R ío re­vue lto

Tribuna de San Luis - - ANÁLISIS - ORLANDO NA­VA­RRO ZAYAS

UN PO­CO DE HIS­TO­RIA: ¿Re­cuer­dan a Xa­vier Mar­tín Mi­na? : Se apa­ga el re­lám­pa­go: Xa­vier Mi­na mue­re fu­si­la­do en No­viem­bre 11 -1817.

INI­CIO DE SE­MA­NA CON IN­CON­SIS­TEN­CIAS EN LA PO­LI­CÍA: Po­li­cías re­pro­ba­dos con­ti­núan en ac­ti­vo -Tri­bu­na la de ocho aun­que sea de seis- trein­ta son los re­pro­ba­dos que con­ti­núan “Ja­lan­do”. Sr. Co­man­dan­te Ju­lio Cé­sar Va­len­zue­la ¿Cuál es el pro­to­co­lo que se de­be se­guir con es­tos agen­tes po­li­cía­cos? ¿Por qué no se ape­ga a es­tas re­glas? ¿Por qué no los in­clu­ye al pro­gra­ma de reha­bi­li­ta­ción?

Ahí es­tá el por­qué de tan­ta in­se­gu­ri­dad en la Ciu­dad. To­dos los días de­tie­ne a dos o tres ven­de­do­res de dro­ga, pe­ro no se aca­ban. Otro muer­to -eje­cu­ta­do- to­tal la cor­po­ra­ción po­li­cía­ca en ple­na crisis. ¿Has­ta cuán­do Sr. Pre­si­den­te Mu­ni­ci­pal?

UNA BUE­NA: Nun­ca más los Gallardo Bra­ca­mon­tes de SLRC vi­vi­rán ba­jo de un ár­bol’: Pano Sa­li­do.

Ha­bían sido des­alo­ja­dos de una ca­sa de ren­ta, lue­go de un pre­dio don­de co­bi­ja­ban a una de sus hi­jas y a dos nie­tos en una ca­sa de mu­ñe­cas y te­nían vi­vien­do un mes ba­jo la som­bra de un mez­qui­te, fo­rra­do por car­to­nes.

Por for­tu­na un ve­cino abo­gó por ellos y unien­do es­fuer­zos, la AC de Ti­jua­na, Cons­tru­yen­do Es­pe­ran­zas, 16 alum­nos de In­ge­nie­ría Ci­vil del Tec­no­ló­gi­co de Puer­to Pe­ñas­co y Pano Sa­li­do, cons­tru­ye­ron en tres días una ca­sa, que le de­vuel­ve la es­pe­ran­za a la fa­mi­lia de la co­lo­nia To­pahue de SLRC. Y EL Al­cal­de de SLRC an­da en cam­pa­ña.

Co­mien­zo del li­bro de la Sa­bi­du­ría (1,1-7): Amad la jus­ti­cia, los que re­gís la tie­rra, pen­sad co­rrec­ta­men­te del Se­ñor y bus­cad­lo con co­ra­zón en­te­ro. Lo en­cuen­tran los que no exi­gen prue­bas y se re­ve­la a los que no des­con­fían. Los ra­zo­na­mien­tos re­tor­ci­dos ale­jan de Dios y su po­der, so­me­ti­do a prue­ba, po­ne en evi­den­cia a los ne­cios. La sa­bi­du­ría no en­tra en al­ma de ma­la ley ni ha­bi­ta en cuer­po deu­dor del pe­ca­do. El es­pí­ri­tu edu­ca­dor y san­to rehú­ye la es­tra­ta­ge­ma, le­van­ta el cam­po an­te los ra­zo­na­mien­tos sin sen­ti­do y se rin­de an­te el asal­to de la in­jus­ti­cia. La sa­bi­du­ría es un es­pí­ri­tu ami­go de los hom­bres que no de­ja im­pu­ne al des­len­gua­do; Dios pe­ne­tra sus en­tra­ñas, vi­gi­la pun­tual­men­te su co­ra­zón y es­cu­cha lo que di­ce su lengua. Por­que el es­pí­ri­tu del Se­ñor llena la tie­rra y co­mo da con­sis­ten­cia al uni­ver­so, no ig­no­ra nin­gún so­ni­do. Sa­lud.

