Rocío Ban­quells

“Me gus­ta la mu­jer que soy, a ba­se de ‘tran­ca­zos’ fuer­tes; vi­ví co­sas muy du­ras, pe­ro le agra­dez­co a Dios to­do”

TVNotas - - En La Mira -

La ac­triz y can­tan­te Rocío Ban­quells, de 58 años, nos abrió su co­ra­zón y con una gran son­ri­sa nos pre­su­mió que es­tá dis­fru­tan­do del me­jor mo­men­to de su vi­da, tan­to a ni­vel per­so­nal co­mo pro­fe­sio­nal, y que go­za de su ma­du­rez a ple­ni­tud.

-Rocío, ¿qué re­cuer­das de tu in­fan­cia? “Son re­cuer­dos ma­ra­vi­llo­sos, pues tu­ve la for­tu­na de na­cer y cre­cer en un nú­cleo fa­mi­liar gran­de, con unos pa­dres

be­llos. Mis pa­pás (don Ra­fael Ban­quells y Di­na de Mar­co) dor­mían aga­rra­di­tos de la mano, y has­ta el día en que mu­rió mi pa­dre, siem­pre es­tu­vie­ron jun­tos”. “CO­MO MI PAPÁ (RA­FAEL BAN­QUELLS) FUE DI­REC­TOR Y AC­TOR, EN CA­SA SE HA­CÍAN EN­SA­YOS Y REUNIO­NES CON GRAN­DES AR­TIS­TAS, ASÍ QUE DES­DE QUE EM­PE­CÉ A HA­BLAR DI­JE QUE

DE GRAN­DE SE­RÍA AC­TRIZ”

-Me ima­gino que en tu ca­sa des­fi­la­ron

in­fi­ni­dad de ac­to­res...

“Cla­ro, mi papá, Ra­fael

Ban­quells, co­mo fue di­rec­tor y tam­bién ac­tor, ha­cía en­sa­yos y reunio­nes en ca­sa con gran­des ar­tis­tas, co­mo Sa­ra García, Mar­ga Ló­pez, Ana Bert­ha Le­pe, Cha­chi­ta y otros, por eso des­de que em­pe­cé a ha­blar di­je que de gran­de iba a ser ac­triz”.

“MI PAPÁ ME DI­JO:

‘¡SI TE QUIE­RES DE­DI­CAR A ES­TO, LO VAS A HA­CER BIEN!’, ASÍ QUE EM­PE­CÉ A TO­MAR CLA­SES DE TO­DO, CO­MO BA­LLET”

-¿Có­mo na­ció tu gus­to por las ar­tes? “Siem­pre le di­je a mis pa­pás que que­ría ser ar­tis­ta, y mi papá di­jo: ‘¡si quie­res de­di­car­te a es­to, lo vas a ha­cer bien!’, así que em­pe­cé a to­mar cla­ses de to­do, has­ta de ba­llet y equi­ta­ción”.

-¿Tu ado­les­cen­cia fue di­fí­cil? “Era una jo­ven­ci­ta muy segura de mí mis­ma, y esa se­gu­ri­dad la ad­quie­res des­de la ca­sa con el apo­yo y con­fian­za que te dan tus pa­dres; eso sí, fui muy no­vie­ra. A los 11 años tu­ve mi pri­mer no­vio, pe­ro de ma­ni­ta su­da­da, era un ni­ño de la cua­dra”. “EN MI VI­DA HE TE­NI­DO 2 MA­TRI­MO­NIOS; EL PRI­ME­RO A LOS 18 AÑOS, CON PE­DRO MÉN­DEZ, PE­RO DURAMOS SÓ­LO UN AÑO Y NA­CIÓ MI HI­JA PA­ME­LA” -¿Te ca­sas­te muy jo­ven? “Así es, en mi vi­da he te­ni­do dos ma­tri­mo­nios, el pri­me­ro fue a los 18 años con Pe­dro Mén­dez; duramos só­lo un año y na­ció mi hi­ja Pa­me­la, cuan­do yo te­nía 19.

Ese ma­tri­mo­nio fue por to­das las le­yes; me ca­sé muy enamo­ra­da”.

