¡Lo des­mien­ten!...

Lue­go de que el ‘Maza’ Ro­drí­guez de­nun­cia­ra que 4 hom­bres se me­tie­ron a su ca­sa a ro­bar sus co­ches, un ami­go nos con­fe­só: “Él in­ven­tó to­do pa­ra qui­tar­le a su fa­mi­lia lo po­co que tie­nen, pues los ni­ños y su ex vi­vían en esa ca­sa y aho­ra... ¡tu­vie­ron que ir

TVNotas - - Notas Rápidas -

Aun­que ha­ce unos días Fran­cis­co Maza Ro­drí­guez, de 36 años, de­nun­ció el ro­bo del que su­pues­ta­men­te fue víc­ti­ma cuan­do cua­tro hom­bres, ayu­da­dos por la chi­ca del ser­vi­cio, se lle­va­ron los co­ches que te­nía en su ca­sa del Pe­dre­gal, en la CDMX, un ami­go del ju­ga­dor nos con­fe­só que to­do es un in­ven­to del de­fen­sa de Lo­bos BUAP. -Pla­tí­ca­nos, ¿qué fue lo que le pa­só

al Maza Ro­drí­guez? “Pues su­pues­ta­men­te unas per­so­nas se me­tie­ron a ro­bar a su ca­sa del Pe­dre­gal, en la CDMX, y di­jo que con ayu­da de la mu­cha­cha del ser­vi­cio se lle­va­ron los cua­tro ca­rros que te­nía den­tro del ga­ra­je”. “ÉL DI­CE QUE ‘ESTRELLITA’, LA SU­PUES­TA CHI­CA DEL ASEO, SE PU­SO DE ACUER­DO CON LOS LA­DRO­NES Y HAS­TA LES DIO LAS LLA­VES DE LOS CO­CHES, Y CO­MO LOS VE­CI­NOS PEN­SA­RON QUE EL MAZA ES­TA­BA CON ELLOS, NA­DIE DI­JO

NA­DA... PE­RO TO­DO ES FAL­SO” -¿Pe­ro có­mo ocu­rrió? “Él di­ce que ‘Estrellita’, la su­pues­ta chi­ca del aseo, es­ta­ba de acuer­do con los la­dro­nes y que fue ella quien les dio las lla­ves de los co­ches pa­ra que pu­die­ran lle­vár­se­los, y que co­mo los ve­ci­nos cre­ye­ron que él an­da­ba con es­tas gen­tes, no aler­ta­ron a la po­li­cía. Pe­ro to­do es fal­so”.

“Se­gún Fran­cis­co, unos hom­bres se me­tie­ron a ro­bar a su ca­sa y se lle­va­ron 4 au­tos

de lu­jo”.

“LA VER­DAD ES QUE LA SIRVIENTA NO EXIS­TE Y ÉL LO SA­BE MUY BIEN;

ADE­MÁS QUIE­NES VI­VEN EN ESA CA­SA, Y DES­DE HA­CE MÁS DE UN AÑO, SON SUS

HI­JOS Y SU EX”

-¿Por qué lo di­ces? “Por­que quie­nes vi­ven en la ca­sa, des­de ha­ce más de un año, son sus hi­jos y su ex; ade­más la su­pues­ta ‘Estrellita’ no exis­te y eso él lo sa­be”. “MAZA APRO­VE­CHÓ QUE SU FA­MI­LIA SE HA­BÍA IDO DE VA­CA­CIO­NES PA­RA CAM­BIAR LAS CHA­PAS DE LA CA­SA Y QUE YA NA­DIE, A EX­CEP­CIÓN DE ÉL Y UNO DE SUS AMI­GOS, PU­DIE­RA EN­TRAR”

-¿Qué quie­res de­cir con eso?

