HAR­BIN ICE AND SNOW FES­TI­VAL

Tequila Apasionado - - Agenda - DEL 5 DE ENERO AL 25 DE FE­BRE­RO DEL 2015

La ciu­dad de Har­bin se con­ver­ti­rá en el des­tino más frío y es­pec­ta­cu­lar de Chi­na y el mun­do, gra­cias al Fes­ti­val Internacional de Es­cul­tu­ra en Hie­lo y Nie­ve. Dis­fru­ta de con­cur­sos y ex­po­si­cio­nes, ho­te­les de hie­lo, tri­neos ja­la­dos por pe­rros y una feria de lin­ter­nas de hie­lo mul­ti­co­lor. Ade­más po­drás prac­ti­car al­gu­nos de los de­por­tes in­ver­na­les más po­pu­la­res co­mo el es­quí, pa­ti­na­je so­bre hie­lo, el snow­board, en­tre mu­chas ac­ti­vi­da­des más.

Ba­sa­da en el li­bro bí­bli­co de “El Éxo­do” jun­to con al­gu­nas de las his­to­rias del An­ti­guo Tes­ta­men­to, la pe­lí­cu­la na­rra la vi­da de Moi­sés des­de el día en el que na­ció has­ta que mu­rió. De es­te mo­do re­pa­sa mo­men­tos cla­ve co­mo su adop­ción en la fa­mi­lia real egip­cia o su desafío ha­cia el fa­raón. Aun­que prin­ci­pal­men­te se cen­tra en la ha­za­ña de li­be­rar a 600 mil es­cla­vos he­breos y su via­je por el de­sier­to del Sinai.

EXO­DUS: GODS AND KINGS

Rid­ley Scott AC­TO­RES: Ch­ris­tian Ba­le, Joel Ed­ger­ton, Aa­ron Paul, Si­gour­ney Wea­ver

Es­ta­dos Uni­dos

Dra­ma – Épi­co

150 mi­nu­tos

Co­mo mu­chas de las gran­des co­sas que ocu­rren en la vi­da, el Cham­pag­ne es el re­sul­ta­do de un afor­tu­na­do error, que se con­vir­tió en una de las be­bi­das más co­no­ci­das y lu­jo­sas a ni­vel mun­dial; epi­to­me de ce­le­bra­ción.

Su nom­bre pro­vie­ne de la his­tó­ri­ca re­gión de Cham­pag­ne, ubi­ca­da al no­res­te de Fran­cia. El ori­gen de es­te vino es­pu­mo­so es in­cier­to, aun­que no fue has­ta el si­glo XVII que co­men­zó a po­pu­la­ri­zar­se en Eu­ro­pa.

La le­yen­da más co­no­ci­da cuen­ta que, fue el mon­je Pie­rre Pé­rig­non res­pon­sa­ble de su in­ven­ción y per­fec­ción. En 1668 es­te jo­ven mon­je be­ne­dic­tino fue nom­bra­do el te­so­re­ro de la aba­día de Haut­vi­llers y en­tre sus res­pon­sa­bi­li­da­des es­ta­ba la ges­tión de las bo­de­gas y la ela­bo­ra­ción del vino.

Du­ran­te el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción se per­ca­tó que mu­chas de sus bo­te­llas ex­plo­ta­ban de­bi­do a la pre- sión. El re­sul­ta­do era un vino bur­bu­jean­te de sa­bor pe­cu­liar y con ca­rac­te­rís­ti­cas es­pe­cia­les.

Las bur­bu­jas que apa­re­cían en su vino eran de­ri­va­das del cli­ma frío de la re­gión, lo que pro­vo­ca­ba que la fer­men­ta­ción del vino en ba­rri­ca se in­te­rrum­pie­ra an­tes de que to­do el azú­car se con­vir­tie­ra en al­cohol. Me­ses más tar­de con la lle­ga­da de la pri­ma­ve­ra y tem­pe­ra­tu­ras más cá­li­das el pro­ce­so de fer­men­ta­ción se reanu­da­ba, pe­ro es­tá vez en la bo­te­lla, ge­ne­ran­do así el dió­xi­do de car­bono res­pon­sa­ble de las fa­mo­sas bur­bu­jas, co­no­ci­do co­mo mé­to­do cham­pe­noi­se.

Pie­rre Pé­rig­non nun­ca su­po el ori­gen de las bur­bu­jas en el vino, y pa­só gran par­te de su vi­da in­ten­tan­do eli­mi­nar­las, afor­tu­na­da­men­te sin re­sul­ta­dos po­si­ti­vos. Tal vez no es el in­ven­tor del cham­pag­ne, pe­ro de lo que es­ta­mos se­gu­ros es que es­ta­ble­ció los prin­ci­pios bá­si­cos pa­ra su ela­bo­ra­ción, los cua­les son uti­li­za­dos has­ta el día de hoy.

