Con­sul­to­rio se­xual

TVNotas - - Consultorio Sexual - Por Ru­bén Car­ba­jal

Ten­go 30 años y no lo­gro dis­fru­tar del se­xo.

Cuan­do ten­go re­la­cio­nes uso al­gu­nos ju­gue­tes pa­ra al­can­zar el or­gas­mo, pues si mi pa­re­ja in­ten­ta pe­ne­trar­me me due­le ho­rri­ble y es co­mo si me ce­rra­ra, así que ter­mi­na­mos ha­cién­do­lo oral. ¿Qué me pa­sa?

Res­pues­ta

Es­to que te su­ce­de es un tras­torno muy fre­cuen­te, pro­vo­ca­do por la cultura que se­ña­la al se­xo co­mo al­go ma­ligno y ha­ce que in­cons­cien­te­men­te las mujeres cie­rren su va­gi­na pa­ra que el pe­ne no en­tre, e in­clu­so les pro­vo­que do­lor. Es­ta con­di­ción se lla­ma

DIS­PA­REU­NIA, y es al­go psi­co­ló­gi­co. Lo que pue­do re­co­men­dar­te es que asis­tas a te­ra­pia se­xual

pa­ra

tra­ba­jar tu pro­ble­ma, pues por lo que me co­men­tas, sí dis­fru­tas tu se­xua­li­dad, in­clu­si­ve prac­ti­cas el se­xo oral; por tan­to, tu pro­ble­ma es con la pe­ne­tra­ción y el coi­to mis­mo. Y aquí sur­ge un te­ma pa­ra que lo re­fle­xio­nes: ca­be la po­si­bi­li­dad de que en una eta­pa de tu vi­da ha­yas su­fri­do al­gún ti­po de ex­pe­rien­cia ne­ga­ti­va que pu­do con­di­cio­nar tu res­pues­ta se­xual, ge­ne­ran­do an­sie­dad y mie­do. Lo me­jor es que jun­to a tu te­ra­peu­ta, ana­li­ces qué es lo que ha­ce que te

cie­rres a la pe­ne­tra­ción y que ade­más tu men­te lo con­vier­ta en una ex­pe­rien­cia do­lo­ro­sa en lu­gar de pla­cen­te­ra.

Soy un hom­bre ca­sa­do y ha­ce unas se­ma­nas con­tra­té a una es­cort vía Twit­ter; nos vi­mos en un mo­tel, tu­vi­mos se­xo y to­do fue nor­mal; sin em­bar­go, en una se­gun­da oca­sión, me dro­gó y me vio­ló con al­go. Es­toy de­ses­pe­ra­do, pe­ro si le­van­to la de­nun­cia se sa­brá lo que me pa­só.

Res­pues­ta

Tu ca­so es mu­cho más com­pli­ca­do de lo que crees, ya que im­pli­ca una te­rri­ble ex­pe­rien­cia y un jui­cio de va­lor en don­de só­lo tú pue­des de­ci­dir qué ha­cer. Es ne­ce­sa­rio que le des im­por­tan­cia a lo que real­men­te la tie­ne, por­que por lo que me cuen­tas, tie­nes mie­do, só­lo que no sa­bes bien a qué; por ello me atre­vo a pre­gun­tar­te: ¿te ate­rro­ri­za que se se­pa que te vio­la­ron o que tu es­po­sa se en­te­re de que con­tra­tas­te a una

es­cort? Lo pri­me­ro que debes te­ner cla­ro es que tú no eres cul­pa­ble de na­da; al con­tra­rio,

eres una víc­ti­ma. Ren­tar una es­cort no es nin­gún cri­men, en cam­bio co­me­ter una vio­la­ción sí lo es y co­mo cual­quier DE­LI­TO, DE­BE SER

DE­NUN­CIA­DO. Es muy pro­ba­ble que sien­tas he­ri­da tu mas­cu­li­ni­dad, pe­ro lo úni­co que pue­do re­afir­mar­te es que no debes sen­tir­te ape­na­do por lo que te su­ce­dió. Re­cuer­da que tie­nes el de­re­cho a re­cla­mar jus­ti­cia, y en cuan­to a tu ma­tri­mo­nio, lo me­jor es que ha­bles con tu pa­re­ja y le ex­pli­ques la si­tua­ción, por­que lo más im­por­tan­te pa­ra ti aho­ra, es que te sien­tas apo­ya­do.

La con­di­ción que su­fres se lla­ma dis­pa­reu­nia o coi­to do­lo­ro­so, y es al­go me­ra­men­te psi­co­ló­gi­co cau­sa­do

por un trau­ma se­xual o pre­jui­cios. Es­to que te pa­só no fue cul­pa tu­ya y el he­cho de que ha­yas ren­ta­do una

es­cort no jus­ti­fi­ca una vio­la­ción; pe­ro de­nun­ciar o no só­lo es de­ci­sión tu­ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.