“Es­tre­lla, su es­po­sa, sí te­nía a al­guien que le ayu­da­ba con la ca­sa, pe­ro se lla­ma Del­ga, y has­ta eso tu­vo que des­pe­dir­la por­que se fue de va­ca­cio­nes a Gua­da­la­ja­ra. Él apro­ve­chó que no ha­bía na­die en la ca­sa pa­ra cam­biar to­das las cha­pas y que ya no pu­die­ran en­trar. Aho­ra tie­ne vi­vien­do ahí a un ami­go que se lla­ma Azael”. “A ÉL NO LE IM­POR­TA AFEC­TAR A SUS PRO­PIOS

HI­JOS; SU ES­PO­SA ES QUIEN ES­TÁ PA­GAN­DO

EL HO­TEL” -Es muy gra­ve lo que di­ces, so­bre to­do por sus hi­jos... “Pe­ro eso a él no le im­por­ta, no pien­sa en que es­tá afec­tan­do a sus pro­pios hi­jos. Los ni­ños tu­vie­ron que ir­se a vi­vir a un ho­tel con su ma­má. ¡Ima­gí­na­te en cuán­to va a sa­lir­le la cuen­ta a la es­po­sa!, por­que es ella la que es­tá pa­gan­do”. “NA­DIE LE RO­BÓ NA­DA, LOS 2 CO­CHES QUE DE­NUN­CIÓ SON DE ES­TRE­LLA: LA CA­MIO­NE­TA, ÉL SE LA RE­GA­LÓ,

Y EL CO­CHE ELLA LO COM­PRÓ”

-¿En­ton­ces sí le ro­ba­ron los ca­rros o no?

“Cla­ro que no. Por prin­ci­pio de cuen­tas Fran­cis­co sa­lió di­cien­do que le ha­bían ro­ba­do cua­tro co­ches, pe­ro de ésos só­lo le­van­tó la de­nun­cia por dos, jus­ta­men­te los que son de Es­tre­lla, pues la ca­mio­ne­ta de lu­jo él se la re­ga­ló pa­ra lle­var y traer a los ni­ños, y otro co­che que ella com­pró y pue­de com­pro­bar­lo por­que tie­ne la fac­tu­ra”.

“Uno de los au­tos es­tá en Gua­da­la­ja­ra y el otro ella lo si­gue usan­do pa­ra lle­var

y traer a sus hi­jos”.

“Maza ten­drá que de­mos­trar que es el due­ño de los co­ches, pe­ro lo más ra­ro es que la su­pues­ta mu­cha­cha se lla­ma co­mo

la es­po­sa”.

“LOS OTROS AU­TOS QUE MEN­CIO­NÓ YO NUN­CA VI QUE ESTUVIERAN EN LA CA­SA, DE TO­DOS MO­DOS FRAN­CIS­CO DE­BE­RÍA TE­NER CUI­DA­DO, PUES DAR FAL­SAS DE­CLA­RA­CIO­NES

ES UN DE­LI­TO GRA­VE”

-¿Y en­ton­ces dón­de es­tán esos au­tos? “Uno es­tá en Gua­da­la­ja­ra, en ca­sa de los pa­pás de Es­tre­lla; y el otro ella lo si­gue usan­do. Y so­bre los otros co­ches, yo nun­ca vi que estuvieran en la ca­sa, así que no sea men­ti­ro­so, por­que dar fal­sas de­cla­ra­cio­nes es un de­li­to y se es­tá bus­can­do pro­ble­mas de a gra­tis”. “FRAN­CIS­CO VI­VE EN

PUE­BLA, POR­QUE SI­GUE JU­GAN­DO CON EL CLUB LO­BOS, ÚNI­CA­MEN­TE VINO A LA CIU­DAD A COMPLICARLE LA VI­DA A SU FA­MI­LIA Y A DE­JAR A SUS HI­JOS EN LA CA­LLE,

