Pas­to­ral de la CEM y el mo­men­to elec­to­ral

Tribuna de San Luis - - Análisis - Fe­li­pe Ariz­men­di Obis­po Emé­ri­to de San Cris­to­bal de las Ca­sas

Aca­ba de pu­bli­car­se el Pro­yec­to Ge­ne­ral de Pas­to­ral (PGP), que du­ran­te va­rios me­ses ela­bo­ra­mos en la Con­fe­ren­cia del Epis­co­pa­do Me­xi­cano (CEM), con la ayu­da de mu­chas per­so­nas e ins­ti­tu­cio­nes del país, co­mo una pre­pa­ra­ción a los 500 años de las apa­ri­cio­nes de la Vir­gen de Guadalupe (1531-2031) y a los 2000 años de la Re­den­ción, la muer­te de Je­su­cris­to en la Cruz (33-2033).

No es un Plan de Pas­to­ral, sino un Pro­yec­to Ge­ne­ral con un pro­pó­si­to muy cla­ro: des­cri­bir las gran­des reali­da­des en que es­ta­mos in­mer­sos, ofre­cer cri­te­rios ilu­mi­na­do­res a la luz del mis­te­rio de la Re­den­ción y del He­cho Gua­da­lu­pano, e in­di­car ac­ti­tu­des fun­da­men­ta­les pa­ra ayu­dar a cons­truir un nue­vo país, sien­do una Igle­sia con un ros­tro re­no­va­do. Los pla­nes con­cre­tos de pas­to­ral de­be­rán ser ela­bo­ra­dos por las di­ver­sas ins­tan­cias que tie­ne la Igle­sia en Mé­xi­co, ade­cuán­do­los a su reali­dad y te­nien­do en cuen­ta los pro­pios pro­ce­sos pas­to­ra­les.

PEN­SAR

Se­lec­ciono al­gu­nos pá­rra­fos de nues­tro PGP, que tie­nen que ver con el mo­men­to elec­to­ral que es­ta­mos vi­vien­do:

“Nues­tra for­ma de go­bierno ha ido avan­zan­do len­ta­men­te. Una par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na ca­da vez más ma­du­ra y or­ga­ni­za­da da se­ña­les de la to­ma de con­cien­cia de que los asun­tos pú­bli­cos son res­pon­sa­bi­li­dad de to­dos. Nu­me­ro­sos gru­pos so­cia­les y ciu­da­da­nos se or­ga­ni­zan ca­da vez me­jor pa­ra ex­pre­sar, ma­ni­fes­tar y de­fen­der sus ideas en los más di­ver­sos cam­pos, así co­mo pa­ra exi­gir la ren­di­ción de cuen­tas y el res­pe­to por sus de­re­chos. Des­ta­ca­mos la im­por­tan­cia que en es­te nue­vo es­ce­na­rio na­cio­nal ad­quie­re la re­pre­sen­ta­ción de un im­por­tan­te nú­me­ro de jó­ve­nes que pau­la­ti­na­men­te se han ido in­cor­po­ran­do y van des­per­tan­do en su par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, uti­li­zan­do de ma­ne­ra crea­ti­va las nue­vas tec­no­lo­gías en es­te cam­po. La de­mo­cra­cia co­mo for­ma de go­bierno en nues­tro país, aun­que sea de ma­ne­ra for­mal, po­co a po­co se ha ido con­so­li­dan­do. Van que­dan­do atrás las du­das y las con­tro­ver­sias por los re­sul­ta­dos. Se han for­ta­le­ci­do las ins­ti­tu­cio­nes en es­te cam­po, se han des­ti­na­do cuan­tio­sos re­cur­sos pa­ra dar cre­di­bi­li­dad a las vo­ta­cio­nes y se ha tra­ta­do de que sean los ciu­da­da­nos

quie­nes es­tén al fren­te de es­tos pro­ce­sos” (61).

“A pe­sar de que se han des­ti­na­do gran­des can­ti­da­des de di­ne­ro pa­ra con­so­li­dar nues­tra de­mo­cra­cia, sien­do una de las más ca­ras del mun­do, no ter­mi­na de afian­zar­se, de­jan­do pro­fun­da­men­te in­sa­tis­fe­chos a mu­chos ciu­da­da­nos que se sien­ten de­silu­sio­na­dos por es­ta for­ma de go­bierno, so­bre to­do por los escándalos de co­rrup­ción, los sa­la­rios es­tra­tos­fé­ri­cos de po­lí­ti­cos y fun­cio­na­rios, la su­per­fi­cia­li­dad de las pla­ta­for­mas de los par­ti­dos, la ma­ni­pu­la­ción del vo­to que jue­ga con la po­bre­za de la gen­te y los es­ca­sos re­sul­ta­dos que se ofre­cen pa­ra una vi­da me­jor de los pue­blos. Los po­lí­ti­cos ten­drán que re­cu­pe­rar la con­fian­za de los ciu­da­da­nos y el ver­da­de­ro sen­ti­do de la po­lí­ti­ca, co­mo esa bús­que­da con­ti­nua del bien co­mún que nos lle­va a cons­truir so­cie­da­des jus­tas y en paz. Tam­bién los ciu­da­da­nos ten­dre­mos que sa­ber que la de­mo­cra­cia no ter­mi­na emi­tien­do nues­tro vo­to, sino que es ne­ce­sa­rio dar se­gui­mien­to a es­te pro­ce­so, exi­gir el cum­pli­mien­to de las pro­me­sas de cam­pa­ña y pe­dir la ren­di­ción de cuen­tas de ma­ne­ra trans­pa­ren­te, de­ber al que to­do po­lí­ti­co es­tá obli­ga­do” (62).

AC­TUAR

Su­gie­ro que to­dos co­noz­ca­mos es­te Pro­yec­to, lo asu­ma­mos y lo lle­ve­mos a la prác­ti­ca, pa­ra que no se que­de en un do­cu­men­to más. De to­dos de­pen­de la re­no­va­ción de la pa­tria y de la Igle­sia. Es nues­tra apor­ta­ción al bien del país.

Los pla­nes

con­cre­tos de pas­to­ral de­be­rán ser ela­bo­ra­dos por las di­ver­sas ins­tan­cias que tie­ne la Igle­sia en Mé­xi­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.