MÁS ALLÁ DEL TE­QUI­LA

Tequila Apasionado - - FRONT PA­GE - Jan­sel Ji­mé­nez Bü­lle

¿ Qué es el es­pec­tó­me­tro de ga­ses?

La pro­por­ción ade­cua­da y el jus­to equi­li­brio de­jan su hue­lla en lo que es­tá bien he­cho. En me­dio de co­pias, el buen te­qui­la arras­tra su es­te­la de ver­dad. No pue­de ha­ber en­ga­ños. Só­lo un vio­lín cons­trui­do de la ma­ne­ra co­rrec­ta y bien afi­na­do sue­na ar­mo­nio­so; la ma­de­ra y el bar­niz de su es­truc­tu­ra tie­nen que ser los ade­cua­dos y sus cuer­das no de­ben es­tar ni ten­sas ni flo­jas. De ma­ne­ra análo­ga, el Te­qui­la cum­ple con un es­ta­do jus­to de equi­li­brio que, a di­fe­ren­cia de los so­ni­dos de los ins­tru­men­tos mu­si­ca­les, re­ba­sa la sim­ple per­cep­ción sen­so­rial de los se­res hu­ma­nos.

En es­te sen­ti­do, es su­til la au­ten­ti­ci­dad del Te­qui­la. Las va­ria­cio­nes en su ca­non de ela­bo­ra­ción, a ve­ces, no se per­ci­ben fá­cil­men­te pe­ro, de cual­quier ma­ne­ra, re­pre­sen­tan una man­cha en su pu­re­za cen­te­na­ria. Es pre­ci­so re­cor­dar que des­de épo­cas prehis­pá­ni­cas co­men­zó a for­jar­se el es­pí­ri­tu de es­te pro­di­gio del aga­ve y, tras la con­quis­ta, se con­vir­tió en una be­bi­da ob­te­ni­da de la des­ti­la­ción, pro­ce­so traí­do a Amé­ri­ca por los es­pa­ño­les.

La vi­sión, el gus­to o el ol­fa­to no bas­tan pa­ra de­ter­mi­nar la au­ten­ti­ci­dad del des­ti­la­do más em­ble­má­ti­co de Mé­xi­co. Las imi­ta­cio­nes, des­gra­cia­da­men­te, pue­den en­ga­ñar in­clu­si­ve a ca­ta­do­res pro­fe­sio­na­les. Pe­ro la men­ti­ra, a fi­nal de cuen­tas, no ga­na, de eso se en­car­ga la cien­cia mo­der­na.

El Te­qui­la es úni­co, por­que no se ob­tie­ne de cual­quier aga­ve, sino so­la­men­te del Te­qui­la­na we­ber va­rie­dad azul y, por su De­no­mi­na­ción de Ori­gen, só­lo pue­de pro­ve­nir de Ja­lis­co, Na­ya­rit, Mi­choa­cán, Gua­na­jua­to o Ta­mau­li­pas. Es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas son co­mo su hue­lla di­gi­tal, la cual pue­de ser iden­ti­fi­ca­da y leí­da por la es­pec­tro­me­tría de ma­sas.

Los ins­tru­men­tos cien­tí­fi­cos son ex­ten­sio­nes de los sen­ti­dos. Lo muy le­jano es vis­to con ayu­da del te­les­co­pio, mien­tras que lo pe­que­ñi­to se al­can­za a mi­rar a tra­vés del mi­cros­co­pio. Por otro la­do, el ter­mó­me­tro mi­de la tem­pe­ra­tu­ra y el ba­ró­me­tro, la pre­sión, pe­ro ¿qué se ob­ser­va por me­dio del es­pec­tró­me­tro? Ni más ni me­nos que las hue­llas de las mo­lé­cu­las. Son és­tas las que ex­pre­san cual­quier des­via­ción que pre­ten­da man­ci­llar la pu­re­za de una sus­tan­cia y, en es­te ca­so, del Te­qui­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.