¡Vi­ve en­tre el fue­go y las ri­sas!... Efraín lle­va ¡más de 15 años co­mo bom­be­ro y pa­ya­so!:

“Los ni­ños me ayu­dan a ol­vi­dar lo feo de los in­cen­dios”

TVNotas - - Gente Como Uno -

El pa­sa­do 5 de oc­tu­bre, cuan­do bom­be­ros apa­ga­ban el in­cen­dio en una bo­de­ga de Melchor Ocam­po, Es­ta­do de Mé­xi­co, una per­so­na lla­mó la aten­ción al lle­var su tra­je de bom­be­ro, pe­ro con el ros­tro pin­ta­do de pa­ya­so. Era Efraín Hernández Díaz, de 49 años, quien com­bi­na am­bas la­bo­res, ya que son su pa­sión y le per­mi­ten cu­brir los gas­tos de su fa­mi­lia.

-¿Por qué qui­so ser bom­be­ro?

“De pe­que­ño me atraía mu­cho; cuan­do pa­sa­ba un ac­ci­den­te cer­ca de mi ca­sa, oía las si­re­nas,

“De pe­que­ño, cuan­do oía las si­re­nas, aga­rra­ba mi bi­ci­cle­ta y lle­ga­ba al lu­gar del ac­ci­den­te; años des­pués me uní a los bom­be­ros de Eca­te­pec”.

aga­rra­ba mi bi­ci­cle­ta y lle­ga­ba al lu­gar. Pa­só el tiem­po y no le di mu­cha im­por­tan­cia a eso, pe­ro en una oca­sión an­dá­ba­mos sin tra­ba­jo un pri­mo y yo, y vi que so­li­ci­ta­ban bom­be­ros en Eca­te­pec; te­nía 18 años. La pri­me­ra se­ma­na nos es­tu­vie­ron ca­lan­do; me em­pe­zó a lla­mar la aten­ción lo que ha­cían los bom­be­ros, y cuan­do sa­lían las am­bu­lan­cias me en­tra­ba an­sie­dad por ir a un ser­vi­cio. Al­gu­nos años he in­te­rrum­pi­do es­ta la­bor, pe­ro vuel­vo”.

-Dí­ga­nos, ¿cuál fue su pri­mer in­cen­dio?

“Fue cuan­do re­por­ta­ron fue­go en una car­to­ne­ra en San Cris­tó­bal; era ayu­dan­te de

tan­que, y mi tra­ba­jo era abas­te­cer de agua

la pi­pa pa­ra la mo­to­bom­ba. Es­ta­ba un po­co asus­ta­do, pe­ro ya des­pués fui a in­cen­dios en ca­sa ha­bi­ta­ción y de ca­rros; ca­da vez me fue gus­tan­do más es­te ofi­cio”.

“QUI­SE SER PA­YA­SO AL VER QUE MI AMI­GO,‘CHISTORÍN’, SA­CA­BA

MONTONES DE MO­NE­DAS”

-Por otro la­do, ¿qué lo lle­vó a ser pa­ya­so?

“Cuan­do tra­ba­ja­ba con los bom­be­ros de Coa­cal­co, ven­día tam­bién bo­ta­nas y dul­ces. Me iba al jar­dín de Cuau­titlán, me po­nía a ver a los pa­ya­si­tos y me hi­ce ami­go de ‘Chistorín’; cuan­do ter­mi­na­ba, veía que sa­ca­ba montones de mo­ne­das, y le de­cía: ‘pa­ra jun­tar to­do eso ne­ce­si­to tra­ba­jar sin des­can­so to­da la quin­ce­na, y ni así’, ahí co­men­zó mi cu­rio­si­dad”.

-Pla­tí­que­nos có­mo apren­dió es­te ofi­cio...