El ja­món ibé­ri­co es uno de los gran­des em­ble­mas de la gas­tro­no­mía es­pa­ño­la. Se cree que su his­to­ria se re­mon­ta al im­pe­rio ro­mano y a lar­go del tiem­po se le ha con­si­de­ra­do co­mo sím­bo­lo de ri­que­za. Ela­bo­rar­lo es to­do un ar­te que re­quie­re tres in­gre­dien­tes bá­si­cos ade­más de la ma­te­ria pri­ma: sal, tiem­po y mu­cho ca­ri­ño…

To­do co­mien­za en las ma­jes­tuo­sas dehe­sas del su­r­oes­te es­pa­ñol, don­de las en­ci­nas sal­pi­can de co­lor ver­de ca­da rin­cón de la tie­rra. Aquí los cer­dos ibé­ri­cos son cria­dos en li­ber­tad du­ran­te la úl­ti­ma eta­pa de su vi­da, ali­men­tán­do­se de hier­bas, flo­res, be­llo­tas y to­do lo que en­cuen­tran a su pa­so. El sa­bor del cer­do es re­sul­ta­do de su ali­men­ta­ción, por eso es tan im­por­tan­te es­ta eta­pa, de­no­mi­na­da mon­ta­ne­ra.

Cuan­do los ani­ma­les han al­can­za­do el pe­so desea­do son sa­cri­fi­ca­dos, pa­ra des­pués ser trans­fe­ri­dos al área de sa­la­zón, don­de pa­sa­rán al­gu­nos días. Una vez fi­na­li­za­da es­ta eta­pa las pie­zas son la­va­das pa­ra eli­mi­nar la sal ad­he­ri­da y co­men­zar con el pro­ce­so de cu­ra­ción, en el que las pa­tas de cer­do re­po­sa­rán col­ga­das de 30 a 45 me­ses en se­ca­de­ros a di­fe­ren­tes tem­pe­ra­tu­ras si­mu­lan­do las es­ta­cio­nes del año y fi­na­li­zar su pro­ce­so al in­te­rior de las bo­de­gas.

En to­do mo­men­to las pie­zas son su­per­vi­sa­das por los maes­tros ja­mo­ne­ros, quie­nes por me­dio del tac­to, el ol­fa­to y la vis­ta son res­pon­sa­bles de ob­te­ner un pro­duc­to de ex­ce­len­te ca­li­dad. Al trans­cu­rrir es­te tiem­po las pa­tas de cer­do han per­di­do al­re­de­dor del 35 de su pe­so. El pro­ce­so ha ter­mi­na­do, pe­ro es turno del maes­tro cor­ta­dor, quien cor­ta­rá el ja­món en lá­mi­nas del­ga­das del ta­ma­ño de un bo­ca­do.

Di­cen por ahí que el ja­món ibé­ri­co no es pa­ra co­mer­lo, es pa­ra dis­fru­tar­lo, aho­ra que co­no­ce­mos un po­co más de su his­to­ria y pro­ce­so, cree­mos que tam­bién es pa­ra va­lo­rar­lo.

Pa­ra lle­gar a él es pre­ci­so su­bir y, des­pués, ba­jar y ce­der­le el lu­gar a quien vie­ne de­trás. Es el triun­fo, un ins­tan­te eté­reo en el que el tiem­po in­te­rrum­pe su cur­so y se vis­lum­bra la eter­ni­dad. Tam­bién es el vér­ti­ce de una pa­rá­bo­la des­cri­ta por el vue­lo de un cor­cho de cham­pán.

Pro­ver­bial es el des­cor­che de di­cha be­bi­da. Su so­ni­do, ni gra­ve ni agu­do, es un chasquido di­vino; lue­go la es­pu­ma bro­ta de la bo­te­lla con la pre­mu­ra de co­no­cer el mun­do an­tes de que el cor­cho cai­ga al sue­lo y, fi­nal­men­te, las co­pas re­ci­ben la be­bi­da de­seo­sas de ser ele­va­das en un im­pe­tuo­so brin­dis, en el que pa­re­cie­ra que to­do se trans­fi­gu­ra en luz y cla­ri­dad.

Bo­das, gra­dua­cio­nes o cum­plea­ños se tor­nan aún más ful­gu­ran­tes cuan­do el an­fi­trión anun­cia que hay cham­pán pa­ra ce­le­brar. Na­da es iner­te en esos mo­men­tos, por­que el ca­ris­ma del vino es­pu­mo­so con­fie­re e irra­dia una vi­da que tie­ne mu­cho de his­to­ria y azar.

