Dany y Gaby Spa­nic

“La san­gre lla­ma y aho­ra es­ta­mos uni­das de co­ra­zón; nos ale­ja­mos por pu­ras men­ti­ras de las que fui­mos víc­ti­mas”

TVNotas - - En La Mira -

Lue­go de diez años de dis­tan­cia­mien­to, te pre­sen­ta­mos el tan es­pe­ra­do reen­cuen­tro en­tre Gaby y Dany Spa­nic, am­bas de 43 años. Las ac­tri­ces nos con­ta­ron que es­tán dis­pues­tas a re­cu­pe­rar el tiem­po per­di­do. DANY: “TE­NÍA FE Y ES­PE­RAN­ZA DE QUE SE DA­RÍA ES­TE EN­CUEN­TRO, LO QUE­RÍA­MOS Y SOÑÁBAMOS” -Una no­ti­cia que pa­re­cía que nun­ca iban a dar: su re­con­ci­lia­ción... Dany (D): “te­nía fe y es­pe­ran­za de que se iba a dar, con­fié mu­cho en Dios y Gaby tam­bién; lo que­ría­mos y soñábamos”. “NUES­TRO DIS­TAN­CIA­MIEN­TO FUE POR PU­RAS PEND$%&/$%” -¿Qué fue lo que pa­só?, ¿por qué ese dis­tan­cia­mien­to?

D: “pend$%&/$% que no va­lían la pe­na, eso fue lo que pa­só, pe­ro la san­gre lla­ma y aho­ra es­ta­mos uni­das de co­ra­zón”. Gaby (G): “fue­ron pu­ras men­ti­ras que no va­le la pe­na men­cio­nar, pe­ro lo que sí, es que las dos fui­mos víc­ti­mas de mu­chas de ellas”. GABY: “CUAN­DO DANY ES­TU­VO EN EL HOS­PI­TAL, LE DI­JE­RON QUE YO HA­BLA­BA MAL DE ELLA” -Dany, se lle­gó a co­men­tar que cuan­do es­tu­vis­te en el hos­pi­tal, creís­te que tu her­ma­na no te vi­si­tó... G: “cuan­do es­tu­vo en el hos­pi­tal (por un derrame ce­re­bral), le di­je­ron que yo ha­bla­ba mal de ella”.

D: “lle­gué a sen­tir­me so­la por­que to­do el mun­do es­ta­ba di­vi­di­do; lo que que­ría era es­tar bien de sa­lud, no me di cuen­ta de que lo más im­por­tan­te es la fa­mi­lia y mi hi­ja me dio mu­chas fuer­zas”.

-Cuén­ten­nos, ¿có­mo fue es­te reen­cuen­tro? G: “fue por What­sApp; siem­pre le man­da­ba men­sa­jes, pe­ro ella no sa­bía que era yo y me pre­gun­ta­ba: ‘¿quién eres?’ Le res­pon­día que la ama­ba y le man­da­ba men­sa­jes de voz pa­ra que su­pie­ra que era yo”. “HA­CE UNAS SE­MA­NAS NOS QUE­DA­MOS DE VER EN UN RES­TAU­RAN­TE; CUAN­DO NOS VI­MOS QUE­DA­MOS EN SHOCK, NO SA­BÍA­MOS QUÉ DE­CIR, SÓ­LO NOS DI­MOS UN FUER­TE ABRA­ZO”

-¿Y cuán­do se vie­ron en per­so­na? G: “fue ape­nas ha­ce unas se­ma­nas, nos ci­ta­mos en un res­tau­ran­te. Mi her­ma­na iba con su hi­ja Ca­ta­li­na, y yo con Ga­bo (hi­jo). Cuan­do la vi por pri­me­ra vez tan cer­ca de mí, me que­dé en shock, no sa­bía­mos qué de­cir, y no nos di­ji­mos mu­cho; no hi­zo fal­ta ha­blar, con un abra­zo fue su­fi­cien­te y sen­ti­mos to­da la emo­ción; nos abra­za­mos los cua­tro”. “NUES­TROS HI­JOS ES­TA­BAN MUY SOR­PREN­DI­DOS CON NUES­TRO PA­RE­CI­DO, SÓ­LO NOS VEÍAN A LAS 2; SA­BÍAN QUE SUS MA­MÁS ERAN GE­ME­LAS, PE­RO VER­NOS JUN­TAS FUE UNA IM­PRE­SIÓN”

-¿Qué di­je­ron sus hi­jos? G: “es­ta­ban muy sor­pren­di­dos de nues­tro pa­re­ci­do, só­lo nos veían a las dos; sa­bían que sus ma­más eran ge­me­las, pe­ro ver­nos jun­tas fue una im­pre­sión”.