Y ESO NO SE VA­LE” -Di­ces que Fran­cis­co no vi­ve en esa ca­sa, ¿en­ton­ces aho­ri­ta dón­de se es­tá que­dan­do? “Él vi­ve en Pue­bla, allá tie­ne su ca­sa por­que si­gue ju­gan­do con el club Lo­bos, y aho­ra ya de­jó en la ca­lle a sus pro­pios hi­jos y eso no se va­le. Se su­po­ne que un pa­dre de­be cui­dar a su fa­mi­lia, pe­ro co­mo es­tá em­bo­ba­do con su no­via y em­pe­ña­do en ha­cer­le da­ño a su ex, no le im­por­ta na­da”. “ES VER­DAD QUE FRAN­CIS­CO YA LE­VAN­TÓ UNA DE­NUN­CIA, PE­RO AHÍ ES DON­DE VIE­NE LO RA­RO, POR­QUE ÉL FUE A CUA­JI­MAL­PA A DE­NUN­CIAR, CUAN­DO TO­DO

PA­SÓ EN CO­YOA­CÁN”

-¿Y sí le­van­tó una de­nun­cia? “Sí, pe­ro ahí vie­ne lo ra­ro: no sé quién lo ase­so­ró, por­que fue a le­van­tar el ac­ta en Cua­ji­mal­pa cuan­do los he­chos ocu­rrie­ron en Co­yoa­cán, y aun así le acep­ta­ron los

do­cu­men­tos y le to­ma­ron su de­cla­ra­ción”.

-¿Aho­ra qué si­gue? “Ten­drá que pre­sen­tar prue­bas de que es due­ño de los vehícu­los y de que los sa­ca­ron de la pro­pie­dad. Pe­ro lo que más me lla­ma la aten­ción es que la mu­cha­cha, que él in­ven­tó, se lla­ma co­mo la es­po­sa”. “ES OB­VIO QUE TO­DO ES­TE CA­SO ES­TÁ MÁS QUE MANIPULADO, PE­RO ES­TRE­LLA TIE­NE CON QUÉ DE­FEN­DER­SE, PUES ELLA PA­GA LOS SER­VI­CIOS DE LA CA­SA Y CON ESO PUE­DE DE­MOS­TRAR QUE ES SU­YA, POR­QUE

ÉL NO LE DA NA­DA”

-Pues sí que las co­sas es­tán muy ra­ras... “Es ob­vio que es­to es­tá más que manipulado y que só­lo lo ha­ce pa­ra bur­lar­se de ella, pe­ro se le cae­rá el tea­tro, por­que sé que su mujer tie­ne las fac­tu­ras de am­bos co­ches y do­cu­men­tos con los que pue­de com­pro­bar que ella es la que ha­bi­ta la ca­sa y quien pa­ga to­dos los ser­vi­cios; te re­pi­to, él no le da na­da. Por eso te di­go que es­tá min­tien­do en to­do”, fi­na­li­zó.

Al en­trar, el fut­bo­lis­ta no vio las lla­ves de los co­ches por lo que fue al ga­ra­je y se dio cuen­tade que lo ha­bían ro­ba­do.“Un pa­dre de­be­ría cui­dar a sus hi­jos, pe­ro co­mo es­tá em­bo­ba­do con

Cuan­do no vio sus au­to­mó­vi­les, di­jo ha­ber sa­li­do y le re­cla­mó a losde se­gu­ri­dad.

la no­via y quie­re des­qui­tar­se de su ex, no le im­por­ta na­da”, agre­gó

Su es­po­sa sí te­nía una chi­ca que le ayu­da­bacon la ca­sa, su nom­bre era Del­ga, pe­ro des­deque Es­tre­lla ya no pu­do en­trar a su ca­sa, la tu­vo quedes­pe­dir. Fran­cis­co fue a de­nun­ciar el ro­bo a la de­le­ga­ción Cua­ji­mal­pa, aun­que só­lo re­por­tó la de­sa­pa­ri­ciónde dos co­ches.

La ca­mio­ne­ta es co­mo és­ta, una Ca­di­llac mo­de­lo Es­ca­la­de.Otro de los co­ches ro­ba­dos fue un BMW Mi­niCoo­per y los otros dos eran mo­de­lo Nis­san Ver­sa.

Es­tá ubi­ca­da al sur de la CDMX, en la zo­na residencial del Pe­dre­gal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.