05 EL FIN

Tequila Apasionado - - PUROS -

Un buen pu­ro re­quie­re de tiem­po pa­ra ser fu­ma­do, nun­ca se dis­fru­ta­ría en un mo­men­to de pri­sas. Tó­ma­te un mo­men­to pa­ra sa­bo­rear las no­tas y es­pe­ra en­tre 30 y 40 se­gun­dos en­tre bo­ca­na­da y bo­ca­na­da, pa­ra que no se ca­lien­te de más. Si quie­res acom­pa­ñar­lo de al­gu­na be­bi­da, pue­de ser un buen cog­nac (nun­ca su­mer­jas un pu­ro en la be­bi­da), un whisky o una ba­se de ca­fé, pe­ro no con be­bi­das ga­seo­sas. El me­jor mo­men­to pa­ra fu­mar siem­pre se­rá des­pués de una co­mi­da o por la tar­de.

No aplas­tes el pu­ro con­tra el ce­ni­ce­ro, deja que se con­su­ma so­lo. Así evi­ta­rás los ma­los olo­res. Son pe­que­ños de­ta­lles, pe­ro se­gu­ra­men­te te ha­brás da­do cuen­ta de que ca­da vez que fu­mas, es un ri­tual y co­mo tal, hay que res­pe­tar al­gu­nas re­glas. Co­mo tip fi­nal, no ol­vi­des lle­var pu­ros ex­tra pa­ra ofre­cer a tus acom­pa­ñan­tes: fu­mar es un pla­cer so­cial y el pre­tex­to pa­ra una bue­na char­la. No es coin­ci­den­cia que sean tan po­pu­la­res los sa­lo­nes de ta­ba­co.

Co­no­ci­da tam­bién co­mo el Ha­da Ver­de, la ab­sen­ta o li­cor de ajen­jo es­ta ro­dea­do por el mis­ti­cis­mo. Su al­to con­te­ni­do al­cohó­li­co, ade­más de las su­pues­tas pro­pie­da­des alu­ci­nó­ge­nas han con­ver­ti­do a es­ta be­bi­da en una de las más con­tro­ver­sia­les.

Es­tá ela­bo­ra­da en ba­se a una plan­ta lla­ma­da Ar­te­mi­siaab­sint­hium o ajen­jo y en al­gu­nos ca­sos com­ple­men­ta­da por otros in­gre­dien­tes, en­tre los que des­ta­can la men­ta y el anís.

Los his­to­ria­do­res aún de­ba­ten so­bre su ori­gen, aun­que los da­tos más an­ti­guos nos in­di­can que es­te li­cor sur­gió por pri­me­ra vez en el te­rri­to­rio que hoy co­no­ce­mos co­mo Re­pú­bli­ca Checa.

Su épo­ca de es­plen­dor co­men­zó al­re­de­dor de 1880, la con­su­mían al­gu­nos de los ar­tis­tas, poe­tas e in­te­lec­tua­les so­bre­sa­lien­tes co­mo Os­car Wil­de, Vin­cent Van Gogh, Pa­blo Pi­cas­so, Char­les Bau­de­lai­re, Er­nest He­ming­way en­tre otros, quie­nes po­ten­cia­ron su po­pu­la­ri­dad. Pa­ra 1910, en Fran­cia se be­bían 36 mi­llo­nes de li­tros de ab­sen­ta al año, con­vir­tién­do­se en el li­cor de ma­yor con­su­mo. Es­ta be­bi­da al­cohó­li­ca te­nía mu­chos de­trac­to­res y de­bi­do a gran­des in­tere­ses po­lí­ti­cos se en­con­tra­ba en el ojo del hu­ra­cán. Ade­más era con­su­mi­da por los de­no­mi­na­dos ar­tis­tas ab­sint­heurs, al­gu­nos de ellos co­no­ci­dos por sus con­duc­tas ex­cén­tri­cas.

A prin­ci­pios del si­glo XX fue prohi­bi­da en gran par­te de Eu­ro­pa y los Es­ta­dos Uni­dos con el ar­gu­men­to de que cau­sa­ba efec­tos alu­ci­nó­ge­nos, los cua­les eran no­ci­vos pa­ra la sa­lud, aun­que la ver­da­de­ra ra­zón fue que su con­su­mo iba en au­men­to, con­vir­tién­do­se en una ame­na­za pa­ra la in­dus­tria vi­ní­co­la de aque­lla épo­ca.

La prohi­bi­ción du­ro al­re­de­dor de 80 años, en los cua­les per­dió te­rreno en com­pa­ra­ción a otros li­co­res y be­bi­das. Ac­tual­men­te la his­to­ria es di­fe­ren­te y su con­su­mo al­re­de­dor del mun­do va en au­men­to.

