Adal Ra­mo­nes

TVNotas - - En La Mira -

Co­mo po­cas ve­ces, Adal Ra­mo­nes, de 56 años, nos abrió su co­ra­zón pa­ra con­tar­nos de su vi­da, pe­ro tam­bién nos ha­bló de su carrera y de lo fe­liz que le ha he­cho par­ti­ci­par en un pro­yec­to co­mo lo es La Aca­de­mia, pro­gra­ma que lo re­gre­só a la te­le­vi­sión me­xi­ca­na, pe­ro aho­ra por la pan­ta­lla de TV Az­te­ca. Es­to es lo que nos di­jo: “UN 8 DE AGOS­TO TOMÉ MI AU­TO­BÚS DE MON­TE­RREY PA­RA LA CIU­DAD DE MÉ­XI­CO, Y YA

SON 30 AÑOS DE ES­TAR TO­CAN­DO PUER­TAS” -Adal, cre­cis­te y es­tu­dias­te en Mon­te­rrey, ¿có­mo re­cuer­das ese mo­men­to en que le di­jis­te a tus pa­dres: “me voy”? “Un 8 de agos­to tomé mi au­to­bús pa­ra Mé­xi­co; aún ten­go el bo­le­to co­mo al­go muy es­pe­cial, y ya son 30 años de es­tar to­can­do puer­tas. Re­cuer­do que mi ma­dre me pre­gun­tó mu­chas ve­ces que si real­men­te me que­ría ir, por­que pa­ra ella yo lo te­nía to­do ahí, pe­ro le ex­pli­qué que que­ría ha­cer­lo; mi ma­má que­ría que to­dos sus po­lli­tos es­tu­vie­ran a su la­do”. “CUAN­DO ES­CU­CHÉ LA FRA­SE DE MI MA­MÁ DE ‘AQUÍ LO TIE­NES TO­DO’, ESO ME IM­PUL­SÓ MÁS PA­RA SA­LIR Y BUS­CAR MIS COSAS,

MI FE­LI­CI­DAD Y MI TRA­BA­JO”

-Y lo hi­cis­te... “Jus­to cuan­do es­cu­ché la fra­se de mi ma­má de ‘aquí lo tie­nes to­do’, fue cuan­do me im­pul­só más pa­ra sa­lir y bus­car mis cosas, mi fe­li­ci­dad y mi tra­ba­jo”.

“Mi pa­pá no al­can­zó a ver

Otro ro­llo por­que mu­rió an­tes, y mi ma­má, con lá­gri­mas en los ojos me de­cía: ‘lo que da­ría por­que tu pa­dre vie­ra es­to’”.

“CUAN­DO LLE­GUÉ A MÉ­XI­CO ME IN­VI­TA­RON A TRA­BA­JAR

CO­MO ASIS­TEN­TE DE PRO­DUC­CIÓN, Y FUE UN DU­RO GOL­PE POR­QUE EN MON­TE­RREY YA HA­CÍA CO­MER­CIA­LES Y TE­NÍA CUA­DRO; ME DIO EN MI EGO” -Pla­tí­ca­nos, ¿có­mo fue que lle­gas­te a tra­ba­jar en la te­le? “Cuan­do lle­gué a Mé­xi­co me in­vi­ta­ron a tra­ba­jar co­mo asis­ten­te de pro­duc­ción, y fue un du­ro gol­pe por­que al fi­nal del día yo en Mon­te­rrey ya ha­cía co­mer­cia­les y te­nía

cua­dro, y de re­pen­te que me di­gan eso, por su­pues­to que me dio en mi ego, pe­ro tam­bién me en­se­ñó a de­cir: ‘sí, le en­tro’”. “CO­MO AL MES Y ME­DIO VOL­VÍ A MON­TE­RREY A VER A MI FA­MI­LIA Y YA RE­GRE­SÉ EN AVIÓN; CUAN­DO LE DI­JE A MI MA­DRE QUE ME RE­CO­GIE­RA EN EL AE­RO­PUER­TO, LO MÁS SE­GU­RO ES QUE

PEN­SÓ QUE HA­BÍA ASAL­TA­DO A AL­GUIEN”

-¿Qué di­jo tu fa­mi­lia? ¿Te pi­die­ron re­gre­sar a Mon­te­rrey?

