Se cas­ti­ga aban­dono de abue­los, con cam­bios en la ley

Es ne­ce­sa­rio que ciu­da­da­nía se sen­si­bi­li­ce y de­nun­cie an­te au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes

Tribuna de San Luis - - PORTADA - JOEL OLEA GA­LIN­DO

Lue­go que el mes pa­sa­do se apro­ba­ran las re­for­mas al Có­di­go Pe­nal de So­no­ra para en­du­re­cer las san­cio­nes con­tra quien mal­tra­te a los adul­tos ma­yo­res, en San Luis Río Co­lo­ra­do le­jos de dis­mi­nuir la in­ci­den­cia en es­te as­pec­to, se ha pro­pi­cia­do que ha­ya la ne­ce­si­dad que la ciu­da­da­nía se sen­si­bi­li­ce y se en­te­re que la pe­na­li­dad pue­de ser de ocho me­ses a ocho años de cár­cel, por lo que es ne­ce­sa­rio que de­nun­cie es­tos ca­sos an­te las au­to­ri­da­des co­rres­pon­dien­tes y se cas­ti­gue con­for­me a la ley.

De­bi­do a ello, TRI­BU­NA DE SAN LUIS en­tre­vis­tó a Mi­guel Lar­dín Sa­lle, te­so­re­ro del pa­tro­na­to de la Ca­sa Ho­gar del An­ciano “Sán­chez Me­jo­ra­da”, quien opi­nó que es­ta ley es en res­pues­ta a una exi­gen­cia por los adul­tos ma­yo­res, que son nues­tros abue­los, quie­nes nos han en­se­ña­do el buen ca­mino y re­quie­ren un tra­to digno, ne­ce­si­tan ser res­pe­ta­dos y que los cui­de­mos, que los va­lo­re­mos y no pa­de­cer mal­tra­tos.

De­ta­lló que en el ca­so de quie­nes ha­bi­tan en el asi­lo de an­cia­nos, ca­si en su ma­yo­ría se en­cuen­tran aban­do­na­dos por sus fa­mi­lia­res, “por lo que es di­fí­cil para la ins­ti­tu­ción que se sos­tie­ne de do­na­cio­nes y de re­cur­sos pro­pios de quie­nes in­te­gran el pa­tro­na­to, de re­ci­bir más adul­tos ma­yo­res aban­do­na­dos, ya que son li­mi­ta­dos los re­cur­sos con los que se cuen­tan”.

Lar­dín Sa­lle afir­mó que és­te es un ca­so re­cu­rren­te en la ca­sa ho­gar, don­de per­so­nas avi­san so­bre an­cia­nos aban­do­na­dos, pe­ro que no los de­nun­cian an­te las au­to­ri­da­des, por ello la­men­ta­ble­men­te se que­dan ol­vi­da­dos

por las di­ver­sas co­lo­nias de San Luis.

Con­ti­nuó di­cien­do que la ma­yor par­te de es­tos de­li­tos con­tra los adul­tos ma­yo­res son co­me­ti­dos por sus fa­mi­lia­res o cui­da­do­res, por lo que fi­nal­men­te son de­nun­cia­dos por ve­ci­nos cer­ca­nos con un cier­to afec­to con la víc­ti­ma, pe­ro no pue­den ha­cer­se car­go de ellos.

“En el asi­lo ‘Sán­chez Me­jo­ra­da’ ha­ce­mos lo que hu­ma­na­men­te po­de­mos por ellos, la­men­ta­ble­men­te es­ta­mos ope­ran­do a nues­tra má­xi­ma ca­pa­ci­dad, por

lo que de se­guir aten­dien­do a los adul­tos ma­yo­res en aban­dono re­que­ri­mos que la ciu­da­da­nía se sen­si­bi­li­ce en es­te pro­ble­ma y apor­te con re­cur­sos o tra­ba­jo so­cial para po­der dar­les una vi­da dig­na en el oca­so de sus vi­das”.

Pre­ci­só que aun­que el ob­je­ti­vo del asi­lo es que el adul­to ma­yor pue­da re­in­te­grar­se con su fa­mi­lia, a ve­ces la si­tua­ción pre­ca­ria en la que vi­ven con­di­cio­na a to­mar me­di­das pre­ven­ti­vas, por lo que es ne­ce­sa­rio la in­ter­ven­ción de la au­to­ri­dad, en es­te ca­so la Fis­ca­lía de la De­fen­sa del Adul­to Ma­yor.

MI­GUEL LAR­DÍN SA­LLE

“Es di­fí­cil para la ins­ti­tu­ción (….) re­ci­bir más adul­tos ma­yo­res aban­do­na­dos, ya que son li­mi­ta­dos los re­cur­sos”

Te­so­re­ro del pa­tro­na­to Ca­sa Ho­gar

EL ABAN­DONO de adul­tos ma­yo­res por sus fa­mi­lia­res es un de­li­to que se cas­ti­ga­rá con pe­nas se­ve­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.