NUE­VO INI­CIO I

Tequila Apasionado - - PELÍCULA - POR RE­GI­NA MAN­SI­LLA

El vien­to ahu­yen­ta­ba las ho­jas se­cas del sue­lo, su ca­mi­nar ace­le­ra­do se veía in­te­rrum­pi­do por los in­di­vi­duos cu­yos pa­sos se pe­tri­fi­ca­ban por los ru­gi­dos que se ade­lan­ta­ban al cam­po de ba­ta­lla. En el pre­ci­so mo­men­to que to­ma­ba la de­lan­te­ra, una luz ce­ga­do­ra le im­pi­dió cru­zar a tiem­po la ave­ni­da. Vol­teó ha­cia arri­ba mien­tras da­ba unos pa­sos pa­ra atrás y co­mo si es­tu­vie­ra es­cri­to, se vio ce­ga­da por el ra­yo que mar­ca­ba el ini­cio de la cru­za­da. La gen­te co­rría, los au­tos avan­za­ban a pri­sa des­me­su­ra­da, el me­tro­bús se es­tan­ca­ba por los in­di­vi­duos his­té­ri­cos en ha­llar un lu­gar se­co que los lle­va­ra a su des­tino.

Mien­tras pa­la­bras emi­ti­das se per­ca­ta­ba por de que ya no sen­tía en su ro­pa las úl­ti­mas las gotas de llu­via, el pai­sa­je cam­bió drás­ti­ca­men­te, en tan só­lo se­gun­dos un río enar­de­ci­do em­pu­ja­ba los au­tos de la ave­ni­da, cau­san­do una ca­ram­bo­la de pá­ni­co e in­cer­ti­dum­bre.

Con es­fuer­zo in­ser­tó la pri­me­ra lla­ve que da­ba en­tra­da al edi­fi­cio, subió con su­mo cui­da­do las es­ca­le­ras has­ta lle­gar al sex­to pi­so y, ali­via­da por lle­gar a su des­tino, in­gre­sa­ba en la puer­ta os­cu­ra que le da­ba la bien­ve­ni­da. Pri­me­ro, con es­fuer­zo las bo­tas em­pa­pa­das, con ma­yor fuer­za los pan­ta­lo­nes y así con­ti­nuó has­ta que los su­ce­sos an­te­rio­res se vie­ron re­su­mi­dos en un bul­to ca­si co­loi­dal en el re­ci­bi­dor. Ca­mi­nó li­bre por el pa­si­llo ador­na­do con caras cam­bian­tes en el tiem­po, y en­tró, can­sa­da, en el sa­ni­ta­rio.

La ca­fe­te­ra ya anun­cia­ba su tra­ba­jo ter­mi­na­do cuan­do, mien­tras con­tes­ta­ba el in­te­rro­ga­to­rio de su cus­to­dio y el au­to co­rrec­tor, lo co­ti­diano mu­rió al es­cu­char el tim­bre. El tí­pi­co “¡¿Quién?!” sa­lió de su bo­ca au­to­má­ti­ca­men­te, en el mis­mo se­gun­do que la des­con­fian­za se mar­ca­ba en su piel.

–Elas– con­tes­tó la voz.

Dio un pa­so en fal­so ha­cia la en­tra­da mien­tras un es­ca­lo­frío re­co­rría to­da su co­lum­na. Con la sor­pre­sa to­da­vía en sus bra­zos, abrió la mu­ra­lla pa­ra ser re­ci­bi­da por una mi­ra­da tan fa­mi­liar que, sin ha­ber com­par­ti­do más fra­ses, sa­bía el por qué de la vi­si­ta.

–¿Có­mo sa­bías que es­ta­ba so­la?

la ca­sa de Va­lle. – Por­la­se­ño­raO­li­via,le­co­men­tóa­mi­ma­má­que­leha­bían­pe­di­do

–Odio Va­lle. –Lo­sé.

Eso del abra­zo fue su­fi­cien­te que re­con­for­ta­ba pa­ra que el los in­di­vi­duo re­cuer­dos se de in­tro­du­je­ra la in­fan­cia, por y aun me­dio con ese liar sen­ti­mien­to enojo que lle­ga de ge­nuino cuan­do un ca­ri­ño, ser que­ri­do no po­día só­lo evi­tar se en­cuen­tra sen­tir el fa­mi- an­te ti por una pe­ti­ción in­quie­tan­te.

Se fren­te sen­ta­ron en la mesa fren­te va­cía a del tan­tas co­me­dor, he­ren­cias, añe­ja­do y mien- de tras lí­qui­do es­pe­ra­ban ne­gro se a enfria- que el ra, las mi­ra­das se fi­ja­ron, aho­ra sin es­pe­rar el dis­cur­so mu­do.

–Ne­ce­si­to que rom­pas el tra­to.

–Si pa­ra eso te to mas­te la mo­les­tia de en­con­trar­me so­la, creo que y anome re­cuer­das tan bien.

–Te re­cuer­do tan bien, que s éque, si bien te pue­des ne­ga­ra rom­per co­ne la cuer­do, no te pue­des ne­gar a pa­gar fa­vo­res.

Con una desafian­te son­ri­sa la ob­ser­va­ba, re­tán­do­la y to­man­do de la ta­za el lí­qui­do hir­vien­do en su gar­gan­ta mien­tras es­pe­ra­ba res­pues­ta.

–De­bes es­tar de­ses­pe­ra­do pa­ra uti­li­zar eso –pen­só tra­tan­do de so­nar tran­qui­la, aun­que bien sa­bía que a él no po­día ocul­tar­le na­da.

–Sí.– Fue su­fi­cien­te que sa­lie­ra de sus la­bios pa­ra que ella com­pren­die­ra que la de­ses­pe­ra­ción era genuina.

–¿A qué ho­ra te veo mañana en­ton­ces?

Con só­lo ver la tran­qui­li­dad re­gre­san­do a los ojos de su ami­go, vino a su men­te el re­cuer­do del hom­bre atra­pa­do en la ba­su­ra. Sin du­da, na­da de lo que ha­bía acon­te­ci­do en la tar­de era ca­sua­li­dad. Iba a re­gre­sar al mun­do don­de su iden­ti­dad se per­día pa­ra mez­clar­se de nue­vo en el se­cre­tis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.