“Co­rrí con suer­te, mi ami­go el ‘Chistorín’ y el pa­ya­so ‘Bur­bu­ji­tas’, po­co a po­co me fue­ron en­se­ñan­do; era su car­ga­ma­le­tas. Am­bos me lle­va­ban a sus even­tos; has­ta la fe­cha, ahí an­da­mos, me gus­ta mu­cho tra­ba­jar con ni­ños, es­te tra­ba­jo es mi pla­to fuer­te”. “COMBINÉ AM­BAS LA­BO­RES POR­QUE LOS SUEL­DOS SON MUY BA­JOS; LOS 2 TRA­BA­JOS ME AYU­DAN A CU­BRIR LOS GAS­TOS DE LA CA­SA Y DE MI FA­MI­LIA”

-¿Por qué de­ci­dió con­ju­gar am­bas la­bo­res?

“Ho­nes­ta­men­te, por­que los suel­dos son muy ba­jos; am­bos tra­ba­jos me ayu­dan a cu­brir los gas­tos de la ca­sa. Ten­go cin­co hi­jos: dos ya se ca­sa­ron y tres es­tán es­tu­dian­do”.

-¿Ser pa­ya­so es una ma­ne­ra de su­pe­rar lo que vi­ve co­mo bom­be­ro?

“In­de­pen­dien­te­men­te de que sea tra­ba­jo, ser “Cuan­do ayu­do en un in­cen­dio, aun­que no es­té en ser­vi­cio, mi re­com­pen­sa es la gran sa­tis­fac­ción de que fui

a coope­rar”.

pa­ya­si­to me sir­ve mu­cho, ya que al sa­lir de tra­ba­jar de bom­be­ro, ten­go di­fe­ren­tes es­ta­dos de hu­mor, por el can­san­cio; cuan­do me voy de pa­ya­so me tran­qui­li­zo, me sien­to a gus­to, me re­la­jo y ¡ese mal ge­nio se va!”

-¿Tra­ba­jan­do de pa­ya­si­to ha ido a au­xi­liar, co­mo en el in­cen­dio pa­sa­do?

“En el del mer­ca­do de San Pa­bli­to an­da­ba de pa­ya­so; ve­nía a Cuau­titlán, vi que co­men­zó el in­cen­dio y fui a ayu­dar. Aun­que mi es­po­sa se enojó, pues me di­ce: ‘no ha­gas eso por­que no es­tás de ser­vi­cio; si te lle­ga a pa­sar al­go, no te lo van a ha­cer vá­li­do’, pe­ro mi re­com­pen­sa es la gran sa­tis­fac­ción de que fui a coope­rar, se trae uno un buen sa­bor de bo­ca, es el ofi­cio que a uno le gus­ta”.

“CUAN­DO HAY UN IN­CEN­DIO O AC­CI­DEN­TE SIEM­PRE CO­RRO, POR­QUE AYU­DAR ES LO ME­JOR; NO ES POR UN SA­LA­RIO, ES POR APO­YAR A LA GEN­TE

QUE LO NE­CE­SI­TA”

-¿Qué lo mo­ti­va a co­rrer pa­ra ayu­dar?

“Es la adre­na­li­na, ayu­dar es lo me­jor, no fi­jar­te en lo que vas a re­ci­bir, sino en lo que vas a dar. No es por un sa­la­rio, es por apo­yar a la gen­te que lo ne­ce­si­ta; sé que soy de ba­jos re­cur­sos, pe­ro Dios no nos de­ja y nos cae tra­ba­jo”, con­clu­yó.

Tie­ne 18 años la­bo­ran­do co­mo bom­be­ro.

Sien­te una enor­me sa­tis­fac­ción al com­bi­nar am­bas ac­ti­vi­da­des tras 15 años.

En su ho­ra­rio de bom­be­ro, siem­pre es­tá sin ma­qui­lla­je.

Sa­le a pla­zas y mer­ca­dos pa­ra ven­der glo­bos con di­fe­ren­tes for­mas,

ade­más de ofre­cer shows en fies­tas in­fan­ti­les.

Al sa­lir de mi tra­ba­jo co­mo bom­be­ro, es­toy con di­fe­ren­tes es­ta­dos de hu­mor por el can­san­cio, y cuan­do an­do de

pa­ya­si­to me tran­qui­li­zo, me sien­to a gus­to y ¡ese mal ge­nio se va!

Su es­po­sa, María de la Luz, lo ayu­da

a pin­tar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.