“Re­cuer­do que co­mo al mes y me­dio re­gre­sé a ver a mi

fa­mi­lia y ya vol­ví en avión, y cuan­do le di­je a mi ma­dre que me re­co­gie­ra en el ae­ro­puer­to, lo más se­gu­ro es que pen­só que ha­bía asal­ta­do a al­guien (ríe)”. “VER A MI MA­MÁ CON ESA SON­RI­SA Y YO CON UNA CA­RA DE ‘SÍ PU­DE’, NO HAY PA­LA­BRAS PA­RA DES­CRI­BIR

ESE MO­MEN­TO” -¿Y qué sen­tis­te al vol­ver a tu tie­rra? “Mi­rar a mi ma­má por el cris­tal, ver­la con esa son­ri­sa y yo con una ca­ra de ‘sí pu­de’, no hay pa­la­bras pa­ra des­cri­bir ese mo­men­to”.

“CUAN­DO INI­CIÉ EN LA TE­LE, CO­MEN­CÉ CO­MO JALACABLES;

FUI CREA­TI­VO, DI­REC­TOR, GUIO­NIS­TA... ¡HI­CE DE TO­DO!”

-Em­pe­zas­te con el pie de­re­cho... “Cuan­do ini­cié en la te­le, co­men­cé co­mo jalacables; fui crea­ti­vo, di­rec­tor, guio­nis­ta... ¡hi­ce de to­do!” “YO LO QUE REAL­MEN­TE QUE­RÍA

HA­CER ERA TEA­TRO, PE­RO CUAN­DO PI­SÉ POR PRI­ME­RA VEZ

UN FO­RO, ME ENAMO­RÉ”

-¿Des­de ni­ño qui­sis­te es­tar en te­le? “Veía la te­le­vi­sión en Mon­te­rrey co­mo al­go nor­mal, me gus­ta­ba, pe­ro yo lo que real­men­te que­ría era ha­cer

tea­tro, y cuan­do pi­sé por pri­me­ra vez un fo­ro, me enamo­ré, y eso que era un pro­gra­ma in­fan­til”. -¿Cuán­do de­ci­dis­te ser con­duc­tor?

“Al ver el pro­gra­ma noc­turno de Johnny Car­son, di­je:

‘eso quie­ro ha­cer’. El que se pa­ra­ra en­fren­te de la cá­ma­ra, que hi­cie­ra un mo­nó­lo­go, que tu­vie­ra in­vi­ta­dos y sec­cio­nes era má­gi­co. Te­nía unos 12 o 13 años cuan­do des­cu­brí mi pa­sión”. -¿Te arre­pien­tes de ha­ber ve­ni­do a pro­bar suer­te a la Ciu­dad de Mé­xi­co? “Afor­tu­na­da­men­te pue­do de­cir que lo lo­gré. Ade­más, tu­ve la ben­di­ción de jun­tar­me con per­so­nas bue­nas; nun­ca es­tu­ve al la­do de aque­llas que te da­ban dro­ga o cosas ra­ras, ni con gen­te tran­za. Ten­go la fren­te en al­to y no me arre­pien­to de na­da”.

-¿Có­mo lle­gó Otro ro­llo? “Cuan­do es­ta­ba tra­ba­jan­do con Da­nie­la

Ro­mo me ha­bla­ron de Pue­bla y me di­je­ron que por qué no lo in­ten­ta­ba en el ca­nal lo­cal.

En ese mo­men­to no me im­por­tó de­jar las opor­tu­ni­da­des que se me es­ta­ban dan­do; aga­rré mis cosas y me fui a Pue­bla pa­ra ha­cer Otro ro­llo”. “CUAN­DO ME SE­CUES­TRA­RON (1998) PEN­SÉ QUE NO SA­LÍA VI­VO, POR­QUE ELLOS ME DE­CÍAN QUE MI GEN­TE NO DA­BA EL DI­NE­RO Y ME AME­NA­ZA­BAN

CON MATARME”

-¿Cuán­tos años du­ras­te en Pue­bla?

“Los pri­me­ros 10 me­ses nos cos­ta­ron, pe­ro em­pe­zó a dar un po­co de fru­tos. Aun­que en ese tiem­po hi­ce una edi­ción es­pe­cial y se lo lle­vé a Aria­na Az­cá­rra­ga, y ella me ha­bló y me di­jo: ‘ma­ña­na a pri­me­ra ho­ra tie­nes

jun­ta con Emi­lio (Az­cá­rra­ga) y con la pla­na

ma­yor’, y me de­ja­ron es­tar en Televisa, en Ca­ble”.

