RE­EN­CAR­NAR ES UN PRO­CE­SO QUE DE­BE ATRA­VE­SAR EL AL­MA-MEN­TE PA­RA EVO­LU­CIO­NAR

TVNotas Especial Horoscopos - - LA EVOLUCIÓN DEL ALMA -

La re­en­car­na­ción es un pro­ce­so por el que de­be atra­ve­sar nues­tra al­ma-men­te pa­ra evo­lu­cio­nar, es­to ocu­rre en el ins­tan­te en que el al­ma com­pren­de que no exis­te la se­pa­ra­ción, que so­mos un To­do.

AL EN­CAR­NAR, EL AL­MA SE APO­DE­RA DEL CUER­PO QUE EXPERIMENTARÁ SEN­SA­CIO­NES, EMO­CIO­NES Y CREEN­CIAS DU­RAN­TE LA VI­DA

El To­do es la con­cien­cia uni­ver­sal que se ma­ni­fies­ta en sa­bi­du­ría, la cual es ener­gía, la fuer­za vi­tal que nu­tre la exis­ten­cia; mien­tras más pu­ra, ele­va­da y pro­fun­da, más sig­ni­fi­ca­ti­va y va­lio­sa la ex­pe­rien­cia de ca­da en­car­na­ción.

En­car­nar es la ma­ne­ra en que el al­ma se fu­sio­na con la ma­te­ria, se apo­de­ra del cuer­po. A tra­vés de ese cuer­po fí­si­co, el al­ma experimentará las sen­sa­cio­nes fí­si­cas y las emo­cio­nes de ca­da pensamiento y creen­cia que ten­ga en la vi­da.

Los cin­co sen­ti­dos nos co­nec­tan con el mun­do ma­te­rial y ayu­dan a es­tre­char víncu­los emo­cio­na­les, o bien, a es­ta­ble­cer ba­rre­ras y lí­mi­tes. El cuer­po fí­si­co en que se en­car­na es­tá de­ter­mi­na­do por el al­ma-men­te, es de­cir, se crea se­gún las ne­ce­si­da­des de evo­lu­ción, y ello de­ter­mi­na­rá nues­tro gé­ne­ro, es­ta­tu­ra y con­di­ción es­pe­cí­fi­ca.

MIEN­TRAS QUE EL AL­MA-MEN­TE ES IN­MOR­TAL, EL CUER­PO FÍ­SI­CO ES TEM­PO­RAL

Nues­tra al­ma-men­te es in­mor­tal e ili­mi­ta­da, y el cuer­po fí­si­co es tem­po­ral y li­mi­ta­do. Es­ta di­fe­ren­cia es la que da ori­gen a la idea de se­pa­ra­ción. Co­mo ejem­plo: ca­da día, al de­ci­dir la ro­pa que usa­rás, lo ha­ces se­gún la ac­ti­vi­dad y lu­gar; no es lo mis­mo ves­tir pa­ra ir al gim­na­sio que pa­ra ir a una en­tre­vis­ta de tra­ba­jo. En ca­da ca­so si­gues sien­do tú, tu esen­cia y per­so­na­li­dad no cam­bian, ni tus creen­cias o ex­pe­rien­cias pre­vias se ven mo­di­fi­ca­das, es tu ES­PE­CIAL HORÓSCOPOS atuen­do el que ex­pre­sa par­te de tu per­so­na­li­dad en ca­da si­tua­ción. Así ocu­rre en ca­da en­car­na­ción, el al­ma-men­te se va per­fec­cio­nan­do con­for­me asi­mi­la ca­da apren­di­za­je y com­pren­de que la muer­te es una ilu­sión, y al igual que la vi­da, es par­te de la mis­ma ex­pe­rien­cia del ser; no exis­te ni una ni otra, son breves in­ter­va­los du­ran­te los que la men­te se va ex­pan­dien­do y vol­vien­do ener­gía uni­ver­sal. 2018

No hay muer­te ni vi­da, son es­pa­cios du­ran­te los que la men­te va ex­pan­dién­do­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.