Obsesion In­fi­ni­ta

Tequila Apasionado - - EN PORTADA - Tem­pe­ra­tu­ra má­xi­ma 35 °C / mí­ni­ma -26 °C Ny­norsk y Bok­mal Es­ta­tua de pa­dre car­gan­do a su hi­jo

Fran­ces Mo­rris y Phi­lip La­rrat-Smith con­si­guie­ron per­sua­dir a Ku­sa­ma pa­ra mon­tar es­ta ex­po­si­ción que da­rá la vuel­ta al mun­do, la úni­ca con­di­ción que pu­so la ar­tis­ta fue que que­ría que su tra­ba­jo nue­vo for­ma­ra par­te de la mues­tra. Hoy pro­du­ce en pro­me­dio diez cua­dros por mes, no ha­ce más ins­ta­la­cio­nes, se sien­ta fren­te a un lien­zo va­cío y co­mien­za a pin­ce­lar una nue­va for­ma de obsesión.

La pri­me­ra par­te de la ex­po­si­ción nos mues­tra la dé­ca­da de 1940, épo­ca en la que Ku­sa­ma rea­li­za­ba sus pri­me­ras pin­tu­ras y tra­ba­jos en pa­pel, es evi­den­te la in­fluen­cia de las van­guar­dias eu­ro­peas. Su ins­pi­ra­ción eran las po­cas imá­ge­nes que lo­gra­ba re­co­ger pro­ve­nien­tes de oc­ci­den­te.

El re­co­rri­do con­ti­nua con la eta­pa en la que des­cu­brió las re­des In­fi­nit­yNets, obra que re­sul­ta sen­ci­lla a pri­me­ra vis­ta, pe­ro la com­ple­ji­dad que la ri­ge se fun­da­men­ta en la ga­ma de tex­tu­ras y su­ti­les to­na­li­da­des re­pre­sen­ta­das con pin­ce­la­das cur­vas y mo­no­cro­má­ti­cas, re­pe­ti­das una y otra vez.

Ya­yoi de­jó los en­tra­ma­dos pa­ra es­tu­diar los fe­nó­me­nos de la com­pul­sión, así fue co­mo se ges­tó el pe­rio­do Ac­cu­mu­la­tions (Com­pul­sion Fur­ni­tu­re,Se­xOb­ses­sion­yFoo­dOb­ses­sion), un tra­ba­jo que de igual ma­ne­ra trans­mi­te el ca­rác­ter ob­se­si­vo que la de­fi­ne. Es­ta se­rie de obras tri­di­men­sio­na­les con­sis­te en ob­je­tos co­ti­dia­nos re­cu­bier­tos de una pro­li­fe­ra­ción de for­mas re­pe­ti­ti­vas que em­pe­zó a rea­li­zar cuan­do sus ar­te co­men­za­ba a ser re­co­no­ci­do en Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos.

La in­fluen­cia de su re­la­ción con Andy War­hol y el Ar­te Pop se con­so­li­da con sus ins­ta­la­cio­nes, Ku­sa­ma se atre­vió a ocu­par ha­bi­ta­cio­nes com­ple­tas Wal­kin­gont­heSeao­fDeath, que for­ma par­te de Ag­gre­ga­tion:OneThou­sand Boat­sShow, se tra­ta de un bo­te de re­mos ta­pi­za­do con fa­los pla­tea­dos so­bre un ta­piz que re­pi­te la mis­ma for­ma.

Des­pués, la ar­tis­ta se ayu­dó de es­pe­jos pa­ra ex­po­nen­ciar el efec­to de los pa­tro­nes, se dio cuen­ta de que po­día mul­ti­pli­car la sen­sa­ción del in­fi­ni­to. Su pri­me­ra ins­ta­la­ción ce­rra­da y una de las más fa­mo­sas es el In­fi­nit­yMi­rror Room–Pha­lli’sField, crea­da en 1965. Aquí el es­pec­ta­dor es re­fle­ja­do por to­das par­tes en apa­rien­cia in­ter­mi­na­ble, ro­dea­do de fa­los de te­la es­tam­pa­da con lu­na­res ro­jos.

