Es­pe­ran me­jo­re si­tua­ción pa­ra co­mer­cian­tes de aba­rro­tes

Tribuna de San Luis - - Local - GLO­RIA NE­GRE­TE

Ape­sar de la pro­li­fe­ra­ción de tien­das de con­ve­nien­cia y la lle­ga­da a es­ta fron­te­ra de ca­de­nas na­cio­na­les de su­per­mer­ca­dos en los úl­ti­mos años, “Aba­rro­tes Ma­ri­se­la” per­ma­ne­ce abier­ta ha­ce 46 años y aun­que las ven­tas no son las mis­mas que an­tes, se tie­ne la es­pe­ran­za que me­jo­ren.

El pro­pie­ta­rio del es­ta­ble­ci­mien­to ubi­ca­do en ave­ni­da San Jo­sé y ca­lle Je­sús Gar­cía, co­lo­nia Avia­ción, Car­los Vi­lla­lo­bos Huízar, re­cor­dó que lle­gó a es­ta ciu­dad cuan­do era ni­ño, ha­ce po­co más de 50 años.

Ve­nía acom­pa­ña­do de sus her­ma­nos y pa­dres Ro­mán y Con­sue­lo, pro­ce­den­tes de Sauz de los Már­quez, una ran­che­ría de Ja­lis­co, en bus­ca de me­jo­res opor­tu­ni­da­des de vi­da y las en­con­tra­ron, por­que al po­co tiem­po se con­vir­tie­ron en co­mer­cian­tes al ins­ta­lar una tien­da.

Los ini­cios de “Aba­rro­tes Ma­ri­se­la” se re­mon­tan a 1972, fun­da­da por Ro­mán Vi­lla­lo­bos en un lo­cal de ave­ni­da Chia­pas, en­tre ca­lles 9 y 10; pos­te­rior­men­te, se cam­bió a ave­ni­da Du­ran­go y ca­lle 13, en ese tiem­po Car­los le ayu­da­ba a su pa­pá a aten­der y en 1980 se hi­zo car­go to­tal­men­te de la tien­da que ins­ta­ló en la co­lo­nia Avia­ción, apo­ya­do por su es­po­sa Gra­cie­la e hi­jas An­gé­li­ca, Cris­tian Eli­za­beth y Ce­lia Ka­ri­na.

HAN BA­JA­DO VEN­TAS

Vi­lla­lo­bos Huízar in­di­có que fue­ron mu­chos años muy bue­nos pa­ra las tien­das de aba­rro­tes, pe­ro ac­tual­men­te la si­tua­ción no es la mis­ma, pues las ven­tas se han vis­to se­ve­ra­men­te afec­ta­das por la apa­ri­ción de tien­das de au­to­ser­vi­cio, con­ve­nien­cia, fru­te­rías y su­per­mer­ca­dos.

Ha­ce 15 años se em­pe­zó a com­pli­car la si­tua­ción pa­ra aba­rro­te­ros que re­sien­ten la fal­ta de clien­tes, re­fle­ja­da en las ba­jas ven­tas por­que an­tes la gen­te com­pra­ba la des­pen­sa en la “tien­di­ta de la es­qui­na” y aho­ra los ad­quie­ren en los su­per­mer­ca­dos y vi­si­tan los aba­rro­tes so­lo pa­ra ad­qui­rir uno que otro pro­duc­to que les fal­tó.

“An­tes, cuan­do las ven­tas es­ta­ban bien, que no ha­bía tan­tas fru­te­rías y mer­ca­dos, yo ven­día mu­cha car­ne, te­nía las vi­tri­nas lle­nas, pe­ro ya no. Aho­ra so­lo ten­go car­nes frías em­pa­que­ta­das y pro­duc­tos bá­si­cos que bus­can los clien­tes”.

Di­jo que sigue ven­dien­do, pe­ro no igual que ha­ce unos años atrás y tie­ne la es­pe­ran­za que la si­tua­ción me­jo­re pa­ra los aba­rro­tes con la en­tra­da del nue­vo Go­bierno de Mé­xi­co, an­te la pro­me­sa que se au­men­ta­rán los suel­dos, lo que per­mi­ti­rá que la gen­te ten­ga más di­ne­ro pa­ra com­prar en las tien­das de las co­lo­nias.

Por úl­ti­mo, se­ña­ló que ve po­si­ti­vo que ven­gan a ins­ta­lar­se a San Luis em­pre­sas grandes por­que eso ge­ne­ra em­pleos y pro­pi­cia que me­jo­re la eco­no­mía de la po­bla­ción.

CAR­LOS VI­LLA­LO­BOS HUÍZAR

CO­MER­CIAN­TE “De la tien­da de aba­rro­tes he sa­ca­do ade­lan­te a mi fa­mi­lia, aun­que ya no se ven­de tan­to co­mo an­tes, sí se sigue ven­dien­do y por eso aquí se­gui­mos fir­mes, atrás del mos­tra­dor”.

/ Alon­so Mo­reno

Des­de suado­les­cen­cia, Car­los Vi­lla­lo­bos se in­vo­lu­cró en el comercio aten­dien­do “Aba­rro­tes Ma­ri­se­la”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.