-¿Por qué te di­vor­cias­te? “Por la fal­ta de ma­du­rez de am­bos, yo tra­ba­ja­ba mu­cho y él em­pe­zó a ha­cer su vi­da apar­te. Mi tra­ba­jo me cos­tó mi ma­tri­mo­nio. En la vi­da me he equi­vo­ca­do, pe­ro hoy por hoy le doy gra­cias a esos hom­bres por los hi­jos que me die­ron, y si pu­die­ra pe­dir­le al tiem­po que se echa­ra

pa­ra atrás, vol­ve­ría a ha­cer lo mis­mo”. “DES­PUÉS, JORGE BER­LAN­GA LLE­GÓ

EN UN MO­MEN­TO IM­POR­TAN­TE EN MI

VI­DA Y RE­CO­NOZ­CO

QUE ÉL HI­ZO MI CA­RRE­RA MU­SI­CAL, Y EN 1990 TU­VE

A MI HI­JO RO­DRI­GO” -Tu se­gun­do ma­tri­mo­nio y di­vor­cio fue el más men­cio­na­do, y el que mar­có gran par­te de tu vi­da, ¿ver­dad? “Jorge Ber­lan­ga lle­gó en un mo­men­to muy pa­dre en mi vi­da, pe­ro fue­ra de to­do el da­ño que me hi­zo (la acu­sa­ron de un frau­de mi­llo­na­rio por cul­pa de él), veo lo po­si­ti­vo. De­trás de to­dos mis dis­cos hay un per­so­na­je muy in­te­li­gen­te, pues fue él quien de­ci­dió el re­per­to­rio de mis can­cio­nes. Jorge hi­zo mi ca­rre­ra mu­si­cal, soy ho­nes­ta y se lo re­co­noz­co. Tam­bién co­me­tió 7 mil 500 erro­res y de­fec­tos que me lle­va­ron a ser al­guien que pe­día permiso has­ta pa­ra ir al ba­ño”. “EN ESA ÉPO­CA YO ERA FE­LIZ CON MI TRA­BA­JO Y MI RE­LA­CIÓN DE PA­RE­JA, PE­RO PO­CO A PO­CO FUI DES­CU­BRIEN­DO EN­GA­ÑOS, FRAU­DES;

NO SA­BÍA DÓN­DE ES­TA­BA PA­RA­DA”

-¿Es­ta­bas enamo­ra­da? “Sin du­da. Era un cua­te con un en­can­to es­pe­cial, sim­pá­ti­co, in­te­li­gen­te; eso fue lo que me cau­ti­vó. Me lo pre­sen­ta­ron pa­ra que ma­ne­ja­ra mi vi­da de can­tan­te. Nos tra­ta­mos en 1984, y en 86 ya era mi pa­re­ja, así fue por 22 años. En esa épo­ca era fe­liz con mi tra­ba­jo y mi re­la­ción de pa­re­ja, pe­ro tam­bién fui muy en­ga­ña­da. Asu­mo mi res­pon­sa­bi­li­dad, yo le en­tre­gué mi vi­da pa­ra que él la ma­ne­ja­ra”.

“En la vi­da me he equi­vo­ca­do, pe­ro hoy le doy gra­cias a esos hom­bres por los hi­jos que me die­ron (Pa­me­la

y Ro­dri­go)”.

“Fui una jo­ven­ci­ta muy segura de mí mis­ma, pe­ro eso sí, muy no­vie­ra. A los 11 años tu­ve mi pri­mer no­vio”.

-Y te dio a tu se­gun­do hi­jo... “Así es, en 1990. Mi me­ta era mi hi­jo, y sa­car a mi ni­ña ade­lan­te. Pe­ro ya no es­ta­ba a gus­to con Jorge, y po­co a po­co fui des­cu­brien­do en­ga­ños, frau­des; no sa­bía dón­de es­ta­ba pa­ra­da”. “NO DI­GO QUE NO LO ODIÉ, SIN EM­BAR­GO, JORGE ES EL PA­DRE DE MI HI­JO, ME DIO AL­GO QUE NO TIE­NE

PRE­CIO, Y LE DE­SEO LO ME­JOR”

-¿Ahí abris­te los ojos? “Sí, pe­ro reac­cio­né de­ma­sia­do tar­de. Es la me­jor es­cue­la que he te­ni­do en la vi­da. No di­go que no lo odié, sin em­bar­go, Jorge es el pa­dre de mi hi­jo, me dio al­go ma­ra­vi­llo­so que no tie­ne pre­cio, y le de­seo lo me­jor”.