La mu­seo­gra­fía te guía ha­cia un mu­ro don­de se pro­yec­ta el fil­me en el que se con­fir­ma un gra­do au­tén­ti­co de hedonismo por par­te de

la ar­tis­ta, ella pro­du­jo y pro­ta­go­ni­zó en 1967 Ku­sa­ma’sSelf-Obli­te­ra­tion, en co­la­bo­ra­ción con el fo­tó­gra­fo un­der­ground Jud Yal­kut. Pa­re­ce ser un do­cu­men­to tí­pi­co de la con­tra­cul­tu­ra hip­pie de fi­na­les de los años se­sen­ta en Es­ta­dos Uni­dos.

Si­guien­do la tó­ni­ca de las ins­ta­la­cio­nes en­con­tra­mos I’mHe­re,bu­tNot­hing. A fi­na­les de 1990, des­pués de un va­cío de ca­si 30 años, Ku­sa­ma vol­vió a rea­li­zar obras que ocu­pa­ban una habitación en­te­ra. Al in­te­rior te en­cuen­tras en un en­torno ho­ga­re­ño tí­pi­co de oc­ci­den­te, un co­me­dor, una sa­la, pe­ro con ilu­mi­na­ción ne­gra y lle­na de lu­na­res de co­lo­res fluo­re­cen­tes.

Al sa­lir de la sa­la, los es­pec­ta­do­res so­mos sor­pren­di­dos con una ex­plo­sión de co­lor en lien­zos de pro­por­cio­nes idén­ti­cas, uno a la­do del otro, con ga­mas au­da­ces y con­tras­tes bri­llan­tes. La nue­va obra de Ku­sa­ma fun­ge co­mo an­te­sa­la pa­ra su más nue­va y su­bli­me ins­ta­la­ción.

Tras una cor­ti­na ne­gra se es­con­de TheIn­fi­nit­yMi­rro­re­dRoom – Filled with the Bri­llian­ce of Li­fe (2011), un es­pec­tácu­lo de lu­ces se­duc­tor, que lo­gra trans­por­tar­te a una di­men­sión dis­tin­ta, po­dría ser al ex­te­rior de la ga­la­xia o al fon­do del mar, es real­men­te her­mo­so, y no ha­ce sino de­mos­trar el ge­nio que se en­cie­rra tras la ator­men­ta­da men­te de Ya­yoi Ku­sa­ma.

El cie­rre con­si­gue amal­ga­mar to­da la his­to­ria, tras­to­can­do al vi­si­tan­te con los cua­der­nos de la in­fan­cia y la co­rres­pon­den­cia que in­ter­cam­bia­ba con oc­ci­den­te an­tes de em­pren­der la aven­tu­ra. Se tra­ta de un re­co­rri­do no só­lo por la obra de la ar­tis­ta, sino tam­bién por su vi­da y por su obsesión in­fi­ni­ta.

Acien­cia cier­ta na­die co­no­ce el sig­ni­fi­ca­do del nom­bre “Os­lo” pe­ro se sa­be que pro­vie­ne del nór­di­co an­ti­guo. Las le­yen­das cuen­tan que era el nom­bre de una gran­ja pe­ro los es­tu­dios apun­tan a los si­guien­tes sig­ni­fi­ca­dos: “el pra­do de los dio­ses” o “el pra­do ba­jo la co­li­na”.

En su ori­gen Os­lo era un po­bla­do se­cun­da­rio pe­ro en 1314 fue con­ver­ti­do en ca­pi­tal de No­rue­ga por el Rey Ha­rold Har­drå­de, quien co­men­zó la cons­truc­ción del cas­ti­llo de Akers­hus. A lo lar­go de su his­to­ria la ca­pi­tal nór­di­ca su­frió te­rri­bles in­cen­dios, su­fi­cien­te ra­zón pa­ra que el Rey Cristian IV tras­la­da­ra la ciu­dad en 1624 y la re­nom­bra­ra co­mo “Cris­tia­nía”, don­de cons­tru­yó un fuer­te con bas­tio­nes pa­ra evi­tar los in­cen­dios. El nom­bre de Os­lo se re­cu­pe­ró en 1924.

