Ciu­da­dano DEL MUN­DO

ARAP BETHKE con­fie­sa ser un gran aven­tu­re­ro que to­da­vía no es­tá dis­pues­to a es­ta­ble­cer­se en un lu­gar fi­jo

TVyNovelas (México) - - ¡Tremendo Susto! -

Desde que tie­ne uso de ra­zón, Arap Bethke ha vo­la­do de un cie­lo a otro. Hi­jo de pa­dre ale­mán y ma­dre chi­le­na, na­ció en Nai­ro­bi, Ke­nia, don­de dis­fru­tó sus pri­me­ros años de vi­da. Después, jun­to con su familia, se mu­dó a Co­lom­bia, pa­ra pos­te­rior­men­te lle­gar a Mé­xi­co, don­de pa­só bue­na par­te de su in­fan­cia y ado­les­cen­cia y de­bu­tó co­mo ac­tor, mo­de­lo y con­duc­tor. Sin im­por­tar dón­de se desa­rro­lle, si­gue con su pa­sión por la ac­tua­ción, ahora in­ter­pre­tan­do a John Lu­cio en la se­rie La pi­lo­to.

“LA ADRE­NA­LI­NA ME ATERRIZA” De de­tec­ti­ve pri­va­do en Eva la trai­le­ra, a pi­lo­to…

¡Me ba­jé del tráiler y me subí al avión! (ri­sas)

Es­toy fe­liz de te­ner una ca­rre­ra tan di­ver­sa, en la que ca­da per­so­na­je es dis­tin­to al otro y ca­da pro­yec­to con­lle­va nue­vos re­tos. La pi­lo­to es pa­ra mí una sa­tis­fac­ción per­so­nal enor­me, por­que han si­do rit­mos de tra­ba­jo muy pe­sa­dos. Pe­ro ca­da vez que lle­ga­mos al set les ju­ro que su­ce­de ma­gia, pa­san co­sas im­pre­sio­nan­tes y to­do mun­do es­tá muy en­tre­ga­do.

¿Qué te atra­pó de John Lu­cio?

La idea de vo­lar siem­pre me ha gus­ta­do. Mi abue­lo era pi­lo­to y ha­bía una cer­ca­nía con los hi­dro­avio­nes. Siem­pre tu­ve esa idea del pi­lo­to no co­mer­cial, sino aven­tu­re­ro, ex­plo­ra­dor del mun­do que tra­ta de con­quis­tar nue­vos ho­ri­zon­tes. Me gus­ta que es un per­so­na­je que, pe­se a lo que ha­ce y las cir­cuns­tan­cias en que tu­vo que cre­cer, con­tras­ta con su per­so­na­li­dad, con el amor que sien­te por Yo­lan­da y su familia.

¿En qué te pa­re­ces a John?

Com­par­ti­mos esa par­te de que­rer se­guir ex­plo­ran­do y cre­cien­do. Igual­men­te es­ta cer­ca­nía con la familia y có­mo se pro­te­gen los her­ma­nos Lu­cio. Yo tam­bién soy muy ape­ga­do a mis her­ma­nos, so­mos una es­pe­cie de clan que nos pro­te­ge­mos. Ten­go dos, un hom­bre y una mu­jer, y aun­que vi­vi­mos en lu­ga­res di­fe­ren­tes, tra­ta­mos de pa­sar el ma­yor tiem­po po­si­ble jun­tos.

Amas los de­por­tes ex­tre­mos, así que ima­gi­na­mos que te en­can­ta­ron las cla­ses de vue­lo…

Es­toy fas­ci­na­do con eso, y es al­go que me gus­ta­ría se­guir ex­plo­ran­do. Ca­da vez que gra­ba­mos en un ae­ró­dro­mo, tra­to de dar­me una vuel­ta en avio­ne­ta o he­li­cóp­te­ro pa­ra se­guir apren­dien­do.

¿A qué atri­bu­yes tu gus­to por la adre­na­li­na?

Al he­cho de que to­da mi vi­da he via­ja­do. Mi pa­dre tam­bién én era un aven­tu­re­ro; desde sde chi­qui­tos nos lle­va­ba a acam­par, nos en­se­ñó ó a pes­car, siem­pre íba­mos s a lu­ga­res sil­ves­tres. Desde e ni­ño em­pe­cé a an­dar en bi­ci y pa­ti­ne­ta, le em­pe­céé a aga­rrar el gus­to a los de­por­tes, epor­tes, y poco a poco me e fui yen­do por la adre­na­li­na. ali­na. Es esa sen­sa­ción de e re­tar­se a uno mis­mo, de e sa­lir de la zo­na de con­fort ort y de ha­cer al­go en lo o que tie­nes que es­tar r en­fo­ca­do. La adre­na­li­na me aterriza y me ha­ce dar cuen­ta a de que po­de­mos po­ner­nos re­tos y su­pe­rar cual­quier co­sa.

¿Te ves es­ta­ble­ci­do eci­do en al­gún mo­men­to o de tu vi­da, o no es­tá en tu na­tu­ra­le­za?

No lo ten­go con­tem­pla­do, pe­ro sí me gus­ta­ría; us­ta­ría; to­da­vía hay mu­cho­cho por ha­cer. Es­toy en una eta­pa muy pro­duc­ti­vaa de mi vi­da y quie­ro es­tar abier­toer­to a la posibilidad de to­mar­mar pro­yec­tos en di­fe­ren­tes par­tes ar­tes del mun­do. Mé­xi­co es­tá en un mo­men­to in­te­re­san­te, es­tán pa­san­do mu­chas co­sas, y es­te pro­yec­to nos va a dar una ex­po­si­ción y un pres­ti­gio que e ha­rá que sur­jan otros. Por ahora, ora, Mé­xi­co es mi ba­se, pe­roe­ro uno de­be te­ner la posibilidad de mon­tar­ser­se en un avión e ir­se ea a don­de sea.

EN­TRE EL AMOR Y EL ODIO. Es­ta es la pri­me­ra vez que Li­via Bri­to y Arap Bethke coin­ci­den en un pro­yec­to. Sus per­so­na­jes vi­vi­rán es­ce­nas car­ga­das de pa­sión... y des­pre­cio.

LA CRE­MA Y NA­TA... DEL MAL. Ar­ley Me­na (Mau­ri­cio As­pe), John y Os­car No­nes) tie­nen mu­cha co­la que les Lu­cio (Arap y Ale­jan­droj pi­sen, pues tra­ba­jan en ne­go­cio­sos su­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.