Des­car­ta la aus­te­ri­dad el Po­der Ju­di­cial

El mi­nis­tro Luis Ma­ría Agui­lar di­ce que al­tos suel­dos ga­ran­ti­zan in­de­pen­den­cia

Tribuna de San Luis - - Finanzas - GABRIEL XANTOMILA/El Sol de Mé­xi­co

CDMX.- La in­de­pen­den­cia de los jue­ces no de­pen­de úni­ca­men­te del rec­to ac­tuar y con­vic­cio­nes pro­pias, sino que está en­mar­ca­da en las con­di­cio­nes fa­vo­ra­bles que lo per­mi­tan, di­jo Luis Ma­ría Agui­lar Mo­ra­les, pre­si­den­te de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción.

Du­ran­te la ce­re­mo­nia con mo­ti­vo del Día del Abo­ga­do, ce­le­bra­da en Los Pi­nos, di­jo que en­tre esas con­di­cio­nes no so­la­men­te está fa­ci­li­tar su tra­ba­jo, sino dar­les la ne­ce­sa­ria se­gu­ri­dad de que se­rán res­pe­ta­dos en sus de­ci­sio­nes, en su per­ma­nen­cia en el car­go, en su in­te­gri­dad per­so­nal. Y ade­más, en sus sa­la­rios y con­di­cio­nes de re­ti­ro ra­zo­na­bles y dig­nas.

"Que le per­mi­tan te­ner la hu­ma­na tran­qui­li­dad pa­ra re­fle­xio­nar sus aná­li­sis y de­ci­sio­nes sin pre­sio­nes ni in­ter­nas ni ex­ter­nas que do­blen la va­ra de la jus­ti­cia", di­jo Agui­lar. "Las con­di­cio­nes de se­gu­ri­dad, es­ta­bi­li­dad, re­mu­ne­ra­cio­nes dig­nas y ca­pa­ci­ta­ción, no son en be­ne­fi­cio per­so­nal de los juz­ga­do­res".

CDMX.- El mi­nis­tro pre­si­den­te de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción (SCJN), Luis Ma­ría Agui­lar Mo­ra­les, ase­gu­ró que las re­mu­ne­ra­cio­nes y pen­sio­nes de los miem­bros del Po­der Ju­di­cial de la Fe­de­ra­ción no son pri­vi­le­gios, sino con­di­cio­nes que ga­ran­ti­zan la au­to­no­mía e in­de­pen­den­cia de ma­gis­tra­dos y jue­ces.

“Te­ner re­mu­ne­ra­cio­nes y con­di­cio­nes de re­ti­ro ra­zo­na­bles y dig­nas, que les per­mi­tan te­ner la hu­ma­na tran­qui­li­dad pa­ra re­fle­xio­nar sus aná­li­sis y de­ci­sio­nes sin pre­sio­nes ni in­ter­nas ni ex­ter­nas que do­blen la va­ra de la jus­ti­cia”, de­man­dó.

Agui­lar Mo­ra­les ase­gu­ró que no hay du­da de que la ciu­da­da­nía vo­tó por el me­jor can­di­da­to que con­si­de­ró (An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor), quien du­ran­te años y “den­tro del sis­te­ma mis­mo de la de­mo­cra­cia bus­có pa­cí­fi­ca­men­te la con­fian­za de la so­cie­dad”.

Pe­ro re­cor­dó al vir­tual pre­si­den­te, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, que te­ner bue­nos jue­ces, in­de­pen­dien­tes y con­fia­bles ha­ce que la de­mo­cra­cia sea real y efec­ti­va y el Es­ta­do de De­re­cho de­je de ser una uto­pía.

El mi­nis­tro pre­si­den­te ex­pli­có que la in­de­pen­den­cia del Po­der Ju­di­cial ga­ran­ti­za el equi­li­brio de los po­de­res, la de­fen­sa de la Cons­ti­tu­ción fren­te a las ar­bi­tra­rie­da­des y un freno an­te los atro­pe­llos de las ma­yo­rías ha­cia las mi­no­rías.

“Re­pi­to, las con­di­cio­nes de se­gu­ri­dad, es­ta­bi­li­dad, re­mu­ne­ra­cio­nes dig­nas y ca­pa­ci­ta­ción, no son en be­ne­fi­cio per­so­nal de los juz­ga­do­res, ni mu­cho me­nos pri­vi­le­gios in­con­fe­sa­bles de és­tos, sino con­di­cio­nes

ne­ce­sa­rias pa­ra un ser­vi­cio pú­bli­co in­dis­pen­sa­ble, in­elu­di­ble de un país de­mo­crá­ti­co que bus­ca te­ner paz en el res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos de to­dos y cons­truir con ello una so­cie­dad más jus­ta”, ex­pre­só du­ran­te la con­me­mo­ra­ción del Día del Abo­ga­do.

En la vís­pe­ra, Ló­pez Obra­dor in­sis­tió en que es ne­ce­sa­rio ini­ciar un plan de aus­te­ri­dad que ga­ran­ti­ce li­be­rar re­cur­sos pa­ra la ins­tru­men­ta­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas de cor­te so­cial. Des­de el 2006, el ta­bas­que­ño ha ca­li­fi­ca­do co­mo pri­vi­le­gios los sa­la­rios de los mi­nis­tros, ma­gis­tra­dos y jue­ces.

De acuer­do con el ma­nual de per­cep­cio­nes del Po­der Ju­di­cial de la Fe­de­ra­ción, un mi­nis­tro pue­de al­can­zar un sa­la­rio ne­to men­sual de 269 mil 215 pe­sos, más pres­ta­cio­nes y es­tí­mu­los, co­mo un pa­go por ries­go anual de 554 mil 595 pe­sos, por la com­ple­ji­dad de sus fun­cio­nes.

Los ma­gis­tra­dos de cir­cui­to per­ci­ben un sa­la­rio ne­to men­sual de 145 mil 266 y los jue­ces ga­nan men­sual­men­te 132 mil 431 pe­sos.

“La in­de­pen­den­cia de los jue­ces no de­pen­de úni­ca­men­te del rec­to ac­tuar y con­vic­cio­nes pro­pias de los juz­ga­do­res, sino que está en­mar­ca­da en las con­di­cio­nes fa­vo­ra­bles que lo per­mi­tan, no só­lo fa­ci­li­tán­do­le su tra­ba­jo, sino dán­do­les la ne­ce­sa­ria se­gu­ri­dad de que se­rán res­pe­ta­dos en sus de­ci­sio­nes, en su per­ma­nen­cia en el car­go, en su in­te­gri­dad per­so­nal, en te­ner re­mu­ne­ra­cio­nes y con­di­cio­nes de re­ti­ro ra­zo­na­bles y dig­nas”, ex­pre­só.

Agui­lar Mo­ra­les di­jo que ha si­do ob­je­to de “in­sa­nas y co­bar­des afir­ma­cio­nes” so­bre su ac­tuar has­ta de quie­nes se han di­cho ami­gos: “no me arre­dro; en mi con­vic­ción no hay in­to­ca­bles”.

/CORTESÍA

Luis Ma­ría Agui­lar Mo­ra­les, el Día del Abo­ga­do, en Los Pi­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.