En la ac­tua­li­dad Os­lo es una ciu­dad prós­pe­ra, y la pre­sen­cia que tie­ne a ni­vel mun­dial es tan in­flu­yen­te que crea tendencias ba­sa­das en sus idea­les. Des­de ho­te­les clá­si­cos has­ta van­guar­dis­tas, tú de­ci­des qué ex­pe­rien­cia quie­res vi­vir, hay op­cio­nes de lu­jo y di­fe­ren­tes con­cep­tos.

Si bus­cas al­go enig­má­ti­co, es­te ho­tel te po­drá sor­pren­der. Da­ta de 1894, es­tá ubi­ca­do a 350 me­tros del cen­tro de la ciu­dad, cuen­ta con de­co­ra­ción es­ti­lo dra­co­niano y sus ha­bi­ta­cio­nes ofer­tan vis­tas úni­cas a la ciu­dad y fior­dos. El gim­na­sio, el spa y las no­ches te­má­ti­cas con­ver­ti­rán tu es­ta­día en to­da una aven­tu­ra.

Es un ho­tel ele­gan­te, mi­ni­ma­lis­ta e ideal pa­ra los via­jes de ne­go­cios. La es­tan­cia in­clu­ye in­ter­net, ca­fé, té y fru­ta to­do el día, waf­fles­por las tar­des y ce­nas buf­fet por la no­che. Son 160 re­fi­na­das ha­bi­ta­cio­nes, cuen­ta con un cen­tro de ne­go­cios y un estudio fit­ness ins­pi­ra­do en los gim­na­sios de los años 30.

Apos­tán­do­le a lo mo­derno, es­pa­cio­so y atre­vi­do, es­te ho­tel cuen­ta con 65 ha­bi­ta­cio­nes y 17 sui­tes acor­de a la na­tu­ra­le­za no­rue­ga con al­gu­nos to­ques de sen­sua­li­dad. La te­rra­za es ideal pa­ra to­mar un aqua­vit, dis­fru­tar del pai­sa­je y pro­bar al­gún pla­ti­llo de la re­gión.

Con 140 años de exis­ten­cia, fa­mo­so por­que to­dos los años se hos­pe­da ahí al ga­na­dor del Pre­mio No­bel de la Paz.

Es­tá ubi­ca­do en el co­ra­zón de Os­lo, el Grand Ho­tel ofre­ce 290 ha­bi­ta­cio­nes de lu­jo de las cua­les 51 son sui­tes. Es ele­gan­te, de am­bien­te clá­si­co, for­mal, lu­jo­so y el ser­vi­cio es tan im­pe­ca­ble que te ha­rá sen­tir la per­so­na más in­flu­yen­te del mun­do.

Se ubi­ca a 10 mi­nu­tos de Os­lo, si­tua­do en el en­torno ma­rino de Rolfs­buk­ta en For­ne­bu e ideal pa­ra re­la­jar­te. Su de­co­ra­ción es­tá ba­sa­da en la vi­da ma­ri­na, las ha­bi­ta­cio­nes son es­pa­cio­sas y si­len­cio­sas e in­clu­ye desa­yuno ti­po buf­fet. Es to­tal­men­te fa­mi­liar, cuen­ta con un par­que in­fan­til en su in­te­rior y ac­ti­vi­da­des es­pe­cia­les los fi­nes de se­ma­na y du­ran­te el ve­rano.

Es uno de los ho­te­les más nue­vos en Os­lo, se en­cuen­tra en­tre el Mu­seo As­trup Fearn­ley, los ca­na­les de Tjuv­hol­men y el fior­do de Os­lo. Su di­se­ño es ele­gan­te y con­tem­po­rá­neo. Cuen­tan con su pro­pio es­pe­cia­lis­ta en ar­te que se ha en­car­ga­do de per­so­na­li­zar ca­da una de las 118 ha­bi­ta­cio­nes del ho­tel. Co­mo ser­vi­cios adi­cio­na­les pue­des con­tra­tar un Play Sta­tion 4, un Wii o un iPad, ser­vi­cio de li­mo­si­na, un guía de com­pras, tra­ta­mien­tos en el spa, ni­ñe­ra y en­tre otros.