“CREO QUE NO HAY NA­DA QUE PER­DO­NAR, LO QUE PA­SÓ SIM­PLE­MEN­TE SE SA­LIÓ DE NUES­TRAS MA­NOS” -Di­cen que en­tre ge­me­los hay una co­ne­xión es­pe­cial, ¿pa­só al­go en­tre us­te­des? D: “es­toy se­gu­ra de que sí tu­vi­mos co­ne­xio­nes en mu­chas oca­sio­nes, llan­tos y ale­grías”.

G: “a mí sí me pa­só; cuan­do es­ta­ba el año pa­sa­do en Ve­ne­zue­la, en Na­vi­dad, so­ñé con Dany y le di­je a un ami­go: ‘¡Pa­blo, so­ñé a mi her­ma­na, al­go es­tá pa­san­do con ella!’ Sen­tía que al­go no es­ta­ba bien, y sí, a Dany la ha­bían ope­ra­do”.

-¿Se pi­die­ron per­dón? D: “creo que el per­dón no exis­te, las dos fui­mos víc­ti­mas; el per­dón es par­te de Dios”.

G: “creo que no hay na­da que per­do­nar, lo que pa­só se nos

“EL TIEM­PO NO SE VA A RE­CU­PE­RAR NUN­CA, PE­RO YO NO VOY A PER­MI­TIR QUE

NOS VUEL­VAN A SE­PA­RAR OTRA VEZ”

-Aho­ra que­rrán re­cu­pe­rar el tiem­po per­di­do...

G: “ese tiem­po no se va a re­cu­pe­rar nun­ca, pe­ro

“Le ha­bla­ba por What­sApp a Dany y ella me pre­gun­ta­ba que quién era, yo só­lo le de­cía que

la ama­ba”.

“A nues­tros hi­jos no les ha­bla­mos de los pro­ble­mas ni del dis­tan­cia­mien­to que te­nía­mos, al con­tra­rio, les de­cía­mos co­sas bo­ni­tas”.

tiem­po de Dios es per­fec­to”.

D: “lo más di­vino es que te­ne­mos vi­da, sa­lud y que aho­ra es­ta­mos jun­tas y felices”.

-Gaby, ¿qué te gus­ta­ría de­cir­le a Dany? “Que ad­mi­ro su fuer­za, tem­ple y ca­pa­ci­dad de afe­rrar­se a la vi­da, de sa­car ade­lan­te so­la a su hi­ja (ha­ce una pau­sa y llora); y que es­toy muy or­gu­llo­sa de ella y que la amo, que no voy a per­mi­tir que nos se­pa­ren otra vez. Mi her­ma­na tie­ne una mi­sión muy im­por­tan­te, dar­le fuer­za y ejem­plo a mu­chas mu­je­res”.

-¿Y tú Dany qué le ex­pre­sas a tu her­ma­na? “Que es muy fuer­te (llora), y que siem­pre ten­ga esa fuer­za pa­ra le­van­tar­se por ella y su hi­jo”. -Dany, ¿su­pis­te có­mo la pa­só tu her­ma­na cuan­do tra­ta­ron de en­ve­ne­nar­la? “Sí, pe­ro no en­ten­día ni sa­bía por qué pa­sa­ban tan­tas co­sas feas; uno de mis mé­di­cos me di­jo que, por sa­lud, no vie­ra no­ti­cias por­que me po­dían al­te­rar”. -¿Qué le di­rías a to­da esa gen­te que se­ña­ló y acu­só a tu her­ma­na? D: “que na­die de­be ha­blar mal de otra per­so­na sin co­no­cer­la, no se va­le”. G: “Dany se asus­tó cuan­do le pla­ti­qué de to­do lo que me han acu­sa­do”. D: “Gaby ha te­ni­do mu­cha fuer­za pa­ra sa­car ade­lan­te a su hi­jo sin un es­po­so”.

-Aho­ra sus pe­que­ños con­vi­vi­rán más... G: “no sa­bes la fe­li­ci­dad que nos da a las dos que nues­tros hi­jos se quie­ran tan­to”. -Pla­tí­quen­nos, ¿com­par­tie­ron con ellos las di­fe­ren­cias fa­mi­lia­res?

D: “no; por mi par­te, me en­car­gué de ha­blar­le a mi hi­ja pu­ras co­sas bo­ni­tas de Gaby y de Ga­bo”.

