Ivon­ne Mon­te­ro y An­to­ne­lla

La pe­que­ña na­ció ha­ce 4 años con un quis­te en la na­riz y una ano­ma­lía en el co­ra­zón

TVNotas - - En La Mira -

“Mi ni­ña es una ‘gue­rre­ra’: en­fren­tó la car­dio­pa­tía con la que na­ció y ven­ció a la muer­te; ella es mi me­jor maes­tra de vi­da”

“Sé que Dios, la Vir­gen y San Ra­fael me la cui­dan”, nos di­jo

Asus 43 años, Ivon­ne Mon­te­ro, a quien ve­re­mos en Las

mal­cria­das co­mo “Ro­sa Mar­tí­nez”, se de­fi­ne co­mo una mu­jer fuer­te y a la vez dé­bil, que ha si­do ca­paz de sa­car ade­lan­te a su hi­ja An­to­ne­lla, de 4, quien na­ció con una car­dio­pa­tía con­gé­ni­ta que, pa­ra ser co­rre­gi­da, la lle­vó a su­frir cin­co ci­ru­gías a sus 2 añi­tos de edad, ope­ra­cio­nes de las que, se­gún la ac­triz, la ne­na salió triun­fan­te gra­cias a los ar­cán­ge­les y los san­tos. Hoy, am­bas dis­fru­tan ca­da lo­gro y se pre­pa­ran pa­ra un fu­tu­ro prós­pe­ro, en el cual son me­jo­res ami­gas y cóm­pli­ces de aventuras. “AN­TO­NE­LLA ES­TÁ EN UNA EDAD HER­MO­SA, SE HA VUEL­TO MUY

IN­DE­PEN­DIEN­TE”

-An­to­ne­lla y tú son la

pa­re­ja per­fec­ta...

“Sí, es­tá en una edad her­mo­sa, se ha vuel­to muy in­de­pen­dien­te y ya de­ja ver su ca­rác­ter. Es una per­so­ni­ta fe­liz y yo lo soy más”. “LOS NI­ÑOS CON PROBLEMAS DEL CO­RA­ZÓN SON CHAPARRITOS, PE­RO A MI NE­NA DE 4 AÑOS APE­NAS LE QUE­DA

LA TA­LLA 6”

-Tie­ne mu­cha pi­la...

“Sí, ella es di­fe­ren­te. Los ni­ños cuan­do tie­nen problemas en el

co­ra­zón, son más pa­si­vos y chaparritos, y a mi ne­na de 4 años ape­nas le que­da la ta­lla 6. Le en­can­ta el fut­bol y to­ma cla­ses de gim­na­sia rít­mi­ca; es tre­men­da”. “ES EX­TRO­VER­TI­DA Y DE CA­RÁC­TER FUER­TE, HAS­TA PA­RA VES­TIR; EN SU CUMPLEAÑOS LE PREGUNTÉ QUE DE QUÉ SE QUE­RÍA DISFRAZAR Y YO LE DI­JE QUE DE ‘BLANCANIEVES’, PE­RO ELLA CON­TES­TÓ QUE DEL ‘HOM­BRE ARAÑA’;

ELLA ES LA RUDA Y YO LA CURSI” -¿De ni­ña tú eras igual? “No, yo era muy fe­me­ni­na, pe­ro tí­mi­da e in­tro­ver­ti­da, y ella es ex­tro­ver­ti­da y de ca­rác­ter fuer­te, has­ta pa­ra ves­tir; in­clu­so, aho­ra que fue su cumpleaños le hi­ce una fiesta y le pregunté que de qué se que­ría disfrazar y yo le di­je que de ‘Blancanieves’, “Me ha en­se­ña­do tan­to, que me sien­to chi­qui­ta a su la­do, pe­ro tam­bién sé que cuan­do ella cai­ga, yo es­ta­ré ahí pa­ra

su­je­tar­la”. pe­ro ella con­tes­tó que del ‘Hom­bre Araña’; so­mos la man­cuer­na per­fec­ta, ella es la ruda y yo la cursi”.

-Le gus­tan las co­sas de ni­ños... “Sí, y es bo­ni­to de­jar a los pe­que­ños que sean lo que quie­ran ser. Un día es­ta­ba ju­gan­do con ella y ti­ra bue­nas pa­ta­das, siem­pre jue­ga con mi pa­pá y ve los par­ti­dos. Mi pa­dre y yo cre­ci­mos con la ban­de­ra Pu­ma y, des­de el mes uno, ella tie­ne su tra­je de es­te equi­po”. “AN­TES DE MI HI­JA, SÓ­LO PENSABA

EN MÍ; AHO­RA QUE SOY MAMÁ ESO HA CAM­BIA­DO, ELLA ME HA­CE DESPERTARME CON UN OB­JE­TI­VO” -¿Te lle­gas­te a ima­gi­nar que tu vi­da cam­bia­ría tan­to en cua­tro años? “No, y ha si­do in­creí­ble; es una ex­pe­rien­cia que nun­ca me ima­gi­né. Creo que an­tes de An­to­ne­lla era una vi­da y aho­ra es otra. Te cam­bia com­ple­ta­men­te to­do, pe­ro es gran­dio­so pen­sar que dis­te vi­da. La pa­la­bra ‘hi­ja’ tie­ne mu­cho pe­so en mi exis­ten­cia, es una eta­pa má­gi­ca por­que An­to­ne­lla es mi me­jor maes­tra de vi­da”.