Cuen­tan con 148 ha­bi­ta­cio­nes al pie del fior­do y a cin­co mi­nu­tos ca­mi­nan­do del cen­tro del po­bla­do de Son. Su ar­qui­tec­tu­ra

mo­der­na y de­co­ra­ción ha­rá de tu es­ta­día una Odi­sea que no que­rrás aban­do­nar. El spa es uno de los me­jo­res equi­pa­dos del país, cuen­tan con al­ber­cas te­cha­das, ma­sa­jes, tra­ta­mien­tos cor­po­ra­les y to­do ti­po de re­la­jan­tes. El hos­pe­da­je in­clu­ye buf­fet ma­tu­tino, pes­ca, jue­go de aje­drez gi­gan­te y en­tra­da a las ex­po­si­cio­nes. Su res­tau­ran­te cuen­ta con te­rra­za y su co­mi­da es tra­di­cio­nal. Pa­ra to­dos los pa­la­da­res, gus­tos, eda­des y co­lo­res... só­lo de­bes de­ci­dir de acuer­do a tu an­to­jo.

Ubi­ca­do en el mue­lle de Akers­hus jus­to de­ba­jo de la for­ta­le­za, es­te res­tau­ran­te ofre­ce la vis­ta más ro­mán­ti­ca ha­cia el fior­do de Os­lo y By­goy. Su es­pe­cia­li­dad son las lan­gos­tas, os­tras y de­más ma­ris­cos no­rue­gos fres­cos. Los pla­ti­llos son pre­pa­ra­dos con in­gre­dien­tes or­gá­ni­cos y ma­ri­da­dos con una se­lec­ción es­pe­cial de vi­nos pro­ve­nien­tes de to­do el mun­do.

Ha si­do ga­lar­do­na­do con dos estrellas Mi­che­lín por ser el pri­mer res­tau­ran­te no­rue­go en ser­vir pla­tos con ma­te­ria pri­ma eco­ló­gi­ca e in­gre­dien­tes na­tu­ra­les. La co­ci­na es internacional, el menú cons­ta de 24 tiem­pos y la ex­pe­rien­cia es úni­ca. El chef a car­go ex­pli­ca ca­da pla­ti­llo y su ma­ri­da­je a los co­men­sa­les. La úni­ca for­ma de asis­tir es re­ser­van­do con tres me­ses de an­ti­ci­pa­ción.

Es­te lu­gar le apues­ta to­do al con­cep­to Nor­di­cCui­si­ne que bus­ca co­ci­nar los pla­ti­llos a ba­jas tem­pe­ra­tu­ras o ser­vir­los cru­dos pa­ra con­ser­var el sa­bor ori­gi­nal de los ali­men­tos. La de­co­ra­ción es sen­ci­lla pe­ro de­ta­lla­da bus­can­do re­fle­jar la at­mós­fe­ra es­can­di­na­va.

Cuen­tan con di­ver­sas su­cur­sa­les pe­ro se ca­rac­te­ri­zan por ser­vir el me­jor buey de No­rue­ga. El es­pa­cio es in­for­mal y el ser­vi­cio im­pe­ca­ble. Su pla­ti­llo es­te­lar es el tierno y ju­go­so fi­le­te de buey que pue­des ele­gir del ta­ma­ño y con las va­rian­tes que se te an­to­jen. To­da la car­ne que sir­ven es­tá apro­ba­da con la ga­ran­tía nór­di­ca de sa­lud, hi­gie­ne y ca­li­dad.

Fue inau­gu­ra­do en el 97, ade­más de ser el pri­me­ro del gru­po Fur­set­grup­pen –un se­llo de ca­li­dad no­rue­go–. Son pio­ne­ros en el desa­rro­llo de un menú ma­rí­ti­mo de ca­li­dad, di­se­ña­do de­pen­dien­do de la tem­po­ra­da.