Ha­ce al­gu­nos mi­les de años (sie­te mil pa­ra ser exac­tos), en el al­ti­plano an­dino, los pri­me­ros po­bla­do­res co­men­za­ron a do­mes­ti­car lla­mas, al­pa­cas, vi­cu­ñas y gua­cos. Cu­rio­sa­men­te, en los co­rra­les don­de vi­vían es­tos ani­ma­les, co­men­za­ron a cre­cer plan­tas que, pa­sa­da la tem­po­ra­da de lluvia, flo­rea­ban. Po­co des­pués, se en­con­tra­ban con que apa­re­cían fru­tos en la tie­rra… Sí, fru­tos en la tie­rra. Lo que ha­bía era un cul­ti­vo de tu­bércu­los co­mes­ti­bles, aun­que un po­co ve­ne­no­sos al prin­ci­pio, y fá­ci­les de cui­dar.

Cuan­do los es­pa­ño­les lle­ga­ron a Pe­rú en 1532, re­co­lec­ta­ron la pa­pa (a la que por una con­fu­sión lin­güís­ti­ca lla­ma­ron pa­ta­ta) co­mo cu­rio­si­dad bo­tá­ni­ca, pa­ra re­le­gar­la a los jar­di­nes de la no­ble­za. Pa­sa­ron mu­chos años pa­ra que se acep­ta­ra co­mo ali­men­to en Eu­ro­pa, aun­que hay quien afir­ma que des­de el si­glo XVI se plan­ta­ba en In­gla­te­rra e Ir­lan­da, don­de se vol­vió fun­da­men­tal en la die­ta de cam­pe­si­nos.

Fue has­ta el si­glo XVIII que la pa­pa triun­fó en Eu­ro­pa, pri­me­ro en Pru­sia gra­cias a una cir­cu­lar im­pe­rial que or­de­na­ba su cul­ti­vo co­mo obli­ga­to­rio en 1756; 26 años des­pués, el sol­da­do fran­cés An­toi­ne Par­men­tier con­ven­ció a una reale­za fran­ce­sa francamente re­ti­cen­te, que la pa­pa ser­vía co­mo ali­men­to, ya que él mis­mo ha­bía so­bre­vi­vi­do co­mo pri­sio­ne­ro de gue­rra en Pru­sia gra­cias al ma­ra­vi­llo­so tu­bércu­lo.

Pa­ra cuan­do la Re­vo­lu­ción In­dus­trial es­ta­ba en su clí­max, la pa­pa fue la he­roí­na al sal­var de la ina­ni­ción a mi­llo­nes de eu­ro­peos. Mien­tras tan­to, en Es­ta­dos Uni­dos, el pre­si­den­te Thomas Jef­fer­son or­de­na­ba por pri­me­ra vez que le co­ci­na­ran una de­li­cia de ori­gen bel­ga lla­ma­da “pa­pas fri­tas”.

La his­to­ria de la pa­pa no se re­du­ce a su éxi­to en só­lo dos con­ti­nen­tes, tam­bién tu­vo éxi­to con la fa­mi­lia im­pe­rial chi­na y del año 1735 al 1796 el au­men­to de­mo­grá­fi­co en Asia de­man­dó ali­men­tos com­ple­tos, fá­ci­les de cul­ti­var y nutritivos. De nue­vo, la pa­pa sal­vó el día.

Ac­tual­men­te, es el quin­to ali­men­to más cul­ti­va­do en el mun­do, só­lo de­ba­jo del maíz, ce­ba­da, tri­go y arroz. Y pen­sar que, al prin­ci­pio, na­die que­ría co­mer­la…

Aún en Ru­sia es muy co­mún ver que, de ma­ne­ra bro­mis­ta y con un es­bo­zo de son­ri­sa, hom­bres y mu­je­res se to­can la par­te la­te­ral del cue­llo con los de­dos ín­di­ce y me­dio de la mano de­re­cha; quien los ve tam­bién son­ríe, pues sa­be que es una for­ma un tan­to ve­la­da de de­cir que tie­nen “sed” de una agüi­ta al es­ti­lo ru­so.

De es­ta ma­ne­ra re­cuer­dan la his­to­ria de un zar le­gen­da­rio que, pa­ra nu­trir su ejér­ci­to de nue­vos sol­da­dos, anun­ció a su pue­blo que to­do hombre que se en­lis­ta­ra en las fi­las de la guar­dia real, ten­dría de­re­cho a re­ci­bir vod­ka gra­tis en cual­quier ta­ber­na del im­pe­rio. Acep­ta­ron el lla­ma­do mi­les de ru­sos, quie­nes fue­ron mar­ca­dos en el cue­llo con un ta­tua­je, el cual mos­tra­ban al can­ti­ne­ro por me­dio de la fa­mo­sa se­ñal, pa­ra re­ci­bir el al­cohol pro­me­ti­do por Su Ma­jes­tad.

La pa­la­bra vod­ka (водка) es el di­mi­nu­ti­vo “vo­dá” (вода), que en ru­so sig­ni­fi­ca agua. Tie­nen mu­cha ra­zón al de­no­mi­nar así a es­ta be­bi­da pues, por su apa­rien­cia in­co­lo­ra y sa­bor ca­si neu­tro, se pa­re­ce mu­cho al lí­qui­do vi­tal. Por cierto, “vod­ka” es de gé­ne­ro fe­me­nino en su idio­ma de ori­gen, por lo que en es­pa­ñol se­ría más co­rrec­to de­cir “la vod­ka” en lu­gar de “el vod­ka”; sin em­bar­go, la Real Academia de la Len­gua Es­pa­ño­la di­ce que am­bas for­mas son vá­li­das. Me gus­ta más el es­ti­lo “in­co­rrec­to”, pues no creo que el vino, el brandy, el ron y el te­qui­la ten­gan “her­ma­nas”.

