¡Se sal­vó del fe­mi­ni­ci­dio!... Ma­ría Eli­za­beth, la hi­ja de Tony Bra­vo, a quien acu­san de ha­ber ma­ta­do a su pa­re­ja: “Sen­tí que no iba a sa­lir vi­va... ¡Yo só­lo me de­fen­dí!”

TVNotas - - Notas Rápidas -

Trá­gi­ca his­to­ria es­tá vi­vien­do Ma­ría Eli­za­beth, de 42 años, hi­ja del ac­tor Tony Bra­vo, ya que el pa­sa­do 1 de oc­tu­bre, tras pre­sun­ta­men­te ha­ber ase­si­na­do a su pa­re­ja, Vi­cen­te Var­gas Ra­mí­rez, de 51, es­tá re­clui­da en El CE­RE­SO de San Miguel. Su her­ma­na Ma­ría An­to­nie­ta, de 41, nos abrió su

co­ra­zón y nos re­la­tó có­mo han vi­vi­do es­tos mo­men­tos tan dra­má­ti­cos.

“MI HER­MA­NA CO­NO­CIÓ A VI­CEN­TE POR FA­CE­BOOK HA­CE UN AÑO; LUE­GO DE UN TIEM­PO,

ELLA ME CON­TÓ QUE ES­TA­BA ENAMO­RA­DA DE ES­TE HOM­BRE, YA QUE LE HA­BLA­BA

MUY BO­NI­TO” -Sin du­da es un mo­men­to di­fí­cil pa­ra us­te­des, ¿qué nos pue­des de­cir? “Es un gol­pe que no es­pe­rá­ba­mos co­mo fa­mi­lia, pe­ro pri­me­ro Dios y la jus­ti­cia, to­do se tie­ne que re­sol­ver”. “ELLA YA HA­BÍA PA­SA­DO POR UN DI­VOR­CIO Y QUE­RÍA DAR­SE

OTRA OPOR­TU­NI­DAD” -Di­nos, ¿có­mo se co­no­cie­ron Vi­cen­te

y tu her­ma­na? “Fue por Fa­ce­book, ha­ce un año. Pa­re­ce que él la

agre­gó y le man­da­ba men­sa­jes; lue­go de un tiem­po ella me lla­mó y me con­tó que se es­ta­ba enamo­ran­do de un hom­bre que le es­cri­bía muy bo­ni­to, y yo le di­je que tu­vie­ra cui­da­do, pe­ro ella me res­pon­dió que le vi­bra­ba que era una bue­na per­so­na”.

“ÉL VI­VÍA EN LOS ÁN­GE­LES Y

TO­DO ERA POR MEN­SA­JES Y VIDEOLLAMADAS; EL 20 DE SEP­TIEM­BRE, MI HER­MA­NA LE PA­GÓ

EL BO­LE­TO DE AVIÓN PA­RA QUE VI­NIE­RA Y, CUA­TRO DÍAS AN­TES DEL HO­MI­CI­DIO, SE FUE­RON A VI­VIR JUN­TOS

Y REN­TA­RON UN DE­PAR­TA­MEN­TO” -¿Y có­mo to­mas­te la no­ti­cia? “Ella es­ta­ba muy con­ten­ta y creo que que­ría for­ma­li­zar al­go con él. Mi her­ma­na ya ha­bía pa­sa­do por una ex­pe­rien­cia de di­vor­cio y era vá­li­do que­rer dar­se otra opor­tu­ni­dad: él mos­tra­ba cons­tan­cia e in­te­rés con las lla­ma­das, ya que es­ta­ban en di­fe­ren­tes ciu­da­des y no po­dían es­tar jun­tos”.

-¿En qué mo­men­to se co­no­cie­ron en per­so­na?

“El vi­vía en Los Án­ge­les con su her­mano y és­te lo co­rrió de la ca­sa, tal vez por eso se mos­tró tan in­sis­ten­te en ve­nir con mi her­ma­na; to­do era a tra­vés de men­sa­jes y videollamadas, pe­ro el 20 de sep­tiem­bre, ella le pa­gó el bo­le­to de avión pa­ra que vi­nie­ra y, cua­tro días an­tes del ho­mi­ci­dio, se fue­ron a vi­vir jun­tos y ren­ta­ron un de­par­ta­men­to”. -¿Có­mo te en­te­ras­te? “Ra­di­co en la Ciu­dad de Mé­xi­co y ha­ce unos días re­ci­bí una lla­ma­da en la que me de­cían que mi her­ma­na es­ta­ba me­ti­da en un pro­ble­ma; me que­dé he­la­da cuan­do me dijeron lo que ha­bía pa­sa­do, ya que ella siem­pre ha si­do una mu­jer

de su ca­sa, con tres hi­jos bien edu­ca­dos”.

