Re­con­ci­liar­se es vol­ver a unir­se

Tribuna de San Luis - - Sociales - RICARDO ES­PI­NO­SA mail: co­mo­di­jo2@hot­mail.com twit­ter: @co­mo­di­jo

A ve­ces las pa­re­jas se pe­lean. Sí, es cier­to. To­do es dul­zu­ra, cor­dia­li­dad y amor y de un mo­men­to a otro, ¡to­do cam­bia!

“Pues es que tú me di­jis­te que lle­ga­rías tem­prano”; “no sa­bía que ven­dría tu ma­má a co­mer”; “es que tú siem­pre ha­ces es­to…”; “es que tú nun­ca ha­ces lo que te pi­do…” To­tal que mu­chas ve­ces por un sim­ple co­men­ta­rio, ter­mi­nan “de la greña”.

Así es. Pe­ro bueno, lue­go ge­ne­ral­men­te vie­ne la sa­bro­sa re­con­ci­lia­ción… “¿me per­do­nas?” “No, no… per­dó­na­me tú a mí, fui un ton­to…” y mien­tras se dispu­ta quién tu­vo más la cul­pa, las mues­tras de ca­ri­ño se ha­cen pre­sen­tes y pues agarran vue­lo… Ca­si siem­pre; mu­chos de es­tos ca­sos han re­sul­ta­do en so­bri­nos nue­vos.

La re­con­ci­lia­ción es ne­ce­sa­ria pa­ra unir­se de nue­vo y pa­ra llegar a ella, ca­da quien de­be re­co­no­cer su par­te de error y ha­cer­se res­pon­sa­ble. Un con­ci­lio es una jun­ta que se ha­ce pa­ra tra­tar al­gún te­ma im­por­tan­te; vie­ne del la­tín con­ci­lium y des­de la épo­ca de los ro­ma­nos ya se usa­ba pa­ra or­ga­ni­zar la jun­ta de pa­dres de familia de la es­cue­la… Bueno, en reali­dad era pa­ra las jun­tas asam­blea­rias de la Igle­sia. El con­ci­lio es la jun­ta o la reunión, y el ver­bo “con­ci­liar” en­ton­ces se con­vir­tió en la ac­ción de po­ner de acuer­do a dos o más per­so­nas so­bre al­gún te­ma. En­ton­ces en el con­ci­lio va uno a con­ci­liar, ¡pues cla­ro!

Bueno, pues ya ha­brá us­ted de­du­ci­do —o sea, sa­ca­do la con­clu­sión— de que re­con­ci­liar pues es vol­ver a con­ci­liar… ¡No me di­ga! Sí le di­go. O sea que re­con­ci­liar es vol­ver a juntarse, ser ami­gos otra vez y “atraer los áni­mos desuni­dos”. Des­pués de echar­nos con to­do, de “de­fen­der” nues­tro pun­to de vis­ta —que mu­chas ve­ces ni si­quie­ra con­si­de­ra al del otro—, des­pués de ha­ber di­cho co­sas muy feas y mu­chas ve­ces sin ar­gu­men­to; des­pués de “ja­lar la co­bi­ja” ca­da quien pa­ra su la­do… Aho­ra es tiem­po de re­con­ci­liar­nos. Por­que, que no se nos ol­vi­de: to­dos que­re­mos es­tar bien.

CON­SUL­TO­RIO VER­BAL

PRE­GUN­TA DEL PÚ­BLI­CO: Ana Gue­rre­ro, ¿es co­rrec­to de­cir por­to­rri­que­ño?

RES­PUES­TA: Sí. Puer­to­rri­que­ño o por­to­rri­que­ño. Las dos for­mas se con­si­de­ran co­rrec­tas.

AHO­RA PRE­GUN­TO: Vea­mos aho­ra es­te otro ad­je­ti­vo: es­po­rá­di­co, ¿Qué sig­ni­fi­ca es­po­rá­di­co? a.- Pe­rió­di­co b.- Oca­sio­nal c.- Fre­cuen­te d.- In­cré­du­lo

RES­PUES­TA: b. Es­po­rá­di­co sig­ni­fi­ca oca­sio­nal. Que su­ce­de con po­ca fre­cuen­cia, sin pe­rio­di­ci­dad y sin anun­ciar­se.

Me re­ti­ro con es­ta re­fle­xión: La es­cla­vi­tud más de­ni­gran­te es la de ser es­cla­vo de uno mis­mo. ¿Có­mo di­jo? Has­ta la pró­xi­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.