­cu­sio­nes so­bre el efec­to ma­lé­fi­co del ta­ba­co y su re­la­ción con los pe­ca­dos. En Es­pa­ña que­dó prohi­bi­do su con­su­mo en cual­quier for­ma, so pe­na de ser en­car­ce­la­do.

Sin em­bar­go, otros via­je­ros eu­ro­peos du­ran­te el si­glo XVI, to­da vez que se ex­plo­ra­ron otros te­rri­to­rios, en­con­tra­ron in­tere­san­te el uso de las ho­jas pa­ra sa­ciar el ham­bre o cu­rar al­gu­nas do­len­cias, así co­mo ali­viar los sín­to­mas de la sí­fi­lis –aun­que es­to úl­ti­mo más bien sir­vió co­mo ar­gu­men­to pa­ra re­pu­diar a los fu­ma­do­res, y no co­mo pun­to a fa­vor del ta­ba­co–. De ma­ne­ra que, una vez que lo­gra­ron ha­cer­se de al­gu­nas mues­tras, se de­di­ca­ron a in­ves­ti­gar los be­ne­fi­cios de la exó­ti­ca plan­ta y co­men­za­ron a lle­var se­mi­llas a Es­pa­ña y Por­tu­gal a me­dia­dos del si­glo XVI.

Uno de los pre­cur­so­res del es­tu­dio de los efec­tos del ta­ba­co fue Jac­ques Car­tier, ex­plo­ra­dor y ma­rino fran­cés, quien hi­zo su pri­mer via­je al Nue­vo Mun­do en 1534, lle­gan­do a las cos­tas de la ac­tual Ca­na­dá. A par­tir de sus ex­pe­rien­cias con los in­dios iro­que­ses o hau­de­no­sau­nee –que co­mo cum­pli­do le ofre­cie­ron una pi­pa al arri­bar a su te­rri­to­rio–, des­cri­bió el há­bi­to de fu­mar co­mo una cues­tión de prac­ti­ci­dad pa­ra los na­ti­vos pues de­cían que las pipas los man­te­nían ca­lien­tes y el ta­ba­co, sa­nos. Car­tier de­ci­dió en­ton­ces lle­var las plan­tas a su na­tal Fran­cia.

Po­co a po­co, el ta­ba­co en­con­tró su lu­gar en los jar­di­nes de los pa­la­cios pa­ra ser es­tu­dia­do por los mé­di­cos de las cor­tes, y no só­lo se fu­ma­ba, tam­bién se hi­zo fa­mo­so el ra­pé, con­su­mi­do vía na­sal. En­tre la no­ble­za co­men­zó el in­ter­cam­bio de bro­tes y mu­chos emi­sa­rios fue­ron en­via­dos a re­co­rrer pa­la­cios y gran­des jar­di­nes en bus­ca de las plan­tas más bo­ni­tas.

Así fue que Jean Ni­cot, en 1559, co­mo re­pre­sen­tan­te de Fran­cia en Lis­boa, fue en­via­do pa­ra arre­glar el ma­tri­mo­nio en­tre Se­bas­tião de Por­tu­gal y Mar­gue­ri­te de Va­lois, –hi­ja de Hen­ri II de Fran­cia–. Ade­más de rea­li­zar su labor di­plo­má­ti­ca, se in­tere­só en el ta­ba­co y sus pro­pie­da­des, y cuan­do re­gre­só a Fran­cia, lle­vó con­si­go sus pro­pias mues­tras e in­tro­du­jo su con­su­mo en la cor­te real fran­ce­sa. La rei­na Ca­te­ri­na de’ Me­di­ci se con­vir­tió rá­pi­da­men­te en una en­tu­sias­ta, pues el ra­pé lo­gró ami­no­rar las mi­gra­ñas que su hi­jo pa­de­cía. El ra­pé tam­bién tu­vo éxi­to en Pa­rís, ha­cien­do que el di­plo­má­ti­co fue­ra tra­ta­do co­mo par­te de la no­ble­za.

Qui­zás la aso­cia­ción más em­ble­má­ti­ca del ta­ba­co con la reale­za es­tá re­pre­sen­ta­da en la fi­gu­ra de Sir Wal­ter Ra­leigh. Un hom­bre ade­lan­ta­do a su tiem­po, Ra­leigh no so­la­men­te triun­fó en la cor­te in­gle­sa, sino que se con­vir­tió en ami­go per­so­nal de la rei­na Eli­za­beth I. De mo­da­les im­pe­ca­bles, es­te vi­sio­na­rio fue uno de los prin­ci­pa­les de­fen­so­res del ta­ba­co en In­gla­te­rra. Ra­leigh le co­men­tó a la rei­na que el ta­ba­co le da­ba una sen­sa­ción que no co­no­cía y que le ali­via­ba de do­lo­res y en­fer­me­da­des, ase­gu­rán­do­le que ha­ría lo mis­mo por ella en cuan­to in­ha­la­ra de su pi­pa. Cier­ta­men­te, la rei­na con­fia­ba en él y tam­bién se hi­zo de­fen­so­ra y con­su­mi­do­ra de la plan­ta ame­ri­ca­na.

Des­pués de to­do, el ta­ba­co siem­pre ha es­ta­do aso­cia­do a la reale­za y a ri­tua­les de re­la­ja­ción. Pe­se al ini­cial re­cha­zo y las prohi­bi­cio­nes sub­se­cuen­tes de és­te, lo­gró as­cen­der en la es­ca­la so­cial y co­dear­se con re­yes y lí­de­res po­lí­ti­cos en to­do el mun­do. Na­da mal pa­ra lo que su­po­nían que só­lo era una “plan­ti­ta”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.