El renacimiento

TVNotas Especial Horoscopos - - Introducción - POR: MÓ­NI­CA CAS­TI­LLA

Al ce­rrar un ci­clo de nue­ve años, don­de el úl­ti­mo tra­jo con­si­go caos, cam­bios ines­pe­ra­dos y pér­di­das, el pre­sen­te da la opor­tu­ni­dad de po­ner en prác­ti­ca lo apren­di­do, con­fian­do en la sa­bi­du­ría in­ter­na, pa­ra for­ta­le­cer la pro­pia con­fian­za, sol­tar­nos del pa­sa­do y po­ner­nos de pie y en ac­ción.

El año 2017 mar­ca el ini­cio de un nue­vo pe­rio­do de nue­ve años. Con el tér­mino de 2016 se ce­rró el ci­clo an­te­rior, com­pren­di­do des­de 2008 has­ta 2016.

Ca­da lap­so en­vuel­ve las lec­cio­nes que fue­ron ma­ni­fes­tán­do­se du­ran­te ca­da año que lo in­te­gra, re­ve­la ca­da ta­rea y en­cuen­tro que mar­ca nues­tros apren­di­za­jes y cre­ci­mien­tos, tan­to en lo in­di­vi­dual co­mo en lo co­lec­ti­vo.

Sa­li­mos de 2016, que era un año 9, y cu­yas ca­rac­te­rís­ti­cas fue­ron el ser caó­ti­co, arrít­mi­co, con cam­bios y mo­vi­mien­tos ines­pe­ra­dos.

Pa­ra al­gu­nos, fue una sa­cu­di­da to­tal y pro­fun­da que los lle­vó de una zo­na co­no­ci­da a una des­co­no­ci­da, pa­ra po­ner a prue­ba la con­fian­za, la va­len­tía y el des­ape­go.

El 2017 da la pau­ta de sa­li­da y la po­si­bi­li­dad de crear nue­vas opor­tu­ni­da­des.”

Pa­ra otros, un pre­ce­den­te de un ajus­te par­cial y sig­ni­fi­ca­ti­vo.

En otros ca­sos, fue una ex­pe­rien­cia de des­gas­te en ener­gía y tiem­po. Hu­bo a quie­nes les re­pre­sen­tó la opor­tu­ni­dad de sol­tar­se y li­be­rar­se, a pe­sar del te­mor a lo nue­vo o el sen­ti­mien­to de pér­di­da.

EL CI­CLO QUE ACA­BÓ

Fue una lec­ción ab­so­lu­ta de dar es­pa­cio a lo nue­vo, de sol­tar la car­ga con nue­ve años de en­cuen­tros, pér­di­das, ga­nan­cias y re­cuer­dos, que fue­ron acu­mu­lán­do­se en di­fe­ren­tes emo­cio­nes y ex­pe­rien­cias, unas agra­da­bles, otras no.

EL CI­CLO QUE INI­CIA

El año 1 que co­mien­za, dan­do ini­cio a un nue­vo ci­clo de nue­ve años, da la pau­ta de sa­li­da jun­to con la po­si­bi­li­dad de crear nue­vas opor­tu­ni­da­des, pe­ro no por suer­te o azar, sino por la con­vic­ción per­so­nal orien­ta­da a ob­je­ti­vos cla­ros.

2017 es la li­be­ra­ción, pe­ro tam­bién la res­pon­sa­bi­li­dad de ini­ciar nue­vos re­tos; es el año del com­pro­mi­so per­so­nal ha­cia me­tas con­cre­tas, en­ca­mi­na­das al de­sa­rro­llo in­di­vi­dual. Es un año de mo­ti­va­ción, pla­nea­ción y de ins­pi­ra­ción, don­de el apren­di­za­je de to­do un ci­clo, acen­tua­do en el úl­ti­mo año, se re­ve­la.