Ori­gi­nal­men­te es­ta be­bi­da se ob­te­nía de tri­go, cen­teno y otros ce­rea­les; des­pués se uti­li­za­ron tam­bién pa­pa y maíz. El mé­to­do de ela­bo­ra­ción con­sis­tía en fil­trar el fer­men­to de la ma­te­ria pri­ma a tra­vés de car­bón ve­ge­tal. Al lí­qui­do re­sul­tan­te se le agre­ga­ba agua des­ti­la­da (sin sa­les). Así se ob­te­nía una be­bi­da de una ele­va­da con­cen­tra­ción al­cohó­li­ca, de en­tre el 70 y el 80 %. Con el pa­so del tiem­po, la téc­ni­ca se mo­der­ni­zó gra­cias a la des­ti­la­ción.

Ade­más de con­tar con un im­pre­sio­nan­te ta­len­to cien­tí­fi­co, que le per­mi­tió des­cu­brir cier­ta re­gu­la­ri­dad en las pro­pie­da­des de los ele­men­tos quí­mi­cos y aco­mo­dar­los en una ta­bla pe­rió­di­ca, Di­mi­tri Men­de­leiev, en el si­glo XIX, tam­bién se dio tiem­po pa­ra des­cu­brir la re­la­ción idó­nea pa­ra el vod­ka: 45.88 % de al­cohol y 54.12 % de agua, y un pe­so de 951 gra­mos por ca­da li­tro de la be­bi­da. Has­ta la

fe­cha, di­cha me­di­da es uti­li­za­da por los fa­bri­can­tes de los me­jo­res vod­kas ru­sos. Se­gún la tra­di­ción cu­li­na­ria ru­sa, el vod­ka ar­mo­ni­za muy bien con car­ne gra­sa o pes­ca­do sa­la­do. Ade­más, es un ex­ce­len­te acom­pa­ñan­te de en­tra­das com­pues­tas por col, pe­pi­nos sa­la­dos y hon­gos ma­ri­na­dos. En Mé­xi­co, po­dría lle­var­se muy bien con car­nes asa­das, bar­ba­coa y bi­rria; tam­bién ha­rían bue­na pa­re­ja las bo­ta­nas en­chi­la­das, pe­ro no se acos­tum­bra.

En Ru­sia, se to­ma so­lo y cuan­do se ha­ce un brin­dis es pre­ci­so be­ber, de un so­lo gol­pe, to­do el con­te­ni­do del va­so; se­gún las nor­mas de eti­que­ta de aque­lla na­ción, es de ma­la edu­ca­ción dar­le só­lo unos tra­gui­tos. Cuan­do se tra­ta de ce­le­brar, los es­la­vos tie­nen la mis­ma ac­ti­tud del cha­rro me­xi­cano que be­be te­qui­la.

Por si fue­ra po­co, se tra­ta de la be­bi­da al­cohó­li­ca que más fi­gu­ra en la li­te­ra­tu­ra de ese país. Ge­nios de la na­rra­ti­va, co­mo Fé­dor Dos­toievs­ki y León Tols­toi, la men­cio­nan co­mo aqué­lla que co­ro­na a la per­fec­ción una es­ce­na de hon­da tra­ge­dia o de en­cum­bra­da ale­gría. Sin du­da, es co­mo el te­qui­la pa­ra los me­xi­ca­nos. El vod­ka es de­ma­sia­do fuer­te pa­ra Oc­ci­den­te, pues de es­te la­do del pla­ne­ta nor­mal­men­te se be­be mez­cla­do con ju­gos o agua mi­ne­ral. No obs­tan­te, to­do el mun­do ad­mi­ra su sa­bor sua­ve, ca­si im­per­cep­ti­ble, el re­con­for­tan­te ca­lor que ge­ne­ra en la gar­gan­ta y su apa­rien­cia cris­ta­li­na. Por otro la­do, su ca­rác­ter ca­si neu­tro se adap­ta a los gus­tos y los tem­pe­ra­men­tos de to­dos, pue­de ser de­gus­ta­do por una per­so­na re­fle­xi­va, be­bi­do de un so­lo tra­go por un hombre enér­gi­co y de­ter­mi­na­do o con­su­mi­do en coc­te­les por quie­nes tie­nen un es­pí­ri­tu más re­la­ja­do y fes­ti­vo.

Es­cri­bir inevi­ta­ble­men­te me cau­sa “sed”. No que­da otro re­me­dio que des­pe­dir­me de us­te­des con una mano pues­ta so­bre el te­cla­do de la compu­tado­ra y con los de­dos ín­di­ce y me­dio de la otra dan­do un gol­pe­ci­to en mi cue­llo. ¡Naz­da­ro­bia! (¡Sa­lud!).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.