EL ABO­GA­DO DE AMÉ­RI­CO DI­JO: “LE­GAL­MEN­TE ÉL TIE­NE LA PA­TRIA PO­TES­TAD DE SUS HI­JAS; HA CUM­PLI­DO CON SU OBLI­GA­CIÓN ALI­MEN­TA­RIA”

TVNotas - - Los Lectores Prefieren -

-¿Por qué Amé­ri­co de­ci­dió lle­var­se a las ni­ñas sin con­sen­ti­mien­to de la abue­la?

“Le­gal­men­te el se­ñor (Amé­ri­co Gar­za), pa­dre bio­ló­gi­co de las me­no­res, tie­ne la pa­tria po­tes­tad de sus hi­jas. Cuan­do se fir­mó el di­vor­cio, a la se­ño­ra se le per­mi­tió que­dar­se con la cus­to­dia por­que así fue co­mo ellos lo acor­da­ron, la con­vi­ven­cia con sus hi­jas y la pa­tria po­tes­tad com­par­ti­da. Él ha cum­pli­do con su obli­ga­ción ali­men­ta­ria, y al fa­lle­cer la se­ño­ra Lu­na, la cus­to­dia que­dó en ma­nos de él; en nin­gún mo­men­to ha de­ja­do de apo­yar a sus hi­jas, siem­pre ha vis­to por ellas”.

“SI NIN­GUNO DE LOS

PA­DRES VI­VIE­RA, EFEC­TI­VA­MEN­TE, LOS ABUE­LOS TEN­DRÍAN DE­RE­CHO SO­BRE LAS ME­NO­RES” -La abue­la di­ce que en la Su­pre­ma Cor­te se es­ta­ble­ce que si la ma­dre mue­re, el de­re­cho so­bre las me­no­res pa­sa a los abue­los ma­ter­nos...

“Fal­so, por­que el pa­dre vi­ve; si nin­guno de los pa­dres vi­vie­ra, efec­ti­va­men­te los abue­los ten­drían de­re­cho so­bre las me­no­res”.

-¿Quién tie­ne la cus­to­dia de las ni­ñas? “La te­nía la se­ño­ra Lu­na, pe­ro al mo­men­to de fa­lle­cer, pa­sa au­to­má­ti­ca­men­te al papá”. “EL SE­ÑOR PA­SÓ POR LAS NI­ÑAS PA­RA LLEVÁRSELAS A PA­SEAR SIN

DE­TA­LLE VIO­LEN­TO O EN­GA­ÑO” -Se di­ce que Amé­ri­co se lle­vó a las ni­ñas con vio­len­cia y en­ga­ños...

“Tam­po­co es cier­to. Ese día Amé­ri­co pa­só por las ni­ñas pa­ra llevárselas a pa­sear, sin de­ta­lle vio­len­to”.

-¿Por qué no re­gre­só a las ni­ñas?

“Por­que es el pa­dre. Ese día a Amé­ri­co le man­da­ron unos do­cu­men­tos don­de le exi­gían que fir­ma­ra y ce­die­ra la cus­to­dia de sus hi­jas a fa­vor de la abue­la, co­sa que el se­ñor no iba a per­mi­tir. Él no le quie­re qui­tar a sus hi­jas el de­re­cho de que vean a sus abue­los, a sus me­dios her­ma­nos; es fal­so to­do lo que se es­tá di­cien­do, el se­ñor ni ha hui­do, ni es­tá es­con­di­do con sus hi­jas”.

“KAR­LA LE PI­DIÓ A AMÉ­RI­CO QUE DE­JA­RA A LAS NI­ÑAS CON­VI­VIR CON SUS HER­MA­NOS Y ABUE­LOS UNOS DÍAS LUE­GO DE SU MUER­TE, LO CUAL HI­ZO,

LAS NI­ÑAS ES­TU­VIE­RON UNA SE­MA­NA” -¿Kar­la y Amé­ri­co fir­ma­ron un do­cu­men­to acor­dan­do lo que pa­sa­ría con las ni­ñas?

“Ella le pi­dió que fue­ra ama­ble y de­ja­ra a las ni­ñas con­vi­vir con sus her­ma­nos y abue­los ma­ter­nos unos días lue­go de su muer­te, tal cual lo hi­zo: las ni­ñas es­tu­vie­ron una se­ma­na, pa­ra ser exac­tos”. -¿Es­tá cons­cien­te de que su úl­ti­ma vo­lun­tad fue que no se­pa­ra­ran a sus hi­jos? “No sé si lo va­ya a ha­cer o no, pe­ro es el de­re­cho na­tu­ral del pa­dre te­ner a sus ni­ñas, son sus hi­jas bio­ló­gi­cas, la úl­ti­ma vo­lun­tad de una per­so­na es apar­te, na­da tie­ne que ver con cues­tio­nes le­ga­les”, con­clu­yó.

“Ese día, le man­da­ron unos do­cu­men­tos a Amé­ri­co don­de le exi­gían que fir­ma­ra y ce­die­ra la cus­to­dia a fa­vor de la abue­la, pe­ro no lo iba a per­mi­tir”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.