¡Mo­men­tos de an­gus tia!... Vi­vió Da­niel Bi­sogno al in­ten­tar sa­lir de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na: “No en­con­trá­ba­mos la ma­ne­ra de huir pues se acer­ca­ba el hu­ra­cán; ¡sen­tí te­rror por mi fa­mi­lia!”

El con­duc­tor de 44 años es­tu­vo va­ra­do por va­rios días en Pun­ta Ca­na, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, y sa­lió pa­ra Pa­na­má

TVNotas - - Notas Rápidas -

“Mi es­po­sa ha­bló con el de la re­cep­ción pa­ra pre­gun­tar­le del hu­ra­cán y le di­jo que ¡ya se ha­bían ido to­dos los

clien­tes!”

“Sa­li­mos en el úl­ti­mo vue­lo, el avión sa­lió ro­zan­do uno de los ‘bra­zos’ del hu­ra­cán y ¡hu­bo una te­rri­ble tur­bu­len­cia!”, nos di­jo Da­niel

Di­fí­cil mo­men­to vi­vió ha­ce unos días Da­niel Bi­sogno, de 44 años, quien se fue a dis­fru­tar de unas va­ca­cio­nes a Pun­ta Ca­na, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, con su es­po­sa Cris­ti­na y su hi­ja Mi­chae­la. En entrevista, nos con­tó cómo pa­só esos mo­men­tos de an­gus­tia.

“NO SA­BÍA­MOS QUE IBA A LLE­GAR UN HU­RA­CÁN Y LA GEN­TE DE ACÁ NO CO­MEN­TA­BA NA­DA, MI SUE­GRA FUE LA QUE NOS AVI­SÓ, ASÍ QUE CO­MEN­ZA­MOS A PRE­GUN­TAR Y ¡RE­SUL­TÓ QUE SÍ TE­NÍA RAZÓN!” -Da­niel, pla­tí­ca­nos, ¿cómo vi­vis­te la ex­pe­rien­cia del hu­ra­cán Ir­ma?

“No sa­bía­mos que iba a lle­gar un hu­ra­cán y la gen­te de acá no co­men­ta­ba na­da. Mi sue­gra, con ese tino que Dios le dio, nos man­dó un men­sa­je de Ricky Mar­tin don­de anun­cia­ba que ve­nía un hu­ra­cán; en­ton­ces le di­je a Cris­ti­na: ‘ya ves cómo es tu ma­má, ¡nos quie­re echar a per­der el via­je!’, pre­gun­ta­mos y re­sul­tó que sí te­nía razón”.

“NOS EN­TE­RA­MOS QUE EL HU­RA­CÁN IR­MA VE­NÍA DIRECTO A LA IS­LA, PE­RO LA GEN­TE DE AQUÍ NOS DE­CÍA QUE NO NOS PREOCUPÁRAMOS POR­QUE

SIEM­PRE SE DESVIABAN”

-¿Te in­for­mas­te de su tra­yec­to­ria?

“Cla­ro, y nos en­te­ra­mos que ve­nía directo a la is­la, pe­ro la gen­te de aquí nos de­cía que no nos preocupáramos, que siem­pre se desviaban

y que só­lo les lle­ga­ban las llu­vias”.

“SÓ­LO QUEDÁBAMOS NO­SO­TROS CO­MO HUÉS­PE­DES, ASÍ QUE LOS DEL HO­TEL NOS RE­CO­MEN­DA­RON QUE BUSCÁRAMOS LA MA­NE­RA DE SA­LIR

DE LA IS­LA”

-¿Qué di­je­ron los del ho­tel?

“Mi es­po­sa ha­bló con el de la re­cep­ción pa­ra pre­gun­tar­le cómo veía lo del hu­ra­cán y le con­tes­tó que ya se ha­bían ido to­dos los clien­tes y só­lo quedábamos no­so­tros co­mo hués­pe­des,

así que nos re­co­men­da­ron que lo mejor era huir y bus­car la ma­ne­ra de sa­lir de la is­la”. “EM­PE­ZA­MOS A MO­VER­NOS PA­RA CAM­BIAR LA FE­CHA DE NUES­TRO VUE­LO, PE­RO TO­DOS ES­TA­BAN

¡A RE­VEN­TAR!”

-¿Y qué hi­cie­ron?

“Em­pe­za­mos a mo­ver­nos pa­ra cam­biar la fe­cha de nues­tro vue­lo, pe­ro to­dos es­ta­ban

¡a re­ven­tar!” “EN­CON­TRA­RON 2 ASIEN­TOS EN CLA­SE TU­RIS­TA PE­RO QUE­RÍAN COBRARNOS

¡31 MIL PE­SOS DE CAR­GOS!”

-¿No les die­ron al­gu­na op­ción?

“En­con­tra­ron dos asien­tos de tu­ris­ta, pe­ro te­nía­mos que pa­gar 31 mil 500 pe­sos de car­gos, me que­jé y se co­mu­ni­có con­mi­go el em­ba­ja­dor de Mé­xi­co en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Car­los Ti­ra­do Zavala, y me di­jo que me iba a ayu­dar o que me ofre­cía el bún­ker que te­nía en la is­la”.

-¿Fi­nal­men­te qué de­ci­dis­te?

“En­tré en una an­gus­tia tre­men­da y des­pués de acu­sar a la aerolínea, pu­sie­ron car­tas en el asun­to y me di­je­ron que te­nían dos lu­ga­res en pri­me­ra cla­se; tu­ve que pa­gar 15 mil pe­sos”. “CUAN­DO TO­MA­MOS EL TA­XI PA­RA IR AL AE­RO­PUER­TO YA EM­PE­ZA­BAN

A VO­LAR LAS CO­SAS, HAS­TA LE DI­JE­RON POR RA­DIO AL CHO­FER QUE DIOS LO PROTEGIERA

Y SE EN­TRE­GA­RA A ÉL”

-¿Lle­gas­te a ver al­go im­pre­sio­nan­te?

“To­ma­mos un ta­xi y en el ca­mino ya em­pe­za­ban los vien­tos fuer­tes y a vo­lar co­sas. De he­cho, por ra­dio es­cu­ché que le de­cían al cho­fer que Dios los protegiera y se en­tre­ga­ra

“Me que­jé y se co­mu­ni­có con­mi­go el em­ba­ja­dor de Mé­xi­co de allá, me ofre­ció el bún­ker (lu­gar cons­trui­do pa­ra de­fen­der­se de al­gún ata­que), pe­ro la aerolínea me con­si­guió lu­ga­res por 15 mil”.

PUN­TA CA­NA Así dis­fru­ta­ba Bi­sogno de la al­ber­ca con su pe­que­ña Mi­chae­la

an­tes de en­te­rar­se que lle­ga­ría el hu­ra­cán. En sus pri­me­ros días sí pu­die­ron go­zar del sol. LLE­GÓ EL 2 DE SEP­TIEM­BRE Y SÓ­LO ES­TU­VO 4 DÍAS, PUES SE VIE­RON OBLI­GA­DOS A EVA­CUAR LA ZO­NA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.