-Di­nos, ¿qué te ha en­se­ña­do? “Tan­to, que me sien­to chi­qui­ta a su la­do,

pe­ro sé que cuan­do ella cai­ga, yo es­ta­ré con ella pa­ra su­je­tar­la”.

“LA VEO CO­MO A UNA NI­ÑA NOR­MAL; RE­CUER­DO CUAN­DO LOS MÉ­DI­COS ME DE­CÍAN QUE ES­TA­BAN HA­CIEN­DO LO IM­PO­SI­BLE PA­RA SALVARLA, Y AHO­RA LA VEO LLE­NA DE VI­DA”

-¿Có­mo te de­fi­nes an­tes de An­to­ne­lla y des­pués de ella? “An­tes, só­lo pensaba en mí, en el pre­sen­te, en ha­cer ami­gos y ser no­vie­ra. Aho­ra que soy mamá, eso ha cam­bia­do, y no es que me sien­ta ata­da, sino que ella me ha­ce despertarme con un ob­je­ti­vo. Hoy en día, no per­mi­to que en­tre cual­quie­ra a mi ca­sa en cues­tión de pa­re­jas; me sien­to más ma­du­ra, más mu­jer, más se­gu­ra y más fuer­te, pe­ro al mis­mo tiem­po más frá­gil; aho­ra ten­go un fu­tu­ro que hay que en­fren­tar des­pués del pa­sa­do”. -Cuén­ta­nos, ¿qué pien­sas cuan­do la ves ju­gar des­pués de to­do lo que has vi­vi­do? “Que Pa­pá Dios sa­be lo que es­pe­ra de no­so­tras, y no­so­tras de él. Yo la veo co­mo a una ni­ña nor­mal y re­cuer­do cuan­do los mé­di­cos me de­cían que es­ta­ban ha­cien­do lo im­po­si­ble pa­ra salvarla, que se la en­co­men­da­ra a Dios y re­za­ra. Cuan­do mi ni­ña se en­fer­mó, fue una pe­sa­di­lla, un mal sue­ño, pe­ro aho­ra la veo lle­na de vi­da. Mi hi­ja ha si­do una gue­rre­ra por ha­ber en­fren­ta­do a la muer­te y ven­cer­la”. “AN­TO­NE­LLA NO ES­TÁ INCAPACITADA, LO ÚNI­CO QUE NO PUE­DE HA­CER ES DE­POR­TE DE AL­TO REN­DI­MIEN­TO QUE

LE GE­NE­RE UN ES­FUER­ZO MA­YOR”

-Los doc­to­res si­guen al pen­dien­te de ella... “Cla­ro, pe­ro no es­tá incapacitada, lo úni­co que no pue­de ha­cer es de­por­te de al­to ren­di­mien­to que le ge­ne­re un es­fuer­zo ma­yor; pe­ro es­tá muy sa­na del co­ra­zón y só­lo es­tá pen­dien­te la ci­ru­gía es­té­ti­ca de la na­riz.

Los mé­di­cos me co­men­tan que la ha­re­mos des­pués de sus 5 años, ya que aún hay cam­bios en los ni­ños an­tes de esa edad”.

“AL PRIN­CI­PIO SUS CALIFICACIONES DEL KÍNDER NO ERAN AL­TAS, PE­RO AHO­RA LAS MAESTRAS ME DI­CEN QUE ES UNA NI­ÑA CON PU­RO

10 EN AR­TÍS­TI­CAS”

-Pla­tí­ca­nos có­mo eres co­mo ma­dre... “Ser mamá es una en­se­ñan­za dia­ria de amor, pa­cien­cia, sue­ños; soy una ma­dre amo­ro­sa, pe­ro tam­bién ten­go mano du­ra pa­ra en­ca­mi­nar­la”.

-¿Ella tie­ne ya su in­de­pen­den­cia? “Siem­pre. Aho­ra co­mo no ten­go pa­re­ja, dor­mi­mos jun­tas y va­mos de la mano”.

-¿En la es­cue­la có­mo va? “Al prin­ci­pio sus calificaciones del kínder no eran al­tas, pe­ro aho­ra las maestras me di­cen que es una ni­ña con pu­ro 10 en ar­tís­ti­cas”.

“Es­tá muy sa­na del co­ra­zón; só­lo es­tá pen­dien­te la ci­ru­gía es­té­ti­ca de la na­riz, que ha­re­mos

des­pués de sus 5 años”.

“Ser mamá es una en­se­ñan­za dia­ria de amor, pa­cien­cia, sue­ños; soy una ma­dre amo­ro­sa, pe­ro tam­bién ten­go

mano du­ra pa­ra en­ca­mi­nar­la”.

“Le en­can­ta ver el fut­bol y to­ma cla­ses de gim­na­sia rít­mi­ca;

¡es tre­men­da!”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.