Vo­ca­ción y mi­sión de VI­DA

UN DI­SE­ÑO A LA ME­DI­DA

TVNotas Especial Horoscopos - - Decide Tu Camino - POR: MÓ­NI­CA CAS­TI­LLA

To­dos ve­ni­mos a es­ta vi­da sin una guía que nos in­di­que pa­ra qué es­ta­mos aquí, lo cier­to es que to­dos te­ne­mos una vo­ca­ción y una mi­sión. Da un vis­ta­zo a los ti­pos de vo­ca­cio­nes y acér­ca­te a la mi­sión de tu al­ma.

Lle­ga­mos sin ins­truc­ti­vo, sin una ex­pli­ca­ción que nos acla­re pa­ra qué es­ta­mos aquí. En oca­sio­nes, nos bom­bar­dea­mos con pre­gun­tas co­mo: ¿por qué en es­te lu­gar y con es­ta fa­mi­lia?, y un sin­fín más que nos pue­de to­mar to­da la vi­da res­pon­der; y no que­da­ría cla­ra la ra­zón de nues­tra exis­ten­cia.

NA­CE­MOS CON HA­BI­LI­DA­DES E IN­TERE­SES QUE NO TO­DOS COM­PAR­TEN, CA­DA UNO TIE­NE SU FOR­MA DE VER EL MUN­DO

To­dos te­ne­mos ha­bi­li­da­des y des­tre­zas úni­cas, in­tere­ses y gus­tos que no to­dos com­par­ten, pues ca­da uno tie­ne su for­ma de mi­rar­se en el mun­do y sus pro­pias he­rra­mien­tas pa­ra ha­cer­le fren­te. De ni­ños nos en­se­ña­ron a so­ñar y usar la ima­gi­na­ción cuan­do ju­gá­ba­mos. En ese mun­do ima­gi­na­rio no exis­tía la idea del fra­ca­so, el mie­do a ser cri­ti­ca­dos, a per­der; era un jue­go, pe­ro tam­bién un en­tre­na­mien­to pa­ra prac­ti­car ta­len­tos, pa­ra apren­der a in­ter­ac­tuar y apren­der ju­gan­do el jue­go de la vi­da.

Hay sue­ños que te pa­re­cen inal­can­za­bles, por­que los es­tás com­pa­ran­do con los de otros”.

CON­FOR­ME CRECEMOS PERDEMOS LA CA­PA­CI­DAD DE CONS­TRUIR UNIVERSOS LLE­NOS DE PO­SI­BI­LI­DA­DES

Con­for­me crecemos se pier­de la ca­pa­ci­dad de di­ver­sión, esa inocen­te ma­ne­ra de sor­pren­der­se con las co­sas sim­ples y de cons­truir jun­to con otros universos lle­nos de po­si­bi­li­da­des. Con los años y la in­fluen­cia de los de­más, ol­vi­da­mos lo que se sien­te ser li­bre pa­ra ex­pe­ri­men­tar. Re­co­no­ce­mos di­fe­ren­cias que te­ne­mos con otros, en aque­llas ac­ti­vi­da­des y te­mas pa­ra los que te­ne­mos fa­ci­li­dad, tan­to fí­si­cas co­mo men­ta­les.

ES COM­PLI­CA­DO DE­CI­DIR EL RUM­BO DE TU VI­DA, HAY UNA LU­CHA EN­TRE LO QUE QUIE­RES Y HAS­TA DÓN­DE DESEAS LLE­GAR

Nos da­mos cuen­ta que sen­ti­mos in­te­rés por el de­por­te, di­bu­jo, ma­te­má­ti­cas, et­cé­te­ra, o bien, hay co­sas que no nos in­tere­san o pa­re­cen com­ple­jas. Hay otro la­do, en el que nos sa­be­mos bue­nos en al­go, pe­ro no nos agra­da; o al­go nos gus­ta, pe­ro no te­ne­mos la ha­bi­li­dad; in­clu­so, te­ne­mos ha­bi­li­da­des, pe­ro no nos in­tere­san.

En­ton­ces hay una pe­que­ña lu­cha en­tre lo que quie­res ha­cer y has­ta dón­de deseas lle­gar, com­pa­rán­do­te con los lo­gros y apa­ren­tes fra­ca­sos de los de­más, y lu­chas con­tra lo que sa­bes que tie­nes ta­len­to y eres ca­paz, pe­ro no te lle­na ni apa­sio­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.