Sin ce­sar el in­gre­so de in­do­cu­men­ta­dos

Usual­men­te, tras días de lar­gas jor­na­das de ca­mi­na­ta sin agua, ali­men­tos y, so­bre to­do, per­di­dos en las in­hós­pi­tas e irre­gu­la­res zo­nas de­sér­ti­cas, in­mi­gran­tes que son aban­do­na­dos por los “co­yo­tes” o tra­fi­can­tes de hu­ma­nos en la fron­te­ra son ubi­ca­dos gra­ci

Tribuna de San Luis - - Portada - TEX­TO Y FO­TOS: CA­TA­LI­NA NA­VA­RRO

“El cli­ma en el de­sier­to

es muy ex­tre­mo, en ve­rano pue­de al­can­zar has­ta más de 120 gra­dos Fah­ren­heit y per­so­nas que no co­no­cen es­tas con­di­cio­nes pue­den des­va­ne­cer­se muy

fá­cil­men­te”

TIM BEST

AGEN­TE

DO­ME VA­LLEY, Ari­zo­na.Usual­men­te, tras días de lar­gas jor­na­das de ca­mi­na­ta sin agua, ali­men­tos y, so­bre to­do, per­di­dos en las in­hós­pi­tas e irre­gu­la­res zo­nas de­sér­ti­cas, in­do­cu­men­ta­dos aban­do­na­dos por los “co­yo­tes” o tra­fi­can­tes de hu­ma­nos en la fron­te­ra son ubi­ca­dos gra­cias a la tec­no­lo­gía de las co­mu­ni­ca­cio­nes.

Se tra­ta de más de 25 to­rres de res­ca­te con las que cuen­ta des­de el lí­mi­te de las Du­nas de Im­pe­rial, Ca­li­for­nia a Blyt­he, Ari­zo­na, la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za del sec­tor Yu­ma, que ofre­ció ayer la se­gun­da y úl­ti­ma jor­na­da de la Aca­de­mia pa­ra Me­dios a la que dos re­por­te­ras de TRI­BU­NA DE SAN LUIS asis­tie­ron.

IN­VEN­TO PRO­PIO

De acuer­do con el agen­te Jus­tin Ka­llin­ger, por­ta­voz de la agen­cia, pre­ci­sa­men­te ele­men­tos de la cor­po­ra­ción de es­ta re­gión desa­rro­lla­ron el mo­de­lo de las to­rres que aho­ra es­tá re­pli­ca­do por otros sec­to­res fron­te­ri­zos.

“Las to­rres fue­ron pen­sa­das por­que es­ta zo­na es muy vas­ta y le­ja­na de los mu­ni­ci­pios o po­bla­dos del con­da­do de Yu­ma”, in­di­có, “nues­tra área de res­pon­sa­bi­li­dad son 126 mi­llas li­nea­les y hay más de 172 mil mi­llas cua­dra­das de te­rre­nos irre­gu­la­res, zo­nas mon­ta­ño­sas, de­sier­to”.

La­men­tó que los “co­yo­tes” o “po­lle­ros” ge­ne­ral­men­te les ha­cen creer a los in­do­cu­men­ta­dos que se pue­de lle­gar en un día, tras brin­car la fron­te­ra, a una ciu­dad, pe­ro al des­co­no­cer los te­rre­nos op­tan por aban­do­nar­los y de­jar­los a su suer­te.

“Co­mo lo sa­ben, el cli­ma en el de­sier­to es muy ex­tre­mo, pa­ra una per­so­na en una ciu­dad es di­fí­cil no des­va­ne­cer­se en el ca­lor que re­ba­sa los 120 gra­dos cen­tí­gra­dos, aho­ra en el de­sier­to, don­de no co­no­cen una ru­ta, per­so­nas vie­nen de lu­ga­res don­de in­clu­so nun­ca ha­bían ex­pe­ri­men­ta­do el ca­lor tan in­ten­so y sue­len des­fa­lle­cer”.

Las to­rres cuen­tan con un bo­tón de emer­gen­cia que una per­so­na de es­ta­tu­ra pro­me­dio pue­de al­can­zar, al pre­sio­nar­lo se ac­ti­va y en­vía una se­ñal a la es­ta­ción pa­ra que en má­xi­mo una ho­ra una bri­ga­da de agen­tes pa­tru­lle­ros y res­ca­tis­tas acu­dan al lu­gar ubi­ca­do por sis­te­ma de geo­lo­ca­li­za­ción.

“En la ba­se, en ca­so de que las per­so­nas es­tén sin fuer­zas o se ha­yan des­pla­za­do ca­si a ras­tras, hay un sen­sor que ac­ti­va la aler­ta”.

SE­RES HU­MA­NOS

“La co­mu­ni­ca­ción jue­ga un pa­pel muy im­por­tan­te pa­ra la ubi­ca­ción de la per­so­na, por­que no es un lu­gar don­de pue­das dar una re­fe­ren­cia co­mo un le­tre­ro, un ár­bol, un edi­fi­cio”, di­jo el agen­te Tim Best, pa­tru­lle­ro ins­truc­tor con más de 20 años en la agen­cia, “aquí co­mo pue­den ver son zo­nas to­tal­men­te ale­ja­das de las ciu­da­des en don­de abun­dan so­la­men­te ar­bus­tos, pie­dras, zo­nas mon­ta­ño­sas, te­rre­nos irre­gu­la­res”.

Com­par­tió por ello que mien­tras la

bri­ga­da de res­ca­te se acer­ca a don­de se pre­su­me es­tá la per­so­na o gru­pos de in­do­cu­men­ta­dos, se “trian­gu­la” la co­mu­ni­ca­ción, es de­cir el agen­te y los res­ca­tis­tas re­ci­ben in­di­ca­cio­nes del des­pa­cho, quien ha­bla con el in­do­cu­men­ta­do.

“Re­cuer­do una si­tua­ción en la que un hom­bre nos lla­mó y de­cía que su es­po­sa se ha­bía que­da­do atrás, jun­to a un cac­tus”, ex­pli­có, “fue muy tris­te pa­ra mí por­que aun­que son in­do­cu­men­ta­dos y es­tán rom­pien­do la ley al en­trar al país así, son se­res hu­ma­nos y ge­ne­ral­men­te ase­gu­ran que en sus países de­sa­for­tu­na­da­men­te no en­cuen­tran opor­tu­ni­da­des, edu­ca­ción, em­pleo, có­mo sos­te­ner­se”.

Fi­nal­men­te, tras ho­ras de bús­que­da, ha­lla­ron a la mu­jer, ya de no­che, re­cor­dó Best.

En el año fis­cal 2017, pa­tru­lle­ros de Yu­ma ha­lla­ron y arres­ta­ron a 2 mil 534 me­no­res sin un adul­to y en 2018, que ter­mi­nó el pa­sa­do 31 de agos­to, en­con­tra­ron 5 mil 60.

De he­cho, el sec­tor Yu­ma, por so­bre los ocho sec­to­res de la zo­na fron­te­ri­za del Su­r­oes­te de Es­ta­dos Uni­dos, li­de­ró en ci­fras de me­no­res de­te­ni­dos sin adul­tos en los pa­sa­dos dos pe­río­dos.

Tim Best, agen­te de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za del Sec­tor Yu­ma, re­cor­dó un ca­so de un hom­bre que ayu­dó a lo­ca­li­zar a su es­po­sa en el de­sier­to.

Las to­rres fun­cio­nan con luz so­lar y se ha­bi­li­tan con sen­so­res en su ba­se o un bo­tón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.