“To­dos los ar­tis­tas que son sin­ce­ros son psi­co­ló­gi­ca­men­te con­flic­ti­vos...” Y.K.

Tequila Apasionado - - EN PORTADA -

Cuan­do re­cuer­da su in­fan­cia una ar­ca­da se apo­de­ra de su cuer­po, co­mo suer­te de exor­cis­mo. El pre­tex­to pa­ra huír del seno fa­mi­liar es­tu­vo acom­pa­ña­do de su úni­ca pa­sión; el ar­te. En 1948 se fue a Kyo­to a es­tu­diar Nihon­ga –una téc­ni­ca tra­di­cio­nal ja­po­ne­sa de pin­tu­ra–, no con­si­gió so­sie­go, al con­tra­rio, la re­pre­sión que sor­tea­ba a la dis­ci­pli­na la obli­gó a abor­dar la in­ve­ro­sí­mil mi­sión de con­tac­tar ar­tis­tas de oc­ci­den­te que va­lo­ra­ran su ta­len­to y su ne­ce­si­dad de rom­per es­que­mas. Si ha­bía al­go que Ku­sa­ma te­nía cla­ro en la vi­da, era que que­ría ser una ar­tis­ta con­sa­gra­da. La am­bi­ción le mos­tró nue­vos sen­de­ros que la en­ca­mi­na­ron ha­cia Geor­gia O’Keef­fe –quien ju­gó un pa­pel de orácu­lo–, in­ter­cam­bia­ron co­rres­pon­den­cia has­ta que en 1957 la jo­ven ar­tis­ta con un po­ten­cial in­ne­ga­ble se aven­tu­ró a la ofer­ta que la ciu­dad más tre­pi­dan­te de Es­ta­dos Uni­dos le abría an­te sus ojos. Nue­va York la re­ci­bió en el mo­men­to cús­pi­de de la ges­ta­ción del mo­vi­mien­to Pop, por pri­me­ra vez en su vi­da era li­bre y eso es­ta­ba cla­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.