“CUAN­DO LA VI EN LA FIS­CA­LÍA DE PUE­BLA, TRA­TÉ DE CON­SO­LAR­LA; LE DI­JE QUE TO­DO LO QUE ÉL LE HA­BÍA

DI­CHO ERA PA­RA ES­PAN­TAR­LA” -Pla­tí­ca­nos qué hi­cis­te... “Me fui pa­ra Pue­bla. Lo úni­cio que pu­de re­cor­dar fue que ella se es­ta­ba enamo­ran­do de es­te hom­bre que co­no­ció en Fa­ce­book, quien le ha­bla­ba muy bo­ni­to y le po­nía ro­sas en su mu­ro”.

-La vis­te de­te­ni­da... “Cuan­do la vi en la fis­ca­lía de Pue­bla, nos sol­ta­mos a llo­rar, nos abra­za­mos y le di­je: ‘to­do va a es­tar bien’, y ella tar­ta­mu­dea­ba: ‘me iba a ma­tar, que­ría vio­lar a mi hi­ja y me con­ta­gió el VIH’, ade­lan­tán­do­se a los he­chos. Tra­té de con­so­lar­la, le di­je que lo ha­bía di­cho pa­ra es­pan­tar­la”. “ELLA ME DE­CÍA QUE

ÉL PE­LEA­BA MU­CHO Y

QUE TE­NÍA SU CA­RÁC­TER;

ESE DÍA DEL IN­CI­DEN­TE, MI HER­MA­NA ME CON­FE­SÓ QUE ÉL LE

DI­JO QUE SE IBA A SUICIDAR”

-¿Co­no­cis­te per­so­nal­men­te a Vi­cen­te?

“No, yo só­lo lo co­no­cí vía Fa­ce­book por­que nos agre­gó a sus hi­jos y a mí. Una vez me es­cri­bió: ‘cu­ña­da, amo a tu her­ma­na y la ven­go a ha­cer fe­liz’, y yo pen­sa­ba: ‘qué pa­dre y qué bo­ni­to’. Pe­ro mi her­ma­na me con­tó que

sí vio al­gu­nos fo­cos ro­jos”.

“LA SE­ÑO­RA QUE TRA­BA­JA EN CA­SA DE MI ABUELITA DI­JO

QUE UN DÍA QUE FUE­RON A VI­SI­TAR­LA, ÉL ES­TU­VO TO­MAN­DO Y LUE­GO LO VIO EN LA CO­CI­NA, TRAS­TOR­NA­DO, GOLPEÁNDOSE EN LA PA­RED” -¿A qué te re­fie­res? “Ella me de­cía que él pe­lea­ba mu­cho y tam­bién te­nía mal ca­rác­ter. El día del in­ci­den­te, mi her­ma­na me con­fe­só que él le di­jo que se iba a suicidar, aven­tán­do­se por el bal­cón. Y aho­ra me aca­bo de en­te­rar por la se­ño­ra que tra­ba­ja en ca­sa de mi abuelita, que un día que fue­ron a vi­si­tar­la, él es­tu­vo to­man­do cer­ve­za y te­qui­la, y lue­go lo vio en la co­ci­na, tras­tor­na­do, golpeándose en la pa­red. La se­ño­ra no qui­so me­ter­se y no men­cio­nó na­da en ese mo­men­to”. -Se di­jo en la au­dien­cia que hu­bo un mo­men­to en la pe­lea en el que ella le su­pli­ca­ba que no la de­ja­ra... “Eso lo di­cen los ve­ci­nos, yo no sé si sea cier­to o no, no es­tu­ve ahí y só­lo sé lo que mi her­ma­na me con­tó”. “MI HER­MA­NA ME CON­TÓ QUE JA­MÁS LA VIO­LÓ, QUE ES­TÁN MIN­TIEN­DO Y QUE LO ÚNI­CO QUE MEN­CIO­NÓ ES QUE ÉL LA AME­NA­ZA­BA CON MA­TAR­LA Y CON MA­TAR A MI HI­JA”

-Cuén­ta­nos, ¿qué te co­men­tó?