Es un res­tau­ran­te ca­sual y ele­gan­te con dos con­cep­tos: On­da Sea, don­de el menú es to­tal­men­te del mar y On­da Grill, que ofre­ce los me­jo­res cor­tes, acom­pa­ña­dos de ex­qui­si­tas guar­ni­cio­nes. Es li­de­ra­do por Ru­ne Pal, uno de los más ex­pe­ri­men­ta­dos chefs no­rue­gos.

¿Tie­nes an­to­jo de un ex­qui­si­to pos­tre? ¡És­te es el lu­gar ideal! Ubi­ca­do en Dram­men a 40 mi­nu­tos de Os­lo, Con­de­li­ca es la exi­to­sa com­bi­na­ción de con­fi­te­ría, char­cu­te­ría y snacks. Me­re­ce la pe­na el tra­yec­to por ca­rre­te­ra. Fu­sio­nan la me­jor ma­te­ria pri­ma, mano de obra y el in­gre­dien­te se­cre­to

–amor– pa­ra que ca­da co­men­sal se lle­ve la más dul­ce ex­pe­rien­cia a su pa­la­dar. La ma­ne­ra más efi­caz de co­no­cer un des­tino siem­pre ha si­do vi­si­tan­do los lu­ga­res con­si­de­ra­dos co­mo must, és­tos te ayu­da­rán a com­pren­der me­jor la mo­der­ni­dad que se vi­ve día a día en es­ta pri­mer­mun­dis­ta me­tro­po­li.

Si no has es­cu­cha­do su nom­bre, se­gu­ra­men­te ubi­cas el fa­mo­sí­si­mo cuadro El Gri­to. Pues Munch es el no­rue­go res­pon­sa­ble y su obra ha­bi­ta en el mu­seo.

Es­ta es­truc­tu­ra ar­qui­tec­tó­ni­ca es la más im­por­tan­te de to­do el país en cuan­to a mú­si­ca y ar­tes es­cé­ni­cas. Pue­des su­bir al te­cho y dis­fru­tar de la es­pec­ta­cu­lar vis­ta al fior­do de Os­lo. Tie­ne tres sa­las di­fe­ren­tes en las que en con­jun­to ca­ben 2 mil per­so­nas sen­ta­das. Cuen­ta con dos res­tau­ran­tes pa­ra sa­ciar el an­to­jo y así po­der pro­lon­gar tu vi­si­ta.

Con más de un mi­llón de vi­si­tan­tes al año, es­te par­que ex­cep­cio­nal de­bi­do al tra­ba­jo del es­cul­tor Gus­tav Vi­ge­land, tie­ne más de 200 es­cul­tu­ras de bron­ce, hie­rro for­ja­do y gra­ni­to. Pue­des ca­mi­nar, na­dar e in­clu­si­ve ha­cer pic­nic en fa­mi­lia. Los días so­lea­dos se­rán tus alia­dos pa­ra re­co­rrer con en­tu­sias­mo ca­da rin­cón.

El cien­tí­fi­co Thor He­yer­dahl creía fir­me­men­te en que los no­rue­gos fue­ron los pri­me­ros en lle­gar a Amé­ri­ca, creó un bar­co con las con­di­cio­nes de aque­lla épo­ca y em­pren­dió el via­je, con­fir­man­do así su teo­ría de na­ve­ga­ción. Es­te mu­seo cuen­ta la his­to­ria com­ple­ta y do­cu­men­ta­da me­dian­te fo­to­gra­fías, vi­deos y ob­je­tos de la ex­pe­di­ción que se reali­zó a bor­do del bar­co “Kon- Ti­ki”.

Es un mu­seo pri­va­do que pre­sen­ta ex­po­si­cio­nes tem­po­ra­les pe­ro siem­pre de ta­lla internacional; es­to ha con­so­li­da­do al es­pa­cio co­mo una ins­ti­tu­ción de ar­te con­tem­po­rá­neo. Ubi­ca­do en Dron­nin­gensg­ta­te #4 es­ta pi­na­co­te­ca se rein­ven­tó en 2012 pa­ra ofre­cer nue­vas ex­pe­rien­cias a los es­pec­ta­do­res.

