Ca­sa­ron ha­ce 10 años por lo ci­vil

TVNotas - - Notas Rápidas -

Gaby Spa­nic, con su es­po­so, quien la 24 ho­ras y me ame­na­za de que si me voy... co­mio; vivo una tor­tu­ra des­de ha­ce 8 años!”

“TO­DOS LOS EM­PLEA­DOS ME VI­GI­LAN Y LE IN­FOR­MAN CA­DA PA­SO QUE DOY A ADEMAR. VI­VIR ASÍ ES IN­HU­MANO. IN­CLU­SO MIS DOC­TO­RES ES­TÁN

MA­NI­PU­LA­DOS POR ÉL”

pa­ra po­der con­tar­le a to­do el mun­do lo que es­toy vi­vien­do, lo que él me ha he­cho du­ran­te to­do es­te tiempo”.

-¿Apor­ta di­ne­ro a tu ca­sa?

“Sí, me da 10 mil pe­sos a la se­ma­na, pe­ro no al­can­za, hay mu­chos gas­tos”.

-¿La nena sa­be lo que es­tá pa­san­do?

“Así es, pe­ro quie­ro que un ex­per­to le ex­pli­que to­do de una ma­ne­ra más sua­ve”.

-¿Él se quie­re que­dar con la ni­ña?

“Cla­ro; to­do el tiempo me ame­na­za y di­ce que él se la que­da­rá por­que yo no pue­do cui­dar­la, pe­ro eso no es cier­to, sí pue­do. In­clu­so me ame­na­za diciéndome que si in­ten­to ir­me con la ni­ña, me me­te­rá a un psi­quiá­tri­co y que no vol­ve­ré a ver a mi hi­ja. Han si­do más de ocho años de tor­tu­ra psi­co­ló­gi­ca, es peor que un mons­truo. Vivo una pe­sa­di­lla. Un día me di­jo que él tie­ne mu­cho di­ne­ro e in­fluen­cias pa­ra

hun­dir­me a mí y a mi fa­mi­lia. Es­toy ate­rra­da, ten­go mu­cho miedo, por eso no me voy”.

“NO TEN­GO DI­NE­RO, MIS AHO­RROS HAN DES­APA­RE­CI­DO MIS­TE­RIO­SA­MEN­TE, AL IGUAL QUE MIS JO­YAS DE ORO, MIS ABRI­GOS FI­NOS Y HAS­TA MIS BOL­SAS.

ÉL MA­NE­JA­BA TO­DO”

-De­be­rás te­ner un buen abo­ga­do pa­ra di­vor­ciar­te y pe­lear por la ni­ña...

“Lo sé, sin em­bar­go, no ten­go di­ne­ro; mis aho­rros han des­apa­re­ci­do mis­te­rio­sa­men­te, él ma­ne­ja­ba to­do. No ten­go nin­gún so­lo pe­so, ade­más, tam­bién des­apa­re­cie­ron mis jo­yas de oro. Só­lo me que­dan los ani­llos que no me he qui­ta­do, tam­po­co es­tán mis abri­gos fi­nos ni mis bol­sas”. “LO MA­TE­RIAL PA­SA A SE­GUN­DO TÉR­MINO, LO IM­POR­TAN­TE ES QUE MI HI­JA ME QUIE­RE A MÍ Y SIEM­PRE LO HA DI­CHO: ‘YO ME QUE­DO CON MI MA­MÁ’, Y ELLA

ES TO­DO PA­RA MÍ”

-Pe­ro tu hi­ja te ado­ra, ¿no es así?

“Sí, afor­tu­na­da­men­te lo otro se tra­ta de cues­tio­nes ma­te­ria­les, por­que mi hi­ja me quie­re a mí y siem­pre lo ha di­cho con sus pa­la­bras: ‘yo me que­do con mi ma­má’. Ella es to­do pa­ra mí, es­toy al cien por cien­to pa­ra ella”. “A MI NI­ÑA LE EN­CAN­TAN LOS

ANI­MA­LES Y YO LE RE­GA­LÉ VA­RIOS, PE­RO A ADEMAR NO LE GUS­TA­BAN Y, AL PO­CO TIEMPO, SOSPECHOSAMENTE ÉS­TOS APA­RE­CÍAN MUER­TOS Y YO QUE­DA­BA HORRORIZADA”

-¿A tu ni­ña cómo la tra­ta?

“Con ella es dul­ce, pe­ro pa­sa­ba al­go muy ra­ro, ya que a la nena le en­can­tan los ani­ma­les y yo le re­ga­la­ba va­rios, en­ton­ces es­to nos ha­cía pe­lear mu­cho a Ademar y a mí, pues a él no le

“Ademar di­ce que yo no pue­do cui­dar a mi hi­ja, pe­ro eso no es cier­to. Él me tor­tu­ra psi­co­ló­gi­ca­men­te des­de ha­ce 8 años. Es peor que un mons­truo”. agra­da­ban mis regalos, por lo que, al po­co tiempo de que yo se los da­ba a mi hi­ja, sospechosamente és­tos apa­re­cían muer­tos y yo que­da­ba horrorizada”.

