¡De Mé­xi­co pa­ra el mundo!... Co­no­ce a Es­te­fan Jack­son, quien ha imi­ta­do a ‘El Rey del Pop’ por 25 años y ha lle­va­do su es­pec­tácu­lo... ¡has­ta Chi­na!

TVNotas - - Gente Como Uno -

“He ido a Chi­na con 2 gi­ras, una en 2012 y otra en 2014; tam­bién fui a prin­ci­pios de es­te año y re­gre­sa­ré en unos me­ses”.

“DES­DE QUE TE­NÍA 5 AÑOS CO­MEN­CÉ A AME­NI­ZAR LAS FIES­TAS CON LA MÚ­SI­CA DE MI­CHAEL”

Es­te­ban Ru­bio, de 41, co­no­ci­do en el es­ce­na­rio co­mo Es­te­fan Jack­son, se ha de­di­ca­do des­de ha­ce 25 años a imi­tar a Mi­chael Jack­son, pre­sen­tán­do­se en gran­des es­ce­na­rios. Pla­ti­ca­mos con él y nos re­la­tó có­mo de­ci­dió de­di­car­se a es­to y to­do lo que ha he­cho pa­ra pa­re­cer­se a su ído­lo. -¿Qué des­per­tó tu pa­sión por Mi­chael? “Co­men­cé a ver los vi­deos de Mi­chael des­de que te­nía 5 años y des­de en­ton­ces ame­ni­zo las fies­tas fa­mi­lia­res con su mú­si­ca”.

Imi­tar a Mi­chael Jack­son me ha de­ja­do gran­des sa­tis­fac­cio­nes, y lo se­gui­ré ha­cien­do has­ta que Dios, el uni­ver­so y mi cuer­po me lo per­mi­tan.

“A LOS 16, FUI A 2 DE SUS CON­CIER­TOS EN EL ES­TA­DIO AZ­TE­CA, AHÍ SU­PE

QUE QUE­RÍA SER CO­MO ÉL”

-¿Tu­vis­te la opor­tu­ni­dad de ver­lo en vi­vo?

“Sí, en 1993, cuan­do te­nía 16 años; fui a ver­lo dos ve­ces al Es­ta­dio Az­te­ca, cuan­do vino a Mé­xi­co con su gi­ra Dan­ge­rous World Tour. En

el mo­men­to que sa­lió al es­ce­na­rio, lo se­ña­lé y le gri­té: ‘Mi­chael, yo quie­ro ser co­mo tú’”.

“MI PRI­ME­RA PRE­SEN­TA­CIÓN FUE PO­CO DES­PUÉS DE SU CON­CIER­TO, EN UN FESTEJO A LA VIR­GEN DE GUADALUPE”

-¿A par­tir de ese año em­pe­zas­te a imi­tar­lo?

“Mi pri­me­ra pre­sen­ta­ción fue po­co des­pués de su con­cier­to, en un festejo a la Vir­gen de Guadalupe; le pe­dí a un gru­po de dan­za que me die­ra la opor­tu­ni­dad pa­ra sa­lir co­mo Mi­chael, y me de­jó ha­cer­lo. Cuan­do sa­lí a bai­lar, sen­tí co­mo si es­tu­vie­ra dan­do mi pro­pio con­cier­to”.

“LUE­GO DE ESE DÍA ME EM­PE­CÉ A OFRE­CER PA­RA ANI­MAR EN SA­LO­NES DE FIES­TAS Y GA­NAR LO SU­FI­CIEN­TE PA­RA PRE­PA­RAR ME­JOR MI ES­PEC­TÁCU­LO”

-Es­to te hi­zo de­di­car tu vi­da a ser co­mo él...

“Lue­go de ese día me em­pe­cé a ofre­cer pa­ra ani­mar en sa­lo­nes de fies­tas y ga­nar lo su­fi­cien­te pa­ra com­prar ves­tua­rio y pre­pa­rar­me en bai­le y can­to, y dar un me­jor show”.

-¿Y qué has he­cho pa­ra pa­re­cer­te a él?