Cham­pag­ne es una re­gión del nor­te de Fran­cia. Ahí al­gu­nos re­li­gio­sos pro­du­cían un vino ro­jo que no te­nía na­da de ex­tra­or­di­na­rio. Pe­ro a fi­na­les del si­glo XVII, Pie­rre Pe­rig­non, uno de los mon­jes be­ne­dic­ti­nos de ese lu­gar, se dio cuen­ta de que du­ran­te la pri­ma­ve­ra al­gu­nos vi­nos vol­vían a fer­men­tar y, co­mo con­se­cuen­cia, li­be­ra­ban dió­xi­do de car­bono. Es­to cau­sa­ba que las bo­te­llas se des­ta­pa­ran, pues el gas bus­ca­ba una sa­li­da. En­ton­ces co­men­zó a em­plear un bo­zal de alam­bre que su­je­ta­ba el cor­cho a la bo­te­lla, así lo­gró evi­tar que sa­lie­ra dis­pa­ra­do du­ran­te la se­gun­da fer­men­ta­ción.

De es­ta ma­ne­ra, ese vino de Cham­pag­ne co­men­zó a co­mer­cia­li­zar­se y vol­ver­se fa­mo­so, has­ta que pau­la­ti­na­men­te se le dio el nom­bre del lu­gar don­de se ela­bo­ra. El ca­rác­ter bur­bu­jean­te, oca­sio­na­do por el dió­xi­do de car­bono, siem­pre ha si­do su en­can­to, y pron­to cau­ti­vó a la aris­to­cra­cia de Fran­cia y to­da Eu­ro­pa. Ade­más, Pe­rig­non des­de un prin­ci­pio es­tu­vo con­ven­ci­do de que la vir­tud del fer­men­ta­do iba a tras­pa­sar fron­te­ras geo­grá­fi­cas y tem­po­ra­les; no en vano al­gu­na vez es­cri­bió a un clien­te que le man­da­ba “seis bo­te­llas del me­jor vino del mun­do”.

Por otro la­do, los ca­ta­do­res con­cuer­dan en que las bur­bu­jas que as­cien­den por la co­pa po­nen de ma­ni­fies­to la ca­li­dad de la be­bi­da. Si son pe­que­ñas y suben ver­ti­cal­men­te, son prue­ba de que el cham­pán ex­pe­ri­men­tó una bue­na fer­men­ta­ción du­ran­te su ela­bo­ra­ción, ade­más de que de­ben via­jar con­ti­nua­men­te y des­de el cen­tro de la co­pa. La fra­gan­cia sube en­ce­rra­da en las bur­bu­ji­tas de dió­xi­do de car­bono y, cuan­do to­ca la su­per­fi­cie del lí­qui­do, se li­be­ra pa­ra lle­gar has­ta el ol­fa­to de quien se acer­que.

Los ex­per­tos di­cen que con el fin de apre­ciar los aro­mas ca­bal­men­te, con­vie­ne se­guir una re­gla do­ra­da: el cham­pán se sir­ve frío, a una tem­pe­ra­tu­ra de en­tre 7 y 9 °C. Es muy re­co­men­da­ble me­ter la bo­te­lla en una cu­be­ta con agua y hie­los du­ran­te 30 mi­nu­tos an­tes de abrir­la. Otro de­ta­lle a to­mar en cuen­ta es que, a di­fe­ren­cia del vino tin­to, el cham­pán no ma­du­ra cuan­do se guar­da en una ca­va. Se tra­ta de un pro­duc­to lis­to pa­ra be­ber­se des­de que fue em­bo­te­lla­do.

Más allá de ser una be­bi­da dis­tin­gui­da y de ga­la, si se be­be mo­de­ra­da­men­te, tam­bién ha­ce mu­cho bien a la sa­lud. Di­ver­sos es­tu­dios cien­tí­fi­cos han de­mos­tra­do que ayu­da al co­rrec­to fun­cio­na­mien­to del co­ra­zón, pues tie­ne po­li­fe­no­les, sus­tan­cias que me­jo­ran la cir­cu­la­ción y dis­mi­nu­yen la pre­sión ar­te­rial. Ade­más es una fuen­te de ju­ven­tud, ya que sus an­ti­oxi­dan­tes ayu­dan a re­tra­sar el pro­ce­so del en­ve­je­ci­mien­to ce­lu­lar. Y, por otra par­te, tam­bién pro­mue­ve la hu­mec­ta­ción de la piel por los ami­noá­ci­dos que con­tie­ne.

Sus to­na­li­da­des do­ra­das y su efec­to bur­bu­jean­te siem­pre han tras­mi­ti­do un sen­ti­do de vic­to­ria con­tun­den­te y jus­ta­men­te al­can­za­do. Has­ta las per­so­nas más me­tó­di­cas de­jan emer­ger, jun­to con la es­pu­ma del cham­pán, su es­pí­ri­tu lú­di­co y li­bre que per­ma­ne­cía aga­za­pa­do yy a la es­pe­ra de as­cen­der y des­can­sar con­fia­do en el pun­to más al­to de su pe­re­gri­na­je por el mun­do. ¡Es in­creí­ble! El cham­pán, a lo lar­go de los si­glos, siem­pre ha con­se­gui­do que el alma hu­ma­na re­cuer­de que pa­ra el triun­fo fue crea­da. ¡Sa­lud!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.