“UNA VEZ SA­LÍ DE LA CA­SA SIN QUE ADEMAR SU­PIE­RA Y, CUAN­DO SE EN­TE­RÓ, ME IN­SUL­TÓ Y ME RE­CLA­MÓ POR QUÉ HA­BÍA DE­JA­DO A LA NI­ÑA, PE­RO ERA LA

PRI­ME­RA VEZ QUE LO HA­CÍA”

-¿Aho­ri­ta ca­da cuán­do va por su nena?

“Ca­da quin­ce días la lle­va a mon­tar a ca­ba­llo a una fin­ca; a ve­ces se apa­re­ce, en otras no se sa­be na­da de él”.

-¿Has lle­ga­do a sa­lir so­la de la ca­sa, sin que él se en­te­re?

“En una oca­sión, cuan­do Ademar to­da­vía vi­vía aquí, pe­ro ya te­nía­mos mu­chos pro­ble­mas; en­ton­ces se me ocu­rrió sa­lir, él se en­te­ró, me in­sul­tó, me di­jo de to­do por te­lé­fono y me re­cla­mó que por qué ha­bía de­ja­do a la ni­ña, pe­ro era la pri­me­ra vez que lo ha­cía”.

-Di­nos, ¿cómo te en­cuen­tras de sa­lud? “Con­ti­núo con la me­di­ca­ción que me dan; yo so­la me in­yec­to y pre­pa­ro mis co­sas, lo he apren­di­do con el tiempo. Cuan­do me da fie­bre o gri­pe, sé qué hacer, al igual que cuan­do se en­fer­ma mi hi­ja”.

-¿Y en cuan­to al tra­ba­jo?

“Ten­go que ir a Es­ta­dos Uni­dos por­que ha­ré una pe­lí­cu­la, y quie­ro ha­blar con él pa­ra lle­var­me a mi hi­ja”.

“ADEMAR NO SO­POR­TA A MI HER­MA­NA GABY, ME ENVENENÓ EL ALMA PA­RA QUE ME ALE­JA­RA DE ELLA; IN­CLU­SO ME AME­NA­ZÓ QUE TAM­BIÉN A ELLA LA ME­TE­RÍA

AL MA­NI­CO­MIO”

-¿Gaby no te la puede cui­dar?

“No, ya que Ademar no la so­por­ta. Él me

envenenó el alma pa­ra que me ale­ja­ra de

ella. Ade­más, me ame­na­zó que tam­bién a Gaby la me­te­ría al ma­ni­co­mio”.

-¿Y tú ma­má no puede ayu­dar­te?

“Es que tam­po­co la de­ja en­trar. No le he ha­bla­do a na­die, es­to es­tá di­fí­cil”.

-¿Tie­nes que ir for­zo­sa­men­te de via­je?

“Sí, pe­ro es­toy tra­tan­do de so­lu­cio­nar es­to. Quie­ro que la gen­te vea que re­to­mo mi ca­rre­ra, de­seo sa­lir ade­lan­te por mi hi­ja”. “MI FA­MI­LIA ME APO­YA, AUN­QUE

HAY AL­GU­NOS QUE TRA­BA­JAN CON ÉL Y OB­VIO NO QUIE­REN QUE ME SE­PA­RE PA­RA NO PER­DER SU AYU­DA ECO­NÓ­MI­CA; NO DU­DA­RÍA QUE SA­LIE­RAN A DEFENDERLO”

-De­bes to­mar la de­ci­sión de en­fren­tar­lo, de que to­do se se­pa...

“(Llo­ra) Lo sé, pe­ro ya no quie­ro de­cir na­da, voy a hacer lo po­si­ble por es­tar bien. ¡Gra­cias!”

-¿Y tú de­más fa­mi­lia te apo­ya?

“Sí, aun­que al­gu­nos que tra­ba­jan con él, ob­vio no quie­ren que me se­pa­re, pues te­men per­der su ayu­da eco­nó­mi­ca; no du­da­ría que has­ta ellos sa­lie­ran a defenderlo. Ten­go a mi enemi­go en la

ca­sa”, con­clu­yó.

EN RE­DES SO­CIA­LES, DANY HA ES­CRI­TO MEN­SA­JES DE TRIS­TE­ZA

tra­ba­jar y sa­lir ade­lan­te por mi hi­ja”, nos com­par­tió la mo­de­lo.

Ella to­do el tiempo es­tu­vo es­pe­rán­do­lo en el co­che.

Se de­tu­vie­ron en La ac­triz sa­lió de su cas­daoas­coc­map­saio­ñ­naed­sa, por el cho­fer, quien no spóe­lo­ro­laéllluen­vói­cao su des­tino, sino que baej­nó baac­jaor­meprraa­rel

co­sas que ella ne­ces­cio­tanb­dau.ctor

NIN­GÚN LA­DO. CUAN­DO CHO­FER LA VI­GI­LA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.