“NO HU­BO GOL­PES FÍ­SI­COS, PE­RO SÍ EMO­CIO­NA­LES Y TU­VE LOS PAN­TA­LO­NES PA­RA LIM­PIAR MI NOM­BRE Y TU­VE QUE

VOL­VER A EM­PE­ZAR”

-¿Hu­bo gol­pes?

“Fí­si­cos, no, ja­más. Hu­bo gol­pes ba­jos, pe­ro emo­cio­na­les; el gol­pe fí­si­co con el tiem­po se qui­ta, el emo­cio­nal no, me cos­tó mu­cho tiem­po su­pe­rar­lo, la pren­sa siem­pre se en­car­ga de re­cor­dár­me­lo. Pe­ro tu­ve los

pan­ta­lo­nes pa­ra lim­piar mi nom­bre; no tu­ve na­da que ver, su­frí un en­ga­ño y tu­ve que vol­ver a em­pe­zar”. “A MI HI­JO LO RECUPERÉ CUAN­DO TE­NÍA 21 AÑOS Y FUE OTRO RE­TO, PUES TU­VI­MOS QUE RE­CONS­TRUIR UNA RE­LA­CIÓN; ÉL LLE­GÓ MUY AFEC­TA­DO, PE­RO SE HA

IDO LIM­PIAN­DO”

-¿A Jorge ya no lo vol­vis­te a ver? “Mi hi­jo, el que tu­ve con él, des­apa­re­ció cin­co años, nun­ca su­pe dón­de es­ta­ba, él me lo qui­tó y ese fue el do­lor más gran­de que he su­fri­do en vi­da. Te­nía 15 años, era un ado­les­cen­te, es­ta­ba muer­ta en vi­da. Y lo recuperé cuan­do él te­nía 21, y ese fue otro re­to, pues tu­vi­mos que re­cons­truir una re­la­ción, él lle­gó muy afec­ta­do, pe­ro se ha ido lim­pian­do”.

-¿Có­mo es la re­la­ción con tu hi­jo aho­ra? “Va­mos muy bien, me es­tá de­mos­tran­do la esen­cia que tie­ne, que es her­mo­sa, es un mu­cha­cho con mu­chos pan­ta­lo­nes, sa­có ade­lan­te su se­cun­da­ria y la pre­pa­ra­to­ria abier­ta en un año sin com­prar na­da, pe­ro cuan­do lo acep­ta­ron en la Ibe­ro di­je: ‘wow, se lo ga­nó so­lo’”. -¿Se re­gre­só tu hi­jo con­ti­go, y si­guió vien­do a su papá? “No, lo ha vis­to una o dos ve­ces, yo pa­ra na­da, no quie­ro sa­ber na­da; de le­jos le de­seo to­do lo me­jor, que le va­ya muy bien”. -¿Su­frías hu­mi­lla­cio­nes por los pro­ble­mas en que te me­tió tu ex ma­ri­do? “Cla­ro, mu­chas; lle­gas sin na­da, y con la au­to­es­ti­ma en el sue­lo; yo creía que no va­lía na­da, tu­ve mu­chas bron­cas

“El do­lor más gran­de que he su­fri­do en mi vi­da fue cuan­do Jorge me qui­tó a mi hi­jo, te­nía 15 años, ha­bían des­apa­re­ci­do;

es­ta­ba muer­ta en vi­da”.

le­ga­les, aun­que yo no me ro­bé na­da. Lle­gué a un pro­gra­ma (Can­tan­do por un sue­ño, 2006), en el que no sa­bía ni qué es­ta­ba ha­cien­do ahí; mis com­pa­ñe­ros me de­cían mu­chas co­sas en mi ca­ra, al ai­re, don­de to­do el mun­do veía. Fue mi re­gre­so al es­ce­na­rio y su­frí co­mo no tie­nes una idea”. “AHO­RA MIS PRIO­RI­DA­DES SON MIS HI­JOS, MIS 16 PE­RROS Y MI PA­RE­JA,

