DE VIA JE POR...

Tequila Apasionado - - FRONT PAGE - Por Al­ma Ortiz Fo­tos Eliher Hi­dal­go

Ta­jín, un lu gar her­mo­so y mís­ti­co.

L A OBS­CU­RI­DAD Y L A NA­TU­RA­LE­ZA HA­CEN QUE ES TE L UGAR SE A MÍS­TI­CO. DU­RAN­TE EL DÍA, SUS I N C R E Í B L E S P AISAJES A SÍ C OMO SU HER­MOS A CUL­TU­RA HA­CEN QUE TU VIA­JE SE A I NOL­VI­DA­BLE

Ubi­ca­do en el nor­te de Ve­ra­cruz, se en­cuen­tra uno de los lu­ga­res más mis­te­rio­sos y en­can­ta­do­res de nues­tro país: El Ta­jín. To­do co­men­zó con una lim­pia, el in­con­fun­di­ble olor a co­pal y ro­me­ro en­tra­ban agre­si­va­men­te por mi na­riz mien­tras al­guien me in­di­ca­ba que es­ta­ba lis­ta pa­ra in­gre­sar a nues­tra pri­me­ra pa­ra­da: el Par­que Ta­kilh­su­kut. Fue co­mo si hu­bie­ra si­do trans­por­ta­da a la épo­ca pre­co­lom­bi­na, cho­zas con te­cho de pa­ja, to­to­na­cas vis­tien­do ro­pas tra­di­cio­na­les mien­tras rea­li­zan sus la­bo­res y el mag­ní­fi­co co­lor ver­de por do­quier.

En es­te lu­gar, las mu­je­res­dehu­mo tie­nen la mi­sión de trans­mi­tir los se­cre­tos de la co­ci­na a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes y lle­var en al­to su nom­bre. En pa­la­bras de una de ellas, “una mu­jer de hu­mo nun­ca ole­rá a per­fu­me, siem­pre ten­drá el aro­ma del hu­mo de su fo­gón”. Así, de­ci­die­ron de­lei­tar­nos con una de­li­cio­sa so­pa de fri­jol, un gus­to­so pe­ro pi­co­so mo­le en pi­pián y un dul­ce plá­tano re­lleno de que­so. Es­to era el ini­cio de una gran aven­tu­ra.

Al caer la no­che nos di­ri­gi­mos por un pe­que­ño ca­mino alum­bra­do con ve­las. El si­len­cio in­va­día el lu­gar, pe­ro el so­ni­do de los gri­llos lo ar­mo­ni­za­ba mo­men­tá­nea­men­te, el olor a co­pal lle­nó mis sen­ti­dos, la obs­cu­ri­dad era tal que no se dis­tin­guía el ca­mino. Unas vo­ces a lo le­jos co­men­za­ron a es­cu­char­se, eran mu­je­res que, con ve­la en mano, alum­bra­ban el te­maz­cal, una for­ma de pu­ri­fi­car el al­ma, ale­jar las “ma­las vi­bras” y te­ner un nue­vo co­mien­zo. Es un lu­gar pa­ra re­fle­xio­nar.

En­se­gui­da nos con­du­je­ron en­tre la hier­ba, el cru­jir del pas­to era lo úni­co que se es­cu­cha­ba, mien­tras las lu­ciér­na­gas se con­vir­tie­ron en nues­tra luz. Lle­ga­mos a una cho­za en la que un gru­po nos es­pe­ra­ba pa­ra dis­fru­tar de un re­la­jan­te ma­sa­je. Al fi­na­li­zar, unas ex­qui­si­tas que­sa­di­llas nos aguar­da­ban.

Al día si­guien­te vi­si­ta­mos la zo­na ar­queo­ló­gi­ca “El Ta­jín”, 40 pi­rá­mi­des des­cu­bier­tas en un área de 10 km2 y fal­tan 128 por de­ve­lar. Us­te­des po­drán ima­gi­nar la be­lle­za del lu­gar, pi­rá­mi­des he­chas de ro­ca are­nis­ca por do­quier y ár­bo­les que em­be­lle­cen la vis­ta del pai­sa­je. La pla­za ma­yor, que an­ta­ño fue­ra el mer­ca­do, es­tá orien­ta­da a los cua­tro pun­tos car­di­na­les. La pi­rá­mi­de prin­ci­pal no es la que to­dos pen­sa­mos, “la de los ni­chos”, sino la que se en­cuen­tra jus­to a su la­do, es­tá pi­rá­mi­de no tie­ne nom­bre pe­ro la pue­den dis­tin­guir por­que con­tie­ne la es­cul­tu­ra del Dios del Trueno. Pa­ra los que no sa­ben, Ta­jín quie­re de­cir Dios­del­trueno.

Exis­te una par­te ca­si al fi­nal del re­co­rri­do, en la tie­nes una vis­ta panorámica de to­da la zo­na ar­queo­ló­gi­ca. Aquí pue­des dar­te el lu­jo de des­can­sar, to­mar fo­tos e in­ten­tar dis­tin­guir los so­ni­dos que se per­ci­ben. Ca­mi­nan­do de vuel­ta, in­ten­ta­ba com­pren­der lo ocu­rri­do en ese má­gi­co lu­gar, no po­día sa­car­me de la ca­be­za los sa­cri­fi­cios que se rea­li­za­ron y el mer­ca­do que era el cen­tro de co­mer­cio de Ta­jín. Pa­ra fi­na­li­zar el re­co­rri­do, re­gre­sé la mi­ra­da y vi­sua­li­cé el pre­do­mi­nan­te co­lor ver­de que lle­na de vi­da el te­rreno.

