El can­tan­te de 42 años tu­vo mu­cho tra­ba­jo lue­go de pro­ta­go­ni­zar la se­rie

TVNotas - - Los Lectores Prefieren -

¡No res­pe­ta ‘ni a su san­gre’!... José Manuel Fi­gue­roa en­fren­ta una de­man­da

de su pri­mo, Pe­pe Fi­gue­roa, quien fue su re­pre­sen­tan­te por 13 años: “Me des­pi­dió, di­jo que le ro­bé, me gol­peó en mi ca­sa ¡y me ame­na­zó de muer­te!”

“Los pro­ble­mas em­pe­za­ron en abril y ma­yo de es­te año que nos aga­rró la ma­la ra­cha, pues só­lo tu­vi­mos una fe­cha y los gas­tos se­guían y se acu­mu­la­ban”.

“Me cul­pó de no con­se­guir­le fe­chas, pe­ro él no es un ar­tis­ta ta­qui­lle­ro y la gen­te no pa­ga 350 mil pe­sos por su show”, agre­gó Pe­pe

Es bien sa­bi­do que José Manuel Fi­gue­roa, de 42 años, tie­ne mal ca­rác­ter, y es­to lo ha pues­to en el ojo del hu­ra­cán en re­pe­ti­das oca­sio­nes; y aho­ra el mo­ti­vo es su pe­lea con su pri­mo, José Fi­gue­roa, quien nos con­tó que el can­tan­te lo des­pi­dió: “YO LE HA­CÍA TO­DO A MI PRI­MO, DES­DE REPRESENTARLO, HAS­TA REA­LI­ZAR SUS PA­GOS PER­SO­NA­LES”

-Pe­pe, ¿por me­dio de quién es tu pa­ren­tes­co con José Manuel?

“Mi papá, Gre­go­rio Fi­gue­roa, y Joan Se­bas­tian eran pri­mos her­ma­nos y des­de chi­cos mi pri­mo y yo nos co­no­ci­mos y con­vi­vi­mos, pe­ro la re­la­ción la­bo­ral se dio en 2004 cuan­do des­pi­dió a otro em­plea­do que te­nía por­que tam­bién sa­lió de plei­to por cues­tio­nes eco­nó­mi­cas y yo me que­dé en su lu­gar”.

-¿A qué te de­di­cas?

“Só­lo es­ta­ba con él por­que te­nía que es­tar a su dis­po­si­ción de tiem­po com­ple­to, pe­ro tras la rup­tu­ra la­bo­ral pu­se una agen­cia de re­pre­sen­ta­ción ar­tís­ti­ca”.

-¿Cuá­les eran tus fun­cio­nes?

“Ven­der fe­chas pa­ra que se pre­sen­ta­ra; apar­te, to­das sus co­sas per­so­na­les, pa­gos de las nó­mi­nas del ran­cho, de sus ca­sas, la luz, te­lé­fono, ce­lu­lar, ca­ble, o sea, to­do; no te­nía un ho­ra­rio, y si un ca­ba­llo se en­fer­ma­ba en la ma­dru­ga­da, me lla­ma­ba a mí pa­ra aten­der­lo”. “EN­TRE LA NÓ­MI­NA DE LA GEN­TE QUE TRA­BA­JA EN SUS CA­SAS SON CO­MO 120 MIL PE­SOS AL MES, Y 180 MIL DE ALI­MEN­TO; EN­TON­CES NO PA­RA­BA DE DE­CIR­ME: ‘PEND$%&’, POR­QUE PEN­SA­BA

QUE NO HA­CÍA BIEN MI TRA­BA­JO”

-¿Fir­ma­ron un con­tra­to pa­ra es­ti­pu­lar to­das esas obli­ga­cio­nes?

“No, fue só­lo de pa­la­bra, pe­ro mis obli­ga­cio­nes se fue­ron in­cre­men­tan­do más y más. Te­nía un suel­do fi­jo de 25 mil pe­sos a la se­ma­na y de ca­da fe­cha re­ci­bía el 10 por cien­to. Pe­ro ha­bía ve­ces que él te­nía di­ne­ro, y cuan­do no, pues no”.