“To­do lo ne­ce­sa­rio; me he rea­li­za­do va­rios arre­gli­tos pa­ra que mis pó­mu­los, bar­bi­lla, me­ji­llas y na­riz sean co­mo las de él”.

-¿En qué lu­ga­res te has pre­sen­ta­do?

“En la Are­na Mon­te­rrey y en el Tea­tro Blan­qui­ta; en am­bos lu­ga­res hu­bo lleno to­tal y mi show le gus­tó mu­cho a la gen­te. He via­ja­do tres ve­ces a Chi­na, en 2012, 2014 y tam­bién a prin­ci­pios de es­te año; re­gre­sa­ré en unos me­ses”.

“HA­CE UNOS AÑOS, UN EM­PRE­SA­RIO CHINO VINO A MÉ­XI­CO PA­RA INVITARME A SER PAR­TE DE UN PRO­YEC­TO DE BAI­LA­RI­NES E IMI­TA­DO­RES, Y ACEP­TÉ”

-Cuén­ta­nos, ¿có­mo lle­gas­te has­ta Chi­na?

“Ha­ce años, un em­pre­sa­rio chino em­pe­zó un pro­yec­to con bai­la­ri­nes e imi­ta­do­res, y dos de mis ami­gos le di­je­ron que me bus­ca­ra si que­ría un imi­ta­dor ching$%. Él vino has­ta Mé­xi­co, que­dó en­can­ta­do con mi tra­ba­jo y me con­tra­tó”.

“TRA­BA­JAR DE IMI­TA­DOR ES MAL PA­GA­DO, PE­RO ME GUS­TA HA­CER­LO”

-Di­nos, ¿qué te di­fe­ren­cia de otros imi­ta­do­res?

“Mis más de 20 años de ca­rre­ra y que he ido

PA­RA ‘RE­VI­VIR’ A MI­CHAEL, SE HA SO­ME­TI­DO A DI­FE­REN­TES OPE­RA­CIO­NES:

a lu­ga­res don­de otros no, ade­más soy muy dis­ci­pli­na­do. En Mé­xi­co, tra­ba­jar de imi­ta­dor es un ne­go­cio mal pa­ga­do, pe­ro yo lo ha­go por­que es mi mi­sión de vi­da y me gus­ta dar­le ale­gría a la gen­te; no to­do es di­ne­ro, vi­vo al día co­mo cual­quier persona y mis pre­cios se ajus­tan a la eco­no­mía de quien me con­tra­te”.

“EN EL ES­CE­NA­RIO SOY ES­TE­FAN JACK­SON, UN ARTISTA, PE­RO BA­JAN­DO DE ÉS­TE, SOY ES­TE­BAN RU­BIO, UNA

PERSONA CO­MÚN Y CO­RRIEN­TE”

-¿Có­mo con­ti­núas con tu vi­da nor­mal?

“Me ten­go que dua­li­zar; en el es­ce­na­rio soy Es­te­fan Jack­son, un artista, pe­ro ba­jan­do de és­te, vuel­vo a ser Es­te­ban Ru­bio, una persona co­mún y co­rrien­te, di­se­ña­dor grá­fi­co y pa­dre sol­te­ro. No quie­ro que pa­re­cer­me a Mi­chael se vuel­va al­go ob­se­si­vo en mi vi­da”.

-Pe­ro imi­tar es tu ra­zón de exis­tir, ¿no?

“Sí, es lo que soy y me ha de­ja­do gran­des sa­tis­fac­cio­nes por mu­chos años, y se­gui­ré ha­cién­do­lo has­ta que Dios, el uni­ver­so y mi cuer­po me lo per­mi­tan”, con­clu­yó.

“Me he pre­sen­ta­do en gran­des es­ce­na­rios, co­mo la Are­na Mon­te­rrey y el Tea­tro Blan­qui­ta; me gus­ta mu­cho dar­le ale­gría a la gen­te”.

“Me he he­cho va­rios arre­gli­tos pa­ra que mis pó­mu­los, bar­bi­lla, me­ji­llas y na­riz se pa­rez­can a las de él”.

Par­ti­ci­pa en un show de bai­la­ri­nes e imi­ta­do­respor el mupn­do, y su nú­me­ro es de los más pe­di­dos por los chi­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.