To­ma­mos el ca­mión que nos lle­vó al Par­que Ta­kilh­su­kut. Es el pri­mer Cen­tro de las Ar­tes In­dí­ge­nas de Mé­xi­co don­de se en­se­ñan las tra­di­cio­nes de la cul­tu­ra To­to­na­ca; se ha eri­gi­do co­mo pre­ce­den­te en la edu­ca­ción ar­tís­ti­ca de Mé­xi­co y fue de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral In­ma­te­rial de la Hu­ma­ni­dad el 4 de di­ciem­bre de 2013.

Co­men­za­mos el re­co­rri­do del par­que, vi­si­ta­mos la Ca­sa de los Abue­los, la Es­cue­la de los Ni­ños Vo­la­do­res, la Ca­sa de la Al­fa­re­ría, de la Pu­ri­fi­ca­ción, de la Mú­si­ca, del Tea­tro y de las Ar­tes. Las ca­sas que a mi pa­re­cer me­re­cen men­ción es­pe­cial son La Ca­sa de la Pin­tu­ra y la del Al­go­dón. En la pri­me­ra, la pin­tu­ra se ob­tie­ne al her­vir cier­tas plan­tas y en la se­gun­da, siem­bran al­go­dón. El tra­ba­jo es mag­ní­fi­co y va­le la pe­na to­mar­se el tiem­po de ver ca­da pie­za, pues los de­ta­lles y el aca­ba­do son ex­ce­len­tes.

Pa­ra fi­na­li­zar es­te via­je re­co­rri­mos un vainillal, un lu­gar con ár­bo­les me­dia­nos, lia­nas por do­quier, ra­mas ti­ra­das en el sue­lo que al pi­sar­las su cru­jir en­ri­que­cía el am­bien­te. El so­ni­do de un gua­jo­lo­te y un ria­chue­lo a lo le­jos se per­ci­bían fá­cil­men­te. Ca­mi­na­mos en­tre los cam­pos de vai­nas pa­ra co­no­cer el pro­ce­di­mien­to has­ta que lle­ga­mos a te­ner un fras­qui­to de esen­cia de vainilla en mano.

CUM­BRE CUL­TU­RAL

A lo lar­go de cin­co días, más de cin­co mil ac­ti­vi­da­des se lle­va­ron a ca­bo en es­te en­cuen­tro. Ba­jo el le­ma “La re­ve­la­ción de lo po­si­ble”, el Par­que Ta­kilh­su­kut re­ci­bió a más de 500 mil per­so­nas. A Cum­bre Ta­jín llegaron 300 ar­te­sa­nos de to­do Ve­ra­cruz y se desa­rro­lló el es­pa­cio Al­dea de La Paz, don­de se hi­cie­ron me­di­ta­cio­nes, cla­ses de yo­ga y mú­si­ca am­bien­tal. Hu­bo nue­vos es­ce­na­rios de­no­mi­na­dos La­ti­dos del Mun­do con world­mu­sic, dan­zas del To­to­na­ca­pan y en­cuen­tros de vo­la­do­res.

La Ca­sa de Ar­te ex­hi­bió los cor­to­me­tra­jes que sus alum­nos rea­li­za­ron a lo lar­go de es­te año, con los cua­les bus­can con­ver­tir­se en la voz de su co­mu­ni­dad. Tam­bién par­ti­ci­pa­ron de es­te even­to la Uni­ver­si­dad Ve­ra­cru­za­na, Am­bu­lan­te, IM­CI­NE, Shor­tShorts Film­Fes­ti­val Mé­xi­co, Co­lec­ti­vo Me­jo­da y Co­lec­ti­vo Ye­pan. Las ac­ti­vi­da­des in­clu­ye­ron obras de tea­tro, al­fa­re­ría y el ci­clo de ci­ne. Se tu­vo la rea­li­za­ción de una mues­tra de mu­seo­lo­gía, un en­cuen­tro de mé­di­cos tra­di­cio­na­les ma­yas, to­to­na­cas y hui­cho­les, quie­nes es­tu­vie­ron dis­po­ni­bles pa­ra brin­dar sus ser­vi­cios. Con una de­rro­cha eco­nó­mi­ca de más de 250 mi­llo­nes de pe­sos, ocu­pa­ción to­tal en los 15 mu­ni­ci­pios al­re­de­dor, Ta­jín se con­vier­te en el des­tino tu­rís­ti­co nú­me­ro cin­co pa­ra vi­si­tar en Mé­xi­co.

Sin du­da, Cum­bre Ta­jín y sus zo­nas tu­rís­ti­cas ale­da­ñas con­ser­van el mis­ti­cis­mo que ca­rac­te­ri­za al pue­blo to­to­na­co. Son una co­mu­ni­dad or­gu­llo­sa de re­pre­sen­tar a su gen­te, lu­chan por man­te­ner sus tra­di­cio­nes y tra­ba­jan a dia­rio pa­ra pre­ser­var su cul­tu­ra y en­torno. Los so­ni­dos, aro­mas y –so­bre to­do– los co­lo­res hi­cie­ron de es­te via­je, una ex­pe­rien­cia que pue­do re­su­mir en un tono, el pan­to­ne #364.

Ta­pax­ki­nKu­chu’ (Te­qui­la Apa­sio­na­do).

FO­TO­GRA­FÍA AL­TAR EN LA CA­SA DE LOS ABUE­LOS

FO­TO­GRA­FÍA CO­SE­CHA EN EL VAINILLAL PA­RA VER EL C ONTENIDO DI­GI­TAL ES­CA­NEA EL CÓ­DI­GO

FO­TO­GRA­FÍA CA­SA DEL AL­GO­DÓN

FO­TO­GRA­FÍA PAR­QUE TA­KILH­SU­KUT

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.