-¿En qué mo­men­to ini­cia­ron los pro­ble­mas?

“Cuan­do nos aga­rró la ma­la ra­cha en abril y ma­yo de es­te año, pues só­lo tu­vi­mos una fe­cha y los gas­tos se­guían y se acu­mu­la­ban, por­que en­tre la nó­mi­na de la gen­te que tra­ba­ja en las ca­sas son co­mo 120 mil pe­sos al mes, y 180 mil de ali­men­to; en­ton­ces no pa­ra­ba de de­cir­me: ‘pend$%&’, pues pen­sa­ba que no ha­cía bien mi tra­ba­jo”. “SIEM­PRE ME IN­SUL­TÓ, PE­RO LO AGUAN­TÉ POR NE­CE­SI­DAD”

-¿An­tes de eso tam­bién te in­sul­tó?

“Siem­pre fue así, pe­ro lo aguan­té por ne­ce­si­dad. Cuan­do él es­tá enoja­do es muy

ex­plo­si­vo y no só­lo con­mi­go, a to­da la gen­te la hu­mi­lla y tra­ta mal; a mí me men­ta­ba la ma­dre y lo ha­cía fren­te a quien fue­ra. Pe­ro ya

me hi­zo a un la­do y con­tra­tó a Bert­ha Aya­la pa­ra ven­der más fe­chas, quien es su nue­va má­na­ger, la cual se en­car­gó de la gi­ra con Bobby Pu­li­do. Pen­sa­ba que yo no me mo­vía lo su­fi­cien­te, cuan­do al que no que­rían era a él; me de­cían que no era un ar­tis­ta ta­qui­lle­ro co­mo pa­ra co­brar tan­to”.

-¿Cuán­to co­bra­ba?

“Subió el pre­cio a 350 mil, a raíz de la muer­te de Joan, que fue cuan­do vol­vió a te­ner po­pu­la­ri­dad, con la se­rie que hi­zo al la­do de Car­la Es­tra­da”. “2 VE­CES EMPEÑÉ MI CA­MIO­NE­TA PA­RA RESOLVERLE EL PRO­BLE­MA”

-¿Có­mo fue el día que te des­pi­dió?

“Des­pués de tra­ba­jar en Pue­bla, al otro día me mar­có en la ma­ña­na, ra­ro en él, pues lle­ga­mos a las 4 a.m., y a las nue­ve me lla­mó pa­ra ha­cer cuen­tas. Me em­pe­zó a de­cir que no le pa­re­cían mu­chas co­sas, que no ha­bía

en­tra­do di­ne­ro su­fi­cien­te y que ya no que­ría que tra­ba­ja­ra con él”.

-Cuén­ta­nos lo que sen­tis­te...

“Ali­vio, ya que te­nía mu­cho es­trés, pues cuan­do no ha­bía di­ne­ro pa­ra pa­gar nó­mi­nas, yo con­se­guía co­mo fue­ra pa­ra no que­dar­le mal con la gen­te; de he­cho, dos ve­ces empeñé mi ca­mio­ne­ta pa­ra resolverle el pro­ble­ma”.

“Cuan­do me des­pi­dió sen­tí ali­vio por­que yo te­nía mu­cho es­trés, pues cuan­do no ha­bía di­ne­ro pa­ra pa­gar nó­mi­nas, yo con­se­guía co­mo fue­ra

pa­ra no que­dar­le mal”.

Sin Pe­pe, José Manuel se que­dó sin el apo­yo del úni­co miem­bro de su fa­mi­lia que aún lo ayu­da­ba.

Él es hi­jo de Gre­go­rio Fi­gue­roa, pri­mo her­mano de

Joan Se­bas­tian.

POR EL DE­LI­TO DE AME­NA­ZAS

És­tas son las pa­la­bras que el in­tér­pre­te le di­jo en men­sa­je de voz de What­sApp.

POR IN­DEM­NI­ZA­CIÓN LA­BO­RAL

Pi­de que se le pa­guen pres­ta­cio­nes de ley que nun­ca tu­vo en 13 años. Te­nían una bue­na re­la­ción, pues Pe­pe lo acom­pa­ña­ba a

to­dos la­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.