“Di­jo: ‘pe­dí au­xi­lio, les gri­té que me que­ría

ma­tar, ja­más di­je que me ha­bía vio­la­do; es­tán min­tien­do, lo úni­co que men­cio­né fue que iba a vio­lar a mi hi­ja y a ma­tar­me’, y así cam­bian mu­cho las co­sas”. “AL RE­COR­DAR, SE PO­NE TRIS­TE, LLO­RA CO­MO NI­ÑA Y DI­CE QUE ES­TÁ EN UNA PE­SA­DI­LLA QUE JA­MÁS SE

IMA­GI­NÓ VI­VIR” -Ver­sio­nes apun­tan que era muy ce­lo­sa... “Ella es un po­co ce­lo­sa y eso no es de­li­to, no sig­ni­fi­ca que ha­ya he­cho al­go ma­lo”. -¿Ha ex­pre­sa­do si lle­gan epi­so­dios de lo que su­ce­dió aque­lla no­che? “Re­cuer­da unas co­sas, otras no. Le pre­gun­té por qué ha­bían pe­lea­do y só­lo me con­tes­tó: ‘no sé, ve­nía­mos en el co­che, ya lle­va­ba va­rios días co­mo de ma­las,

ace­le­ra­do, me que­ría traer en to­dos los lu­ga­res con pri­sas; me qui­ta­ba las lla­ves del co­che, el ce­lu­lar, que­ría co­mo que apo­de­rar­se de to­das mis co­sas’. La ver­dad no sé por qué em­pe­zó to­do, por­que es­ta­ba enoja­do la ma­yor par­te del tiem­po”.

-¿Y qué más te co­men­ta ella? “Al re­cor­dar lo que pa­só en ese mo­men­to, se po­ne tris­te, llo­ra co­mo una ni­ña chi­qui­ta y di­ce que es­tá en una pe­sa­di­lla que ja­más se ima­gi­nó vi­vir. La vi­da de mi her­ma­na siem­pre fue lim­pia”. “DU­RAN­TE LA PE­LEA VI­CEN­TE LE DI­JO QUE HA­BÍA MA­TA­DO A UNA FULANA Y LA TI­RA­RON A LA AL­BER­CA DE

UNA CA­BA­ÑA’” -Se re­ve­ló que tu her­ma­na sa­bía que Vi­cen­te ha­bía pri­va­do de la vi­da a otra mu­jer... “Só­lo me con­fe­só lo que Vi­cen­te le di­jo: ‘jun­to con unos ami­gos maté a una fulana y la fui­mos a ti­rar a la al­ber­ca de una ca­ba­ña’”.

“ELLA ES­TÁ DE­VAS­TA­DA POR LO QUE PA­SÓ; EL FIN DE SE­MA­NA FUI­MOS A VI­SI­TAR­LA Y SE QUE­DÓ MÁS TRAN­QUI­LA, PE­RO YO SÉ QUE SI­GUE CON LA IDEA DE

ES­TAR INFECTADA DE VIH” -¿Ella qué te di­ce de to­do es­to? “Es­tá de­vas­ta­da. El fin de se­ma­na fui­mos a vi­si­tar­la y le dio mu­cho áni­mo, le de­ja­mos to­do nues­tro ca­ri­ño y se que­dó tran­qui­la, aun­que sé que si­gue con la idea en la ca­be­za de po­der es­tar infectada de VIH”.

MARIELY

LA HER­MA­NA

La ce­rra­du­ra fue ro­ta por la po­li­cía, al abrir

por la fuer­za.

Se­gún se in­for­mó, en­tre la sa­la y el co­me­dor fue don­de se en­con­tró el

cuer­po de Vi­cen­te. En­tre el des­or­den, hay man­chas de san­gre, so­bre to­do don­de se en­con­tró el cuer­po; y hay ob­je­tos de cris­tal y ba­rro con los que, al pa­re­cer, ella gol­peó

a su pa­re­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.