NO­VIEM­BRE 12 “DÍA DEL CAR­TE­RO” O EM­PLEA­DO POS­TAL: Fe­li­ci­da­des a to­dos ellos =o los que que­dan- des­gra­cia­da­men­te; es­te ser­vi­cio pos­tal, se vino a me­nos por el des­cui­do de la SCT. Y el otor­gar to­da cla­se de per­mi­sos a par­ti­cu­la­res que des­pla­za­ron los co­rreos na­cio­na­les. Pues bien para los que aun la­bo­ran en es­ta de­pen­den­cia mis más sin­ce­ras fe­li­ci­ta­cio­nes. An­tes, -mu­cho- nos po­nía­mos unas pe­das, de pro­nós­ti­cos re­ser­va­dos ¿Te acuer­das mi que­ri­do Car­los Bri­bies­ca? Sa­lud…

RE­FLE­XIÓN: La po­lí­ti­ca es más sim­ple. Es un jue­go de po­der in­terno, de ba­lan­ces y ga­ran­tías para sos­te­ner un edi­fi­cio de in­tere­ses eco­nó­mi­cos y de do­mi­nio, (el di­ne­ro vie­ne pri­me­ro) y no es el pre­si­den­te en turno el úni­co gran elec­tor cu­ya so­la vo­lun­tad bas­ta­ría para ha­cer sa­lir el sol por el po­nien­te. No; eso no su­ce­de nun­ca ni en los me­jo­res mo­men­tos del más gran­de au­tó­cra­ta. El sol sa­le por el oriente y la no­che con es­tre­llas o sin re­fle­jos, siem­pre es os­cu­ra. Bo­la de “We­yes” Sa­lud. So­la­men­te exis­te es­te gra­ba­do, que pre­ten­de re­tra­tar a Xa­vier Mi­na. To­das las imá­ge­nes que se han pro­du­ci­do en años pos­te­rio­res a la muer­te del jo­ven gue­rri­lle­ro son de­ri­va­cio­nes de és­te. Las des­crip­cio­nes que de él exis­ten ha­blan de un mu­cha­cho “buen mo­zo”.

El 11 de no­viem­bre de 1817, Xa­vier Mar­tín Mi­na, pre­so de las tro­pas rea­lis­tas, se pre­pa­ra­ba para en­fren­tar­se con la muer­te. Mo­ri­ría fu­si­la­do en las cer­ca­nías del fuer­te de Los Re­me­dios, en lo que hoy es el mu­ni­ci­pio gua­na­jua­ten­se de Pén­ja­mo. Le es­cri­bió a su pa­dre, anun­cián­do­le que mo­ri­ría a ma­nos de los ser­vi­do­res de Fer­nan­do VII. Atrás que­da­ba la me­mo­ria de sus días de gue­rri­lle­ro en la gue­rra de In­de­pen­den­cia es­pa­ño­la, de sus días de pri­sión en Vi­cen­nes, don­de aca­bó de con­ver­tir­se en un só­li­do li­be­ral. Atrás que­da­ban sus crí­ti­cas al cor­to y mez­quino mo­nar­ca es­pa­ñol que so­ña­ba con el po­der ab­so­lu­to, a des­pe­cho del es­pí­ri­tu de la Cons­ti­tu­ción de Cá­diz.

Xa­vier Mar­tín Mi­na se iba a mo­rir en tie­rra no­vohis­pa­na, con­ven­ci­do de que el via­je a Amé­ri­ca, que le ha­bía per­mi­ti­do co­no­cer a Si­món Bo­lí­var y tra­bar re­la­ción con de­ce­nas de cons­pi­ra­do­res in­de­pen­den­tis­tas era una for­ma de lu­char por las li­ber­ta­des de los in­di­vi­duos, pe­ro tam­bién el me­jor mo­do de en­fren­tar­se y so­ca­var el ré­gi­men de Fer­nan­do VII. Ha­bía em­pe­ña­do la vi­da en ello y el des­tino le co­bra­ba el pre­cio… Sa­lud… Sa­lud…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.