AT­TACK ON TI­TAN, EL ME­JOR

No te pier­das la re­se­ña de es­ta se­rie de ani­ma­ción ja­po­ne­sa, por Daniel Mo­ra

Tribuna de San Luis - - Portada - DANIEL MO­RA

¡ Ho­la! Soy Daniel y es­ta­ré es­cri­bien­do lo más re­le­van­te so­bre la cul­tu­ra ja­po­ne­sa, más con­cre­ta­men­te so­bre la ani­ma­ción y man­ga y có­mo ha in­flui­do es­te mer­ca­do en nues­tro Mé­xi­co lin­do y que­ri­do.

El ani­me en Mé­xi­co ha si­do de su­ma im­por­tan­cia en la in­fan­cia de ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res, de­bi­do a su gran pre­sen­cia en la pro­gra­ma­ción de la tv abier­ta; des­de “Hei­di”, “Ma­zin­ger Z” o “Vol­tron” has­ta se­ries más re­cien­tes co­mo “Dra­gon Ball” o “Ran­ma ½”.

El ani­me ha evo­lu­cio­na­do a lo lar­go de los años y jun­to a esa evo­lu­ción se in­clu­ye una ma­yor exi­gen­cia por los con­su­mi­do­res de es­te ne­go­cio que han tras­cen­di­do más allá de su país de ori­gen (Ja­pón). Por lo mis­mo, exis­te ac­tual­men­te una gran can­ti­dad de gé­ne­ros que van des­de las se­ries de ac­ción pa­ra to­das las eda­des (shö­nen), sien­do las más co­no­ci­das “Dra­gon Ball” y “Na­ru­to” has­ta pro­duc­cio­nes di­ri­gi­das a sec­to­res más es­pe­cí­fi­cos co­mo ani­mes de ro­man­ce, de de­por­tes o te­rror.

Una de las se­ries que me­jor ha lo­gra­do llegar a los sen­ti­dos de los es­pec­ta­do­res al­re­de­dor del glo­bo y ha con­se­gui­do in­tri­gar has­ta a los más exi­gen­tes crí­ti­cos de ci­ne y te­le­vi­sión es “Shin­ge­ki no Kyo­jin” (At­tack on Ti­tan, en in­glés; El Ata­que de los Ti­ta­nes en es­pa­ñol), el cual a pa­sos agi­gan­ta­dos ha sa­bi­do co­lo­car­se en el sa­lón de la fa­ma de ani­mes que han mar­ca­do ge­ne­ra­cio­nes en­te­ras.

Es­ta se­rie está ba­sa­da en el man­ga ho­mó­ni­mo de Ha­ji­me Isa­ya­ma lan­za­do por pri­me­ra vez en el 2009 en la re­vis­ta “Bes­sat­su Shö­nen Ma­ga­zi­ne”. Ori­gi­nal­men­te es­ta­ba di­ri­gi­da al pú­bli­co ado­les­cen­te (de­bi­do a que es­te es el gi­ro de la re­vis­ta), pe­ro a lo lar­go de su historia se van pre­sen­tan­do si­tua­cio­nes que bien la pue­den co­lo­car pa­ra a un pú­bli­co más ma­du­ro.

La tra­ma se cen­tra en un mun­do don­de la hu­ma­ni­dad es ca­si ani­qui­la­da por unas si­nies­tras cria­tu­ras hu­ma­noi­des, que van des­de cin­co has­ta 15 me­tros de al­tu­ra, lla­ma­das Ti­ta­nes, los cua­les tie­nen co­mo úni­co pro­pó­si­to de­vo­rar hu­ma­nos. No obs­tan­te, un gru­po re­du­ci­do de per­so­nas pu­do so­bre­vi­vir den­tro de una gran mu­ra­lla de 50 me­tros de al­tu­ra, tri­pli­can­do la al­tu­ra má­xi­ma re­gis­tra­da de los Ti­ta­nes vis­tos has­ta esa épo­ca.

Es­ta mu­ra­lla di­vi­di­da en tres sec­cio­nes, des­pués de ca­si 100 años de paz, es ata­ca­da por el Ti­tán Co­lo­sal, de ma­yor al­tu­ra que las mis­mas mu­ra­llas y rom­pe la puer­ta del dis­tri­to del Sur, per­mi­tien­do la en­tra­da a una gran can­ti­dad de Ti­ta­nes me­no­res, crean­do una gran ma­sa­cre.

En ese dis­tri­to se en­con­tra­ban los per­so­na­jes prin­ci­pa­les de la se­rie (“Eren Yae­ger”, “Mi­ka­sa Ac­ker­man” y “Ar­min Ar­lert”)

los cua­les fue­ron tes­ti­gos de la ca­tás­tro­fe de ese día. Tras ser res­ca­ta­do, el pro­ta­go­nis­ta de la tra­ma, “Eren Yae­ger”, em­pren­de una ven­gan­za con­tra to­dos los Ti­ta­nes por la muer­te de su ma­dre; pa­ra lo­grar es­to, se une a la Le­gión de Re­co­no­ci­mien­to, una uni­dad al­ta­men­te en­tre­na­da pa­ra eli­mi­nar a los gi­gan­tes, uti­li­zan­do he­rra­mien­tas de pro­pul­sión y es­pa­das pa­ra com­ba­tir­los.

