Ma­ne­jo de las ma­nos al ha­blar en pú­bli­cos

Unis y Mas - - Los Expertos -

Apren­de a co­mu­ni­car­te efec­ti­va­men­te me­dian­te el ma­ne­jo ade­cua­do de las ma­nos. o im­por­ta si es­tas en una en­tre­vis­ta de tra­ba­jo, en una pre­sen­ta­ción en pú­bli­co, en una reunión con un co­le­ga o en una ne­go­cia­ción, ten pre­sen­te es­tas su­ge­ren­cias: 4Man­tén las ma­nos cer­ca de tu cuer­po. Si in­va­den el es­pa­cio per­so­nal del otro, se pue­de per­ci­bir co­mo agre­si­vi­dad. 4Aguan­ta las ga­nas de ju­gar con tu ca­be­llo o con co­sas en tus bol­si­llos. Tam­bién ju­gar con un “la­pi­ce­ro” o “plu­ma”, apre­tar­se las ma­nos y es­ti­rar li­gas re­ve­lan ner­vio­sis­mo 4 Se­ña­la con la mano abier­ta y los de­dos jun­tos. Se­ña­lar con el de­do ín­di­ce pue­de pa­re­cer agre­si­vo. 4Aga­rrar­se las ma­nos o po­ner una so­bre la otra, pue­de in­di­car hu­mil­dad y ser una per­so­na su­mi­sa. ¿Quie­res en­viar es­te men­sa­je? 4Man­tén tu cuer­po “abier­to” y re­sis­te la ten­ta­ción de cru­zar los bra­zos. Los bra­zos cru­za­dos nos ha­cen ver “Ce­rra­do” o que es­ta­mos a la de­fen­si­va. 4No pon­gas las ma­nos en la ca­de­ra o en la cin­tu­ra. Pue­de pa­re­cer agre­si­vo y so­bre to­do arro­gan­te. 4No te re­vi­ses las uñas o tam­bo­ri­lees los de­dos en el es­cri­to­rio mien­tras al­guien es­té ha­blan­do. Pue­de ha­cer­nos pa­re­cer abu­rri­dos y ade­más es un dis­trac­tor. 4 No trai­gas na­da en las ma­nos cuan­do es­tés ha­blan­do. Es muy fá­cil ju­gar con al­go si lo sos­tie­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.