El Ca­ne­lo es cam­peón sin co­ro­na

TVyNovelas (México) - - Erase Una Vez -

BOXEAR ES UN DESAFÍO

San­tos Saúl Ál­va­rez Ba­rra­gán, alias El Ca­ne­lo, es el bo­xea­dor del mo­men­to, es­tre­lla del ring, ga­na­dor de for­tu­nas y triun­fa­dor con su guan­te de fuer­za y des­tre­za. ¡Lo que ga­na en sus pe­leas nin­gu­na te­le­no­ve­la se lo pue­de dar! El ta­pa­tío es un ga­la­na­zo de ai­res nór­di­cos, pe­ro muy me­xi­cano. Tie­ne cuer­pa­zo de es­ta­tua grie­ga y es coqueto. Su ex­trac­ción hu­mil­de per­te­ne­ce al pue­blo co­mo tan­tos pu­gi­lis­tas, y es muy sen­ci­llo, el má­xi­mo ído­lo de Luis Mi­guel, su cua­te de apues­tas. To­dos ha­bla­mos del Ca­ne­lo sin ser co­no­ce­do­res de pu­gi­lis­mo, por­que el bo­xeo es co­mo el fut­bol y el ci­ne pa­lo­me­ro: in­vi­ta a la char­la con

har­ta po­lé­mi­ca.

LA PE­LEA SE GA­NA O SE PIER­DE

Un ho­no­ra­ble pro­duc­tor que me sa­lió con el cuen­to chino de “Quie­ro ha­cer una te­le­no­ve­la con el Ca­ne­lo”. ¡Qué alu­ci­ne! Ló­gi­co que ja­la­ría au­dien­cia, se­ría la sen­sa­ción, pe­ro tam­bién un blan­co de ata­que. El cam­peón no es ac­tor, pe­ro da lo mis­mo cuan­do hay mu­chos gua­po­tes que se di­cen ac­to­res y no dan una en sus in­ter­pre­ta­cio­nes. Él pe­di­ría for­tu­nas por no­ve­lear, y no hay pre­su­pues­to que es­té a la al­tu­ra de sus exi­gen­cias. No se la pon­dría­mos di­fí­cil al Ca­ne­lo. Dos que tres pa­la­bri­tas y res­pal­da­do por ex­ce­len­tes ac­to­res que lo ayu­den en to­do. Lo ideal pa­ra in­ter­pre­tar, ob­via­men­te, es un bo­xea­dor.

LA VO­LUN­TAD DE TRIUN­FAR

El Ca­ne­lo es­tá ideal pa­ra una his­to­ria bo­xís­ti­ca me­lo­dra­má­ti­ca que se reali­zó en ci­ne me­xi­cano con mu­chí­si­mo éxito: Cam­peón sin co­ro­na (1945), con Da­vid Sil­va, un clá­si­co con ma­de­ja anec­do­ta­ria so­bre Roberto “Kid” Te­rra­no­va, un jo­ven que ven­de nie­ves en una ba­rria­da de la Ciu­dad de Mé­xi­co, me­ti­do a bo­xea­dor gra­cias a sus tre­men­das fa­cul­ta­des fí­si­cas. Sus pri­me­ros triun­fos lo con­vier­ten en el pú­gil del mo­men­to, y co­mien­za a ga­nar di­ne­ro, el cual de­rro­cha a ma­nos lle­nas con mu­jer­zue­las ca­za­for­tu­nas y le en­tra a las dro­gas y el al­cohol. Su suer­te cam­bia el día que en­fren­ta a Joe Ron­da, un bo­xea­dor es­ta­dou­ni­den­se que des­pier­ta en él un pro­fun­do com­ple­jo de in­fe­rio in­fe­rio­ri­dad. Los vi­cios lo lle­van a los ca­lle­jo­nes del de­sas sas­tre y que­da no­quea­do e en la lo­na. Lo­gra re­cu­per rar­se y Roberto de­ja de ser el “Kid” Te­rra­no­va, re­gre­sa a lo su­yo, ven­de­dor de nie­ves.

EL BO­XEO NO SE BBASA EN LOS SENTIMIENTOSSENTIM

El ar­gu­men­to de Cam­peón­sin­co­ro­na se inspira en la vi­da trá­gi­ca del po­pu­lar bo­xea­dor Ro­dol­fo “Chan­go” Ca­sa­no­va. Una no­che lo en­con­tra­ron ebrio e in­cons­cien­te en un rin­cón os­cu­ro de la Plaza Ga­ri­bal­di y lo re­fun­die­ron en un al­ber­gue de in­di­gen­tes. El 25 de no­viem­bre de 1980, su co­ra­zón de­jó de la­tir. En 1950 lo pro­cla­ma­ron el me­jor bo­xea­dor del siglo XX, pe­ro los triun­fos no son eter­nos. En 1932 de­bu­tó en el ring de la Are­na Na­cio­nal co­mo Young Ca­sa­no­va, sin anun­cios en sus cal­zon­ci­llos. Ca­da se­ma­na se pre­sen­ta­ba y de­mo­lía a sus con­trin­can­tes. En seis me­ses ga­nó nue­ve pe­leas por nocaut y dos por de­ci­sión. Pre­sen­ciar sus pe­leas era to­do un show im­pre­sio­nan­te con su cuer­po acei­to­so pa­ra bri­llar más que sus ri­va­les. A los 18 años de edad de­mo­lió a los cam­peo­nes mun­dia­les. Pri­me­ro le pa­ga­ban 50 pe­sos por pe­lea, y lue­go 200. El mo­te de “Chan­go” se lo im­pu­so su tío, por­que cuan­do su­bía al ring ti­ra­ba mu­chos gol­pes y pa­re­cía un chan­gui­to. Pe­leó y arra­só en el Ma­di­son Square Gar­den de Nue­va York. Al fa­llar­le su fa­mo­so gancho a la qui­ja­da en Mon­treal, lo aban­do­nó una vi­vi­do­ra de hom­bres y le dio por la bo­rra­che­ra. El al­cohol lo en­lo­que­ció ga­chí­si­mo. En­tró y sa­lió del ma­ni­co­mio La Cas­ta­ñe­da, don­de llo­ra­ba sin pa­rar. Pe­día li­mos­nas en la ca­lle cau­san­do lástima y as­co. Tal vez me­jor de­bió que­dar­se co­mo lo que era ini­cial­men­te, el Ne­ve­ro de Pe­ral­vi­llo.

EPÍ­LO­GO

El Ca­ne­lo ni si­quie­ra ha pla­ti­ca­do con el au­daz pro­duc­tor del sueño de lle­var­lo a las te­le­no­ve­las. To­do fue una plá­ti­ca de ca­fé e ilu­sio­nes. Los bo­xea­do­res nun­ca han ser­vi­do co­mo ac­to­res; en cam­bio, los ac­to­res su­pre­mos, co­mo Syl­ves­ter Sta­llo­ne y sus Rockys, han he­cho de los bo­xea­do­res es­tre­llas inol­vi­da­bles por su en­tre­ga to­tal en cuer­po, su­dor y al­ma.

¡TIE­NE PIN­TA DE GA­LÁN ! El ta­pa­tío loha de­most con­quis ra­doal ta­rel de gua­pas co­ra­zón mu­je­res .

La pe­lí­cu­la Cam­peón sin UN CLÁ­SI­CO. co­ro­na le ven­dría bien a Saúl Ál­va­rez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.