¡To­ca fon­do!... Tras de­cla­rar­se cul­pa­ble por trá­fi­co de per­so­nas, Emi­li­ano, el hi­jo de Pe­pe Aguilar, en­tró a una clí­ni­ca de reha­bi­li­ta­ción por sus pro­ble­mas con el al­cohol: “Su fa­mi­lia espera que... ¡ya no si­ga des­per­di­cian­do así su vi­da!”

TVNotas - - Notas Rápidas -

Los pro­ble­mas si­guen pa­ra Pe­pe Aguilar, de 50 años, lue­go de que su hi­jo Emi­li­ano, de 25, si­gue pa­gan­do una con­de­na de tres años de li­ber­tad con­di­cio­nal; pues aho­ra nos en­te­ra­mos que el jo­ven es­tá reha­bi­li­tán­do­se de su pro­ble­ma de al­coho­lis­mo en una clí­ni­ca de Ti­jua­na, don­de fue lle­va­do por su ma­má, Car­men Treviño. Ha­bla­mos con una ami­ga de la fa­mi­lia Aguilar y es­to nos con­tó:

“PE­PE HA ES­TA­DO LI­DIAN­DO CON EMI­LI­ANO, SU HI­JO MA­YOR, QUIEN ADE­MÁS TIE­NE PRO­BLE­MAS DE ADIC­CIÓN CON EL AL­COHOL”

-¿Có­mo se en­cuen­tra Pe­pe Aguilar?

“Pe­pe tu­vo que pa­sar por mu­chos pro­ble­mas y gra­ves, e in­clu­so es­tu­vo en una clí­ni­ca del Ca­ri­be me­xi­cano reha­bi­li­tán­do­se en abril de es­te año, por de­pre­sión y es­trés, pe­ro ya se en­cuen­tra me­jor”.

-¿Qué pro­ble­mas?

“Ha es­ta­do li­dian­do con su hi­jo ma­yor, Emi­li­ano, quien el año pa­sa­do tu­vo que acep­tar su cul­pa­bi­li­dad en el de­li­to por trá­fi­co de per­so­nas del que se le acu­só en Es­ta­dos Uni­dos, y ade­más tie­ne pro­ble­mas de adic­ción con las dro­gas y el al­cohol”.

-¿Le au­to­ri­za­ron la reha­bi­li­ta­ción?

“Sí, es­tá pa­gan­do tres años en li­ber­tad con­di­cio­nal y aho­ri­ta se es­tá tra­tan­do

“Al mes, Pe­pe Aguilar pa­ga 43 mil 700 pe­sos, más un ex­tra de 9 mil pe­sos pa­ra otros gas­tos”.

con­tra su adic­ción a las dro­gas y el al­cohol”.

-¿Y có­mo es­tá la fa­mi­lia?

“Su ma­má, do­ña Car­men Treviño, es quien es­tá más al pen­dien­te de él, pe­ro Emi­li­ano es­ta­ba ca­da vez peor con el al­cohol, ya no pa­ra­ba de to­mar; ade­más se po­nía agre­si­vo y gro­se­ro, así que ha­ce ya más de un mes lo in­ter­nó en una clí­ni­ca en Ti­jua­na”.

“PE­PE Y SU EX, CAR­MEN, LE PI­DIE­RON A LA COR­TE QUE LE PERMITIERAN A EMI­LI­ANO LLE­VAR UN TRA­TA­MIEN­TO CON­TRA EL AL­COHO­LIS­MO, Y ASÍ FUE CO­MO LO DE­JA­RON SA­LIR PA­RA RE­CU­PE­RAR­SE”

-¿Pe­ro có­mo le hi­zo, si te­nía que se­guir en Los Án­ge­les pa­gan­do la con­de­na ba­jo li­ber­tad con­di­cio­nal?

“Pe­pe y su ex, Car­men, ma­má de Emi­li­ano, le pi­die­ron a la Cor­te que le permitieran a Emi­li­ano lle­var un tra­ta­mien­to con­tra el al­coho­lis­mo, y así lo de­ja­ron sa­lir, por su sa­lud”.

“TO­DA­VÍA TRAE EL GRI­LLE­TE Y ES MO­NI­TO­REA­DO EN LA CLÍ­NI­CA Y EN LOS AL­RE­DE­DO­RES DE TI­JUA­NA”

-¿En­ton­ces ya no trae gri­lle­te?

“El si­tio cuen­ta con vi­gi­lan­cia 24 ho­ras del día, cá­ma­ras de seguridad y no se per­mi­te el ac­ce­so de ce­lu­la­res”.

“Sí lo trae, así que si­gue sien­do mo­ni­to­rea­do en la clí­ni­ca y en los al­re­de­do­res de Ti­jua­na, don­de ac­tual­men­te es­ta reha­bi­li­tán­do­se en la clí­ni­ca Li­bre”.

-¿Es­tá mo­ni­to­rea­do?

“Así es, aun­que en el ca­so de Emi­li­ano es un de­li­to me­nor, por lo que tie­ne li­bre trán­si­to, y así era des­de que es­ta­ba en Es­ta­dos Uni­dos; aho­ra en Ti­jua­na, lo úni­co que tie­ne que ha­cer es avi­sar si se mue­ve a otro es­ta­do de Mé­xi­co o de Es­ta­dos Uni­dos”.

-Pla­tí­ca­nos qué ti­po de res­tric­cio­nes tie­ne la clí­ni­ca...

“Tie­ne vi­gi­lan­cia las 24 ho­ras del día, cuen­ta con cá­ma­ras de seguridad mo­ni­to­rea­das en to­das las áreas del lu­gar y no se per­mi­te el ac­ce­so con ce­lu­la­res, ni los tra­ba­ja­do­res pue­den en­trar con nin­gún apa­ra­to de es­te ti­po”.

-¿Cuán­to pa­gan por te­ner­lo ahí?

“Al mes, Pe­pe y do­ña Car­men pa­gan 2 mil 300 dó­la­res (43 mil 700 pe­sos), más un

.LUE­GO DE QUE EMI­LI­ANO PU­BLI­CÓ VA­RIAS FO­TOS DE SUS TA­TUA­JES, FUE MUY CRI­TI­CA­DO EN RE­DESPre­su­mió que to­da­vía tie­ne el gri­lle­te con el que las au­to­ri­da­des de EU lo man­tie­nen vi­gi­la­do.

ÉS­TA ES LA CLÍ­NI­CA DON­DE SE EN­CUEN­TRA; ES DE REHA­BI­LI­TA­CIÓN ‘LI­BRE’ Y ES­TÁ A LAS AFUE­RAS DE TI­JUA­NA Así se ve el ex­te­rior del lu­gar.se po­nía muy agre­si­vo”, nos di­jo una ami­ga de la fa­mi­lia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.