CON­SEN­TIR­LOS, TRATARLOS BIEN”

-¿Ga­nar fue una gran re­com­pen­sa? “Cla­ro, y mu­chos ami­gos y fans me de­cían: ‘có­mo es po­si­ble que una fi­gu­ra co­mo tú sea par­ti­ci­pan­te y no juez’, pe­ro la vi­da me pu­so ahí”.

-¿Ac­tual­men­te cuá­les son tus prio­ri­da­des? “La uni­ver­si­dad de mi hi­jo, mis 16 pe­rros y mi pa­re­ja, con­sen­tir­los y tratarlos bien”. “TEN­GO 10 AÑOS CON JORGE SIE­GRIST; FUE MI CON­TA­DOR POR MÁS DE 30 AÑOS, MI AMI­GO Y TES­TI­GO DE MI BO­DA CON JORGE BER­LAN­GA... ¡LO QUE

SON LAS CO­SAS! (RÍE)”

-¿Te sien­tes ple­na? “Me gus­ta la Rocío que soy, a ba­se de tran­ca­zos muy fuer­tes. Vi­ví co­sas muy du­ras, pe­ro le agra­dez­co a

Dios to­do, por­que es­toy dis­fru­tan­do lo que soy, y a lo que vi­ne, pues nun­ca de­jas de apren­der”. -Cuén­ta­nos de tu no­vio, ¿tu co­ra­zón es­tá fe­liz? “Ten­go 10 años con Jorge Sie­grist, quien fue uno de los án­ge­les que Dios me man­dó; él fue mi con­ta­dor por más de 30 años, mi ami­go, tes­ti­go de mi bo­da con Jorge Ber­lan­ga, ¡lo que son las co­sas! (ríe). En nues­tra amis­tad pa­sa­mos mu­chas co­sas jun­tos, y fue el úni­co que no me dio la es­pal­da. Fue mi con­ta­dor cuan­do vol­ví de lleno a tra­ba­jar y aho­ra es­ta­mos jun­tos, fe­li­ces y enamo­ra­dos”.

-¿Te vol­ve­rías a ca­sar? “Lo he­mos pla­ti­ca­do Jorge y yo, pe­ro no po­dría, por­que mi di­vor­cio me cos­tó tra­ba­jo,

pe­ro por fin se dio”.

-¿Vi­ven jun­tos? “No, él tie­ne su ca­sa, y yo la mía; qui­zá esa es la cla­ve pa­ra ser fe­li­ces”. “MI HER­MA­NA MARY PAZ ES­TÁ PA­SAN­DO POR UN MAL MO­MEN­TO (SU SE­PA­RA­CIÓN DE ALFREDO ADA­ME),

PE­RO ASÍ ES ES­TO, Y LO VI­VE CON DIG­NI­DAD Y RES­PE­TO

HA­CIA SU PER­SO­NA” -Tú es­tás dis­fru­tan­do del amor, pe­ro tu her­ma­na Mary Paz (es­po­sa de Alfredo Ada­me) no, y ha te­ni­do mu­chas

di­fe­ren­cias con su ma­ri­do... “Ella es fuer­te, una se­ño­ra que dio to­do lo me­jor de sí; de­jó una ca­rre­ra por de­di­car­se a su fa­mi­lia y tie­ne unos hi­jos ma­ra­vi­llo­sos, que ado­ran a sus pa­dres. De­fi­ni­ti­va­men­te es­tá pa­san­do por un mal mo­men­to, pe­ro así es es­to y ella lo vi­ve con dig­ni­dad y res­pe­to ha­cia su per­so­na”, fi­na­li­zó.

TU­VO 2 ES­PO­SOS, Y CON CA­DA UNO DE ELLOS FUE MA­DRE con su no­vio Jorge Sie­grist lle­va 10 años,

sin pla­nes de bo­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.