An­drés Ma­nuel ya pre­pa­ra el te­rreno

Tribuna de San Luis - - Análisis - Jo­sé Pa­ti­ño Pa­ti­ño co­rreo: jos­pa­tio@yahoo.com.mx

El vir­tual Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca elec­to, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, dio a co­no­cer una se­rie de re­for­mas a la Cons­ti­tu­ción, en don­de de­ter­mi­na va­rias de sus pro­me­sas, so­bre to­do, las re­la­cio­na­das con la co­rrup­ción, cu­yo de­li­to no ten­drá de­re­cho a fian­za, ba­jar su sa­la­rio de los fun­cio­na­rios, co­mo de los Le­gis­la­do­res, qui­tar el fue­ro, a to­dos los fun­cio­na­rios y go­ber­nan­tes, ya que ha si­do el prin­ci­pal mo­ti­vo, pa­ra fo­men­tar la co­rrup­ción, de apli­car la con­sul­ta, pa­ra de­jar el car­go de Pre­si­den­te, y sin du­da, to­dos los de su ga­bi­ne­te de­be­rán es­tar en la mis­ma si­tua­ción, rea­li­zar una con­sul­ta, pa­ra cam­biar la re­for­ma edu­ca­ti­va, pues más bien ha si­do re­for­ma la­bo­ral y no téc­ni­ca pa­ra un me­jor apren­di­za­je, apli­car el de­re­cho a la edu­ca­ción gra­tui­ta a to­dos los ni­ve­les edu­ca­ti­vos. Ya de­sig­nó al coordinador de los se­na­do­res, y tam­bién plan­teó la necesidad de crear la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad, en el país, y qui­tar otras ofi­ci­nas li­ga­das a la se­gu­ri­dad na­cio­nal.

Sin em­bar­go, es­tas ini­cia­ti­vas o de­ter­mi­na­cio­nes, se po­drán ha­cer reali­dad, has­ta que to­me po­se­sión co­mo Pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos Me­xi­ca­nos, pues por lo pron­to, son anun­cios so­la­men­te y que se ha­gan reali­dad, ya que son las exi­gen­cias de los me­xi­ca­nos. Por otra par­te, tam­bién de­ter­mi­na que los sa­la­rios mí­ni­mos en la fron­te­ra se du­pli­ca­rán, pa­ra que los tra­ba­ja­do­res se be­ne­fi­cien. Tam­bién ya con­cre­tó un fi­nan­cia­mien­to por 275 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra im­pul­sar ac­cio­nes, que le plan­tea­ron los em­pre­sa­rios, e im­pul­sar los Pi­mes.

Lo an­te­rior de­mues­tra que tie­ne ga­nas de en­trar al po­der ya con una pla­ta­for­ma de ac­cio­nes bien de­fi­ni­das, y no per­der el tiem­po, en pla­near­las has­ta que to­me po­se­sión del im­por­tan­te car­go.

Sin em­bar­go, la de­lin­cuen­cia aca­ba de dar una mues­tra de su po­de­río, en Tamaulipas, y en Mon­te­rrey, y en Ti­jua­na uti­li­zó la tec­no­lo­gía de los dro­nes, pa­ra en­viar gra­na­das a las ins­ta­la­cio­nes del Se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad de Ba­ja Ca­li­for­nia Nor­te.

Qui­zá el fu­tu­ro Se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, ya es­té ana­li­zan­do la si­tua­ción, y po­der en­con­trar jun­to con los Go­ber­na­do­res de los es­ta­dos, las po­si­bles ac­cio­nes pa­ra evi­tar que la de­lin­cuen­cia si­ga rea­li­zan­do en­fren­ta­mien­tos en­tre si, en don­de tam­bién cau­san ba­jas no so­la­men­te los agen­tes de las cor­po­ra­cio­nes o del ejér­ci­to, sino ci­vi­les que na­da tie­nen que ver con el pro­ble­ma. Es­ta si­tua­ción pue­de con­ver­tir­se en el ta­lón de Aqui­les, pa­ra su Go­bierno, si no hay una coor­di­na­ción real, en­tre las di­fe­ren­tes cor­po­ra­cio­nes, Ejér­ci­to y Ma­ri­na, pues los me­xi­ca­nos ya me­re­ce­mos vi­vir en paz y tran­qui­li­dad.

Mien­tras los Go­ber­na­do­res no par­ti­ci­pen en es­ta lu­cha, po­co o na­da se po­drá lo­grar, y tal vez no so­la­men­te con en­fren­ta­mien­tos, sino con una se­rie de ac­cio­nes de acer­ca­mien­to con los je­fes de los cár­te­les. El Go­bierno Fe­de­ral tie­ne la fuer­za su­fi­cien­te pa­ra lo­grar re­sul­ta­dos no a cor­to pla­zo, pe­ro con pa­so se­gu­ro, ir ge­ne­ran­do las con­di­cio­nes pa­ra que es­ta si­tua­ción, va­ya ba­jan­do , co­mo se ha he­cho en otros paí­ses. Los es­fuer­zos del Go­bierno en es­te ren­glón, no da­rán re­sul­ta­dos de in­me­dia­to, pues se re­quie­re de ne­go­cia­cio­nes, pa­ra no se­guir con la mis­ma si­tua­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.