-¿Ex­tra­ña­bas a tu fa­mi­lia... Mon­te­rrey? “Cuan­do me despedí de mis pa­dres, yo sa­bía que a mi pa­pá no lo ve­ría mo­rir, y así pa­só. Él no al­can­zó a ver Otro ro­llo por­que fa­lle­ció an­tes, le dio un in­far­to ma­ne­jan­do; y mi ma­dre, cuan­do vi­vió con­mi­go el éxi­to y veía có­mo la gen­te me pe­día au­tó­gra­fos, con lá­gri­mas en los ojos me de­cía: ‘lo que da­ría por­que tu pa­dre vie­ra es­to; que lo que pro­me­tis­te, lo cum­plis­te’ (ha­ce una pau­sa y res­pi­ra)”.

-¿Hoy có­mo te lle­vas con la muer­te? “Muy bien, creo que es­toy en paz. Cuan­do me se­cues­tra­ron (1998) pen­sé que no sa­lía vi­vo, por­que ellos me de­cían que mi gen­te no da­ba el di­ne­ro y me ame­na­za­ban con matarme”. “EMI­LIO AZ­CÁ­RRA­GA

Y LOS EJE­CU­TI­VOS NE­GO­CIA­RON MI RES­CA­TE

Y SE LOS AGRA­DEZ­CO, PU­DE SA­LIR SANO Y SAL­VO

LUE­GO DE VA­RIOS DÍAS”

-¿En­ton­ces quién pa­gó? “Pues Emi­lio Az­cá­rra­ga y los eje­cu­ti­vos ne­go­cia­ron mi res­ca­te y se los agra­dez­co mu­cho, por­que pu­de sa­lir sano y sal­vo lue­go de va­rios días sin sa­ber si po­dría vol­ver a ver la luz del día”.

“ME CASÉ (CON

GABY) AL MES DE MI SE­CUES­TRO Y FUE UN

TRAU­MA HA­BER­LO

HE­CHO ASÍ, PE­RO

CO­MO YA ES­TA­BA

TO­DO PLA­NEA­DO, NO PO­DÍA ECHAR­ME PA­RA ATRÁS; VI­VÍ UN MA­TRI­MO­NIO QUE TRIS­TE­MEN­TE

LLE­GÓ A SU FIN” -¿Ya es­ta­bas ca­sa­do con Gaby? “No; me casé al mes del se­cues­tro (con Gaby Va­len­cia) y la ver­dad es que creo que fue un trau­ma enor­me ha­ber­lo he­cho así, pe­ro co­mo ya es­ta­ba to­do pla­nea­do, no po­día echar­me pa­ra atrás. Así que me casé, tu­ve a mis hi­jos y vi­ví un ma­tri­mo­nio que tris­te­men­te lle­gó a su fin; pe­ro aho­ra la vi­da me es­tá com­pen­san­do con uno nue­vo en el que es­toy muy fe­liz y con ga­nas de te­ner otro hi­jo”. “AHO­RA KAR­LA Y YO ES­TA­MOS HA­CIEN­DO LA TA­REA; A ELLA LE GUS­TA­RÍA TE­NER UN NI­ÑO, POR­QUE NO TU­VO

UN HER­MANO HOM­BRE”

-¿Tú y Kar­la ya están ha­cien­do la ta­rea? “Es­ta­mos en eso (ríe). Es­toy fe­liz y só­lo le pi­do a la muer­te que me aguan­te tan­ti­to, y a la vi­da pues... que me con­ce­da mu­chos años más pa­ra po­der ver cre­cer a mis ni­ños: mi hi­ja tie­ne 17, y el otro, 8”.

-¿Qué te gus­ta­ría te­ner? “A mí, lo que sea, pe­ro a Kar­la le gus­ta­ría te­ner un ni­ño, por­que ella no tu­vo un her­mano hom­bre, fue­ron pu­ras her­ma­nas”.

“A MÍ NO ME IM­POR­TA QUÉ SEA, POR­QUE ME GUS­TA­RÍA QUE MI HI­JA PAO­LA SI­GUIE­RA SIEN­DO LA PRIN­CE­SA

DE LA CA­SA, ¡SE­RÍA PA­DRÍ­SI­MO!”

-¿De ver­dad no te im­por­ta? “Pues no, por­que ade­más me gus­ta­ría que mi Pao­la si­guie­ra sien­do la prin­ce­sa de la ca­sa, se­ría pa­drí­si­mo”. -¿Están muy de­di­ca­dos a eso? “Sí, quie­ro dar­le un her­ma­ni­to a mis hi­jos y es­ta­mos tra­tan­do mu­cho. No se ha contemplado la adop­ción, pe­ro he­mos vi­si­ta­do va­rios doc­to­res pa­ra ver có­mo po­drían ayu­dar­nos. Si se da al na­tu­ral, qué bien; si no, re­cu­rri­re­mos a la cien­cia, no pa­sa na­da”.

