MON­KEY SHOUL­DER

Tequila Apasionado - - Originalidad -

Es­te whisky es muy di­fe­ren­te a lo que en­con­tra­mos en el mer­ca­do, de­bi­do a que es un tri­ple­malt, que com­bi­na di­fe­ren­tes sin­gle­malts, pro­ve­nien­tes de las me­jo­res des­ti­le­rías de Spey­si­de. Ca­da uno de los lo­tes es ma­du­ra­do en ba­rri­cas que an­te­rior­men­te añe­ja­ron bour­bon, ob­te­nien­do un sua­ve sa­bor a vai­ni­lla. Pos­te­rior­men­te son com­bi­na­dos en un pe­que­ño tonel de tres a seis me­ses. El re­sul­ta­do es un sua­ve y ri­co whisky es­co­cés 100 % de mal­ta.

Des­de ha­ce 40 años, re­co­rrien­do los va­ria­dos y fas­ci­nan­tes ca­mi­nos de las be­bi­das del mun­do, he apren­di­do un sin­nú­me­ro de co­sas muy in­tere­san­tes y de gran uti­li­dad pa­ra el acer­vo de co­no­ci­mien­tos so­bre es­ta fan­tás­ti­ca prác­ti­ca. Y de una ma­ne­ra ca­si sin pen­sar­lo o pro­po­nér­me­lo, he ex­pe­ri­men­ta­do una se­rie de vi­ven­cias me­mo­ra­bles. Du­ran­te to­do el mes de abril del año 1980, tu­ve la opor­tu­ni­dad de via­jar a di­fe­ren­tes ciu­da­des de Eu­ro­pa, aus­pi­cia­do por la em­pre­sa en la que pres­ta­ba mis ser­vi­cios en ese tiem­po. La emo­ción y la sen­sa­ción de sano te­mor ha­cia lo que po­dría en­con­trar, pre­ce­dió al mo­men­to en que fi­nal­men­te abor­dé el avión de una lí­nea aé­rea ho­lan­de­sa, que des­pe­gó del ae­ro­puer­to de la ciu­dad de Mé­xi­co, pun­tual­men­te. Des­pués de una bre­ve es­tan­cia en el ae­ro­puer­to de Ams­ter­dam, cam­bia­mos de avión y nos di­ri­gi­mos a Bru­se­las don­de co­no­cí un sin­gu­lar li­cor lla­ma­do Man­da­ri­na Na­po­león y tam­bién una fá­bri­ca con una lí­nea im­pre­sio­nan­te de li­co­res. De Bru­se­las via­jé por tren a Pa­rís, al sa­lir de la es­ta­ción to­mé un ta­xi y so­li­ci­té al con­duc­tor que me lle­va­ra al Ho­tel In­ter­con­ti­nen­tal. El ta­xis­ta no se mo­vía y en­ton­ces un guar­dia le pi­dió que avan­za­ra, pe­ro al­go se di­je­ron y yo lo in­ter­pre­té co­mo que no en­ten­día lo que le ha­bía di­cho. El guar­dia me pre­gun­tó que a dón­de me di­ri­gía y le con­tes­té “In­ter­con­ti­nen­tal Ho­tel”. El guar­dia asin­tió y di­jo exac­ta­men­te lo mis­mo al cho­fer, quien hi­zo un ade­mán de apro­ba­ción y em­pren­dió la mar­cha. Con es­to pen­sé que iba a ser un tan­to com­pli­ca­da la co­mu­ni­ca­ción con los fran­ce­ses, pe­ro en reali­dad no fue así. Des­pués de de­jar Pa­rís y se­guir por tren a An­gou­le­me, un aten­to ca­ba­lle­ro me tras­la­dó de la es­ta­ción al Cas­ti­llo de Cour­voi­sier, en el cual me hos­pe­da­ron en una enor­me habitación amue­bla­da al es­ti­lo de los no­bles de épo­cas pa­sa­das. Co­no­cí to­do el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción del Cog­nac y la muy in­tere­san­te téc­ni­ca de cons­truc­ción de ba­rri­cas de ro­ble de Li­mou­si­ne. Al atar­de­cer, mi guía que era una muy bella y aten­ta chi­ca, me lle­vó de re­gre­so al cas­ti­llo, subí a mi habitación y co­mo ha­bía si­do un día un tan­to agi­ta­do me dis­pu­se a dor­mir en esa con­for­ta­ble ca­ma. Ha­brían pa­sa­do al­gu­nos mi­nu­tos cuan­do cla­ra­men­te es­cu­ché que las puer­tas de un enor­me ro­pe­ro se abrían y sen­tí pa­sos que se acer­ca­ron a la ca­ma y lue­go co­mo dos per­so­nas se sen­ta­ban a los pies de la mis­ma. Creo que re­ci­bí la ama­ble vi­si­ta de los an­te­pa­sa­dos de la fa­mi­lia Cour­voi­sier o del mis­mí­si­mo Na­po­león. ¡Brrrrr! Mis va­rias y muy me­mo­ra­bles ex­pe­rien­cias en el mun­do del Te­qui­la fue­ron gra­cias a to­das las per­so­na­li­da­des que tu­ve el gus­to de co­no­cer. Co­mo ejem­plo, sien­do Pre­si­den­te de Mé­xi­co el se­ñor Vi­cen­te Fox, vi­si­tó las ins­ta­la­cio­nes de Jo­sé Cuer­vo en Te­qui­la, Ja­lis­co jun­to con su es­po­sa do­ña Mart­ha. An­te di­cha pre­sen­cia me so­li­ci­ta­ron que lle­va­ra con­mi­go un re­co­no­ci­mien­to en­mar­ca­do y un dis­tin­ti­vo de Maes­tro Te­qui­le­ro (un cuerno de por­ce­la­na con apli­ca­cio­nes de pla­ta), pa­ra en­tre­gár­se­lo en agra­de­ci­mien­to a su apo­yo pa­ra im­pul­sar el Te­qui­la den­tro y fue­ra del país. Am­bos se mos­tra­ron in­tere­sa­dos en es­te te­ma y el se­ñor Fox acep­tó con be­ne­plá­ci­to los ob­je­tos en­tre­ga­dos. Otras ce­le­bri­da­des que tu­ve la for­tu­na de co­no­cer en di­fe­ren­tes oca­sio­nes fue­ron: Cé­sar Cos­ta, Ga­briel García Már­quez, Paty Man­te­ro­la, Pe­dro Fe­rriz de Con, Pe­dro Fe­rriz San­ta Cruz, Emi­lio Az­cá­rra­ga Jean, Ri­car­do Salinas Plie­go, Nino Ca­nún, Em­ma­nuel en­tre otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.