-¿Siem­pre se lle­va­ron bien?

G: “de chi­qui­tas, nos aga­rrá­ba­mos

del mo­ño, al­go nor­mal (ríe)”.

-Cuén­ten­nos al­gu­na anéc­do­ta... D: “Gaby era muy bue­na pa­ra Ma­te­má­ti­cas y yo pa­ra el Cas­te­llano, así que cuan­do eran nues­tros exá­me­nes, nos sa­lía­mos al ba­ño y des­pués nos cam­biá­ba­mos de pu­pi­tre, por eso sa­lía­mos bien de ca­li­fi­ca­cio­nes”. G: “una vez tam­bién le pu­si­mos pol­vos pi­ca­pi­ca a una maes­tra de fí­si­ca (ríen am­bas)”.

GABY: “NUES­TROS FA­MI­LIA­RES EN VE­NE­ZUE­LA SE EMO­CIO­NA­RON CUAN­DO LES DI­MOS LA NO­TI­CIA

DE NUES­TRA REUNIÓN” -¿Es­te mo­men­to de unión lo com­par­tie­ron con el res­to de su fa­mi­lia? G: “sí, tu­vi­mos una vi­deo­lla­ma­da con nues­tros pri­mos de Ve­ne­zue­la y se emo­cio­na­ron al sa­ber de nues­tra reunión”.

-Dany, ¿có­mo te en­cuen­tras de sa­lud? “Me sien­to bien, mi hi­ja me es­tá en­se­ñan­do a ser fe­liz. Se­gún los doc­to­res, de­be­ría es­tar pos­tra­da en una ca­ma, sin po­der ha­blar, ca­mi­nar ni mo­ver­me, y clí­ni­ca­men­te mi hi­ja no de­bió ha­ber na­ci­do, pe­ro es­tá aquí con­mi­go y cre­cien­do mu­cho”.

-¿Cuán­tas ope­ra­cio­nes has te­ni­do, Dany? “¡Ay, mi amor!, ya per­dí la cuen­ta. Cuan­do me dan mis masajes en las pier­nas y en los pies, me pre­gun­tan que si me due­le, y yo só­lo me río; con to­do lo que he pa­sa­do, ya no hay dolor”.

“Lo más di­vino es que te­ne­mos vi­da, sa­lud y que aho­ra es­ta­mos jun­tas y felices”, nos com­par­tió Dany.

“Los pro­duc­to­res de­be­rían po­ner­se las pi­las, so­mos 2 mu­je­res dis­pues­tas a tra­ba­jar”.

“NOS EN­CAN­TA­RÍA IR­NOS DE VIA­JE

A LA NIE­VE, YA

QUE NUES­TROS

HI­JOS QUIE­REN CO­NO­CER­LA; OJA­LÁ QUE SEA EN NA­VI­DAD” -Há­blen­nos so­bre lo que aho­ra si­gue en sus vi­das... D: “se­guir dis­fru­tán­do­nos y di­vir­tién­do­nos”.

G: “a mí me en­can­ta­ría que nos fué­ra­mos de via­je a la nie­ve, ya que nues­tros hi­jos quie­ren co­no­cer­la; oja­lá que sea en Na­vi­dad”.

-Dany, ¿qué ex­tra­ña­bas de tu her­ma­na? “To­do, las plá­ti­cas, la com­pli­ci­dad que te­nía­mos, com­par­tir con nues­tras amis­ta­des, nues­tros via­jes”.

-Tras 10 años, ¿có­mo ves a Gaby? “Muy her­mo­sa, co­mo siem­pre”. -¿Les gus­ta­ría tra­ba­jar jun­tas?

G: “nos en­can­ta­ría, los pro­duc­to­res de­be­rían

po­ner­se las pi­las, so­mos dos mu­je­res dis­pues­tas a tra­ba­jar”. “ES­PE­RA­MOS ES­TAR JUN­TAS CO­MO AN­TES, CUAN­DO ÉRA­MOS PO­BRES

Y CO­MÍA­MOS LO QUE HA­BÍA” -Dí­ga­nos, ¿es­tas fies­tas de­cem­bri­nas pien­san pa­sar­las jun­tas? D: “es­pe­ra­mos es­tar jun­tas co­mo an­tes, cuan­do vi­vía­mos en una fin­ca, éra­mos po­bres y ade­más co­mía­mos con gusto lo que ha­bía a nues­tro al­can­ce”, fi­na­li­zó.

CO­MO DE TE­LE­NO­VE­LA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.