“Ten­go una in­hun­da­ción de ideas en mi ca­be­za, so­la­men­te me guío por la vis­ta” Y.K.

Tequila Apasionado - - EN PORTADA - Y tra­ba­jos en pa­pel Ac­cu­mu­la­tions

Con­tro­ver­sia, alu­ci­na­ción, ge­nia­li­dad y un to­que de lo­cu­ra. Ya­yoi Ku­sa­ma es­ta­ba co­mo pez en el agua, el pal­pi­tar de la ciu­dad la­tía al rit­mo que su es­ti­lo se de­fi­nía, los pa­tro­nes se con­vi­ri­tie­ron en se­ñal inequí­vo­ca de su ar­te, ele­men­tos fá­li­cos y sin­fín de pun­tos. La obsesión se ma­te­ria­li­zó en ins­ta­la­cio­nes, ma­le­tas, re­des, cuer­pos des­nu­dos, cual­quier su­per­fi­cie era un lien­zo digno de una ex­pre­sión ar­tís­ti­ca.

Tras el fre­ne­sí de los pri­me­ros años de vi­da neo­yor­ki­na lle­gó la Gue­rra de Viet­nam y la vio­len­cia aca­lló el plá­ci­do epi­so­dio de crea­ti­vi­dad. Nues­tra ator­men­ta­da pro­ta­go­nis­ta se in­mis­cu­yó en pro­tes­tas pa­ci­fis­tas, per­for­man­ces y ma­ni­fes­ta­cio­nes en con­tra de la gue­rra, al tiem­po que pro­mo­vía su ar­te, sin em­bar­go, su sa­lud men­tal iba en pi­ca­da. Los im­pul­sos ex­ter­nos y su in­ca­pa­ci­dad de man­te­ner re­la­cio­nes cer­ca­nas la obli­ga­ron a em­pren­der el ca­mino de re­gre­so a su ori­gen tras 15 años en el epi­cen­tro de la crea­ción de la cul­tu­ra Pop.

En 1973 Ku­sa­ma vol­vió a Ja­pón con nue­vos pro­yec­tos, es­cri­bió hai­kús y no­ve­las, los de­mo­nios que la ha­bían acom­pa­ña­do to­da la vi­da se for­ta­le­cie­ron y las vo­ces en el in­te­rior de su ca­be­za se hi­cie­ron in­so­por­ta­bles, así que en 1977 –en un mo­men­to de lu­ci­dez– de­ci­dió in­ter­nar­se en un hos­pi­tal psi­quiá­tri­co. En él en­con­tró el ho­gar que año­ra­ba y ha es­ta­do ahí des­de en­ton­ces.

Fi­nal­men­te se es­ta­ble­ció, en­con­tró un re­fu­gio y al­can­zó su ob­je­ti­vo: ser, sin lu­gar a du­da, una ar­tis­ta con­sa­gra­da, la más im­po­ran­te de su país en nues­tros días y una de las más im­por­tan­tes del mun­do. La obra de Ku­sa­ma ha si­do ad­mi­ra­da, ga­lar­do­na­da y ova­cio­na­da por to­do lo lar­go y an­cho del or­be. Hoy su obra es­tá en nues­tro país has­ta enero, es un re­co­rri­do que va­le la pe­na rea­li­zar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.