-De se­gu­ro ya es­tá has­ta la ha­bi­ta­ción... “Hay una li­bre en la ca­sa que aún no tie­ne na­da; só­lo es­ta­mos es­pe­ran­do a que nos di­gan cuan­do ya pe­gó”. -No cual­quie­ra se vuel­ve a ca­sar de nue­vo, lue­go de un ma­tri­mo­nio fa­lli­do... “¡Cá­lla­te! (ríe) La ver­dad es que me do­lió el que mi ma­tri­mo­nio no se sal­vó, pe­ro fue una de­ci­sión de los dos pa­ra po­der pro­te­ger a los ni­ños, que no su­frie­ran, y creo que lo lo­gra­mos. Hoy en día me lle­vo de ma­ra­vi­lla con Gaby, y en­tre Kar­la y ella hay bue­na co­mu­ni­ca­ción por lo mis­mo”. “AN­TES PEN­SA­BA QUE EL TRA­BA­JO Y LA FA­MA NO SE COM­PA­GI­NA­BAN CON MI RE­LA­CIÓN, POR­QUE CUAN­DO TU­VE EL ÉXI­TO DE OTRO RO­LLO DE­JA­BA A MI MU­JER (GABY) EN CA­SA Y ESO DESGASTÓ MI MA­TRI­MO­NIO; AHO­RA KAR­LA ME ACOM­PA­ÑA A TO­DOS

LA­DOS Y SOY EL MÁS FE­LIZ” -Ade­más, eres fe­liz en tu ma­tri­mo­nio y si­gues vi­gen­te en la te­le... “Cla­ro. An­tes co­me­tí el error y pen­sa­ba que el tra­ba­jo y la fa­ma no com­pa­gi­na­ban con mi re­la­ción, y la ver­dad es que me arre­pien­to de eso, por­que cuan­do tu­ve el éxi­to de Otro ro­llo de­ja­ba a mi mu­jer en ca­sa y eso desgastó la re­la­ción. Aho­ra Kar­la me acom­pa­ña a to­dos la­dos y soy el más fe­liz”. -Y aho­ra tie­nes el éxi­to de La Aca­de­mia, ¿có­mo te sien­tes? “Fe­liz, por­que el pú­bli­co nos fa­vo­re­ció y si­go muy emo­cio­na­do co­mo si fue­ra mi pri­me­ra vez en te­le­vi­sión, en un pro­gra­ma gran­de, co­mo en aquel tiem­po que me au­to­ri­za­ron Otro ro­llo”. -Por úl­ti­mo, si la vi­da te con­ce­die­ra un de­seo, ¿qué le pe­di­rías? “Po­der ver cre­cer a mis hi­jos es lo que más pi­do, y que Kar­la, mi mu­jer, sea ma­má”, con­clu­yó.

“No se ha contemplado la adop­ción. Si se da al na­tu­ral, qué bien; pe­ro si no, re­cu­rri­re­mos a la cien­cia pa­ra

ayu­dar­nos”.

Es su re­gre­so a la te­le­vi­sión, lue­go de que en 2016 de­jó de ser ex­clu­si­vo de Televisa y a prin­ci­pios de 2018 aban­do­nó di­cha te­le­vi­so­ra.

Ini­ció tra­ba­jan­do en al­gu­nos pro­yec­tos en la te­le­vi­sión de Mon­te­rrey.“Mi pa­dre (don Ma­nuel, q.e.p.d.) fue mi gran ejem­plo y mi gran crí­ti­co; me hu­bie­ra en­can­ta­doque él com­par­tie­ra lo que vi­ví con el éxi­to”. Aún no era el re­co­no­ci­docon­duc­tor, pe­ro ya bus­ca­ba te­ner elen­cos del mo­men­to en sus pro­gra­mas, co­mo Er­nes­to D’Ales­sio, quien em­pe­za­basu carrera. Al la­do de do­ña Te­re­sa (q.e.p.d.) ce­le­bró sie­te añosde Otro ro­llo.

Ya ha­ce un año de su bo­da en el Jar­dín Bo­tá­ni­co de Afri­cam Sa­fa­ri.AHO­RA KAR­LA LO ACOM­PA­ÑA A SU TRA­BA­JO En los cortes, Adal se acer­ca a Kar­la y jun­tos con­vi­ven con to­do el staff.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.