¿Re­cuer­das que Os­lo es una ciu­dad amu­ra­lla­da? El fuer­te es el ícono de la sociedad No­rue­ga des­de ha­ce 700 años. Pa­sear por él es na­ve­gar en el tiem­po. No po­de­mos ne­gar que las com­pras son uno de los mo­men­tos más es­pe­ra­dos cuan­do de via­jar se tra­ta y mu­chas ve­ces pa­sa­mos ho­ras re­co­rrien­do ca­lles bus­can­do los me­jo­res pro­duc­tos y ves­ti­dos. Aquí una guía pa­ra to­do ti­po de com­pra­dor.

Es una mar­ca de ro­pa ori­gi­nal de no­rue­ga crea­da por Ste­fan Dahl­quist, Pe­der Bø­rre­sen y Si­men Staal­nac­ke en el 2003, el slo­gan de la mar­ca es Happy clot­hes­for­happy­peo­ple, su lo­go es un trac­tor y to­da la ro­pa mas­cu­li­na re­za el nú­me­ro “246.619” –to­tal de tractores en No­rue­ga–. Tie­nen pre­sen­cia en Ja­pón, Sue­cia, Ho­lan­da y Sui­za. Es ideal pa­ra los jó­ve­nes que bus­can ten­den­cia con to­ques ex­clu­si­vos.

Si bus­cas uno de los sou­ve­nirs tí­pi­cos de No­rue­ga, en es­ta tien­da en­con­tra­rás los me­jo­res sué­te­res de la­na lu­se­kof­te. La pri­me­ra dama de los Es­ta­dos Uni­dos los hi­zo fa­mo­sos, for­zan­do a la mar­ca a abrir una su­cur­sal en Ver­mont. Son pro­vee­do­res de los sué­te­res pa­ra es­quí del equi­po ofi­cial de No­rue­ga en las Olim­pia­das de In­vierno des­de 1956.

To­do co­men­zó en In­dia en el 2004, cuan­do Bjørg Nord­li-Mat­hi­sen creó su pri­me­ra lí­nea de jo­ye­ría. Ella ha de­ci­di­do nun­ca pa­rar de via­jar, ya que su ins­pi­ra­ción pro­vie­ne de ca­da rin­cón del mun­do que vi­si­ta. Son dos las co­lec­cio­nes que se lan­zan al año y son he­chas de pla­ta, dia­man­tes, bron­ce y pie­dras pre­cio­sas. Cons­cien­te de la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial sus pro­ce­di­mien­tos son 100 % na­tu­ra­les.

Fue fun­da­da en 1992 con el ob­je­ti­vo de crear nue­vos pues­tos de tra­ba­jo en la in­dus­tria tex­til de No­rue­ga. Siem­pre bus­can que sus pren­das de­mues­tren el pen­sa­mien­to al­ter­na­ti­vo y que va en con­tra de la co­rrien­te. Su slo­gan, Fairy­ma­de de­no­ta la ca­li­dad con la que ha­cen sus pro­duc­tos y el ele­men­to má­gi­co.

No­rue­ga se dis­tin­gue por sus con­tras­tan­tes cli­mas y ac­ti­vi­da­des, es­ta mar­ca de ro­pa se es­pe­cia­li­za en to­dos los de­por­tis­tas que bus­can rom­per sus lí­mi­tes en la cima de las mon­ta­ñas. La em­pre­sa fue fun­da­da en 1929 por Jør­gen Jør­gen­sen y ac­tual­men­te es di­ri­gi­da por sus des­cen­dien­tes.

No pue­des ir­te de Os­lo sin lle­nar tus ma­le­tas de cho­co­la­te Freia, pro­duc­to es­te­lar del cual los no­rue­gos es­tán or­gu­llo­sos. Al­gu­nos de sus con­sen­ti­dos son el de le­che, al­men­dras y cre­ma de ma­ní, su slo­gan:Etli­testyk­ke Nor­ge –un pe­que­ño pe­da­zo de No­rue­ga–.

No ca­be du­da que es­ta ciu­dad de pri­mer mun­do tie­ne mu­cho que ofre­cer, aníma­te a vi­si­tar Os­lo y des­cu­bre el lu­gar en el que los vi­kin­gos y la ma­gia es­tán más vi­vos que nun­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.