ROTUNDO ÉXI­TO

El éxi­to de es­ta se­rie se ba­sa prin­ci­pal­men­te en los gi­ros ar­gu­men­ta­les que la tra­ma pre­sen­ta, dán­do­le un ai­re al es­ti­lo de “Ga­me of th­ro­nes”, ma­ne­jan­do la in­tri­ga co­mo ele­men­to prin­ci­pal, así que no es re­co­men­da­ble en­ca­ri­ñar­se con al­guno de los per­so­na­jes.

Aun­que la ac­ción es uno de sus pi­la­res, las ba­ta­llas con­tra los Ti­ta­nes pa­san a se­gun­do plano una vez que se desa­rro­lla la historia de ca­da uno de sus per­so­na­jes. Igual­men­te, a lo lar­go de la tra­ma, se van plan­tan­do du­das so­bre el ori­gen de los hu­ma­noi­des, su ra­zón de ser y las mo­ti­va­cio­nes de los per­so­na­jes. Por ejem­plo, en su pri­me­ra tem­po­ra­da se pue­de ob­ser­var un desa­rro­llo más pro­fun­do en el tras­fon­do de “Ar­min Ar­lert”.

A pe­sar de uti­li­zar un lien­zo ideal pa­ra con­si­de­rar­lo shö­nen (pa­ra ado­les­cen­tes), es de­cir con un per­so­na­je prin­ci­pal jo­ven y es­ce­nas de ac­ción vis­to­sas, tam­bién po­see ele­men­tos dis­tin­ti­vos que iden­ti­fi­can a se­ries pa­ra un pú­bli­co más ma­du­ro (sei­nen), co­mo una ma­yor pro­fun­di­dad ar­gu­men­tal, es­ce­nas subidas de tono y pla­nos que bus­can evo­lu­cio­nar con sus per­so­na­jes.

Uno de los as­pec­tos más aplau­di­dos de es­ta se­rie es la se­rie­dad con la que se to­man el ma­ne­jo y desa­rro­llo del ani­me, el cual no uti­li­za nin­gún re­cur­so de fan­ser­vi­ce co­mo es­ce­nas su­ges­ti­vas, des­nu­dez in­ne­ce­sa­ria o co­me­dia exa­ge­ra­da, es de­cir man­tie­ne un am­bien­te so­brio que no pre­ten­de ven­der, sino con­tar una ver­da­de­ra historia.

Una no es nin­gu­na, ya que “At­tack

on Ti­tan” exi­ge múl­ti­ples vis­tas pa­ra lo­grar apre­ciar to­dos los ma­ti­ces pre­sen­ta­dos en la historia. El crea­dor del man­ga en el que se ba­sa la se­rie, Ha­ji­me Isa­ya­ma, co­men­ta en una en­tre­vis­ta que su­fría de “bull­ying” cuan­do iba a la es­cue­la y ad­mi­te que di­chos even­tos han in­flui­do enor­me­men­te en sus obras. Por la mis­ma ra­zón, los fa­ná­ti­cos de “hue­so

co­lo­ra­do” de la pro­duc­ción han desa­rro­lla­do múl­ti­ples teo­rías en cuan­to al sig­ni­fi­ca­do de los Ti­ta­nes, las de­ci­sio­nes que ha to­ma­do Isa­ya­ma en el nu­do de la tra­ma y las mu­chas in­ter­pre­ta­cio­nes fi­lo­só­fi­cas y psi­co­ló­gi­cas que pue­den sur­gir a lo lar­go de es­ta obra li­te­ra­ria, te­le­vi­si­va y ci­ne­ma­to­grá­fi­ca.

Pe­ro no to­do es miel so­bre ho­jue­las. El 1 de agos­to del 2015 se es­tre­nó en los ci­nes de la na­ción del sol na­cien­te la adap­ta­ción Li­ve Ac­tion de la obra de Isa­ya­ma, re­ci­bien­do una te­rri­ble acep­ta­ción por par­te de los fans de la se­rie, así co­mo de los crí­ti­cos de ci­ne. Brian Ash­craft de Ko­ta­ku, por ejem­plo, cul­pó de­re­cha­men­te a to­dos los cam­bios ar­gu­men­ta­les con re­la­ción al ma­te­rial ori­gi­nal que es­tán en la pe­lí­cu­la. Los pro­duc­to­res de­ci­die­ron aña­dir con­te­ni­do nue­vo al fil­me, el cual no tu­vo ma­yor tras­cen­den­cia, ade­más de uti­li­zar efec­tos es­pe­cia­les de ba­jo pre­su­pues­to que de­jan mu­cho que desear.

Otros crí­ti­cos ar­gu­men­tan que exis­tie­ron de­fi­cien­cias que crean in­con­sis­ten­cias en la na­rra­ti­va y de­gra­dan ho­rri­ble­men­te la obra ori­gi­nal de Ha­ji­me Isa­ya­ma; por ejem­plo, una es­ce­na eró­ti­ca en me­dio de una pe­lea con­tra los Ti­ta­nes que rom­pe de ma­ne­ra ne­ga­ti­va el es­que­ma que se bus­ca res­pe­tar en el am­bien­te de la na­rra­ti­va. El au­tor es me­xi­ca­len­se, es­tu­dian­te de De­re­cho,

y se­gui­dor del ani­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.