Es­te pe­rio­do que ini­cia, no nos de­ja­rá se­guir sen­ta­dos co­mo es­pec­ta­do­res ni hin­ca­dos co­mo víc­ti­mas, nos obli­ga a po­ner­nos de pie pa­ra apren­der a su­je­tar­nos por no­so­tros mis­mos y man­te­ner el equi­li­brio an­te las tur­bu­len­cias de los cam­bios a los que es­ta­mos su­je­tos.

No se tra­ta de una ba­ta­lla, sino de po­ner a prue­ba nues­tras ha­bi­li­da­des pa­ra com­pren­der que to­do es temporal, y eso que ocu­rre, de al­gu­na ma­ne­ra, es pro­vo­ca­do por nues­tras pro­pias in­cer­ti­dum­bres y cer­te­zas.

En el ci­clo an­te­rior, es po­si­ble que ha­ya­mos ex­pe­ri­men­ta­do pér­di­das eco­nó­mi­cas, sen­ti­men­ta­les, cam­bios de ca­sa o de tra­ba­jo, o in­clu­so se­guir es­tan­ca­dos, in­ca­pa­ces de de­ci­dir el rum­bo a se­guir, pe­ro po­ner­se en ac­ción o que­dar­se don­de es­ta­mos es nues­tra de­ci­sión, no es la ma­la suer­te, el kar­ma, ni un cas­ti­go.

Es­te año en­se­ña la lec­ción de la au­to­rres­pon­sa­bi­li­dad: “Yo soy quien de­ci­de si se mue­ve o si se aquie­ta, si ca­mino o me de­ten­go, si amo o me cie­rro, si me pier­do o me en­cuen­tro”.

de­ci­di­mos sol­tar y con­fiar, cual­quier ca­mino y ac­ción que se to­me nos lle­va al en­cuen­tro de no­so­tros mis­mos, pe­ro no an­te una ver­sión nue­va, sino trans­for­ma­da, me­jo­ra­da, en pro­ce­so de ex­pan­sión y crea­ti­vi­dad.

ES­TE SE­RÁ EL AÑO

DEL RE­EN­CUEN­TRO CON NUES­TRA PRO­PIA IDEN­TI­DAD

Así, po­de­mos con­si­de­rar que el 2017 se­rá el año del re­en­cuen­tro con nues­tra pro­pia iden­ti­dad, úni­ca e irrem­pla­za­ble. Aquel en que po­de­mos ins­pi­rar a otros e ilu­mi­nar a los de­más con nues­tra pro­pia ener­gía, por las lec­cio­nes apren­di­das, y po­de­mos ser esa fuer­za que uni­fi­ca y se mul­ti­pli­ca.

Sea­mos ca­pa­ces de aso­mar­nos a nues­tro po­der ori­gi­nal, ob­ser­var­nos con neu­tra­li­dad y su­mar las cua­li­da­des acu­mu­la­das en los ci­clos an­te­rio­res, ex­plo­rar nues­tro po­ten­cial du­ran­te es­te año y ci­clo nue­vos.

Po­ner­se en ac­ción o que­dar­se don­de es­ta­mos es nues­tra de­ci­sión, no es la ma­la suer­te, el kar­ma, ni un cas­ti­go. El nue­vo año nos da la opor­tu­ni­dad de po­ner en prác­ti­ca lo apren­di­do, con­fian­do en la sa­bi­du­ría in­ter­na.”

En es­te ac­to sim­bó­li­co de re­nun­cia, tam­bién re­sur­ge la ca­pa­ci­dad de aper­tu­ra, de abrir la to­ta­li­dad de nues­tra ex­pe­rien­cia hu­ma­na a nue­vas reali­da­des, di­men­sio­nes, coor­de­na­das, en­cuen­tros y re­en­cuen­tros, con es­ta nue­va ver­sión que va for­man­do nues­tro ca­rác­ter, tem­pe­ra­men­to y fre­cuen­cia.

Es la opor­tu­ni­dad de re­ci­clar el pa­sa­do pa­ra crear al­go nue­vo, pro­pio y nues­tro.

¡Ci­clo nue­vo, año nue­vo, don­de el to­do se ha­ce uno!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.