¿ES­CU­CHAS A TU VOZ IN­TE­RIOR?

Unis y Mas - - Portada -

Bueno, no se tra­ta de es­cu­char voces que te di­gan ¡ma­ta, ma­ta!, co­mo en las pe­lí­cu­las, pe­ro sí esa que lla­ma­mos con­cien­cia, y a la que le da­mos cier­ta con­no­ta­ción ce­les­tial. Y es que se di­ce que es a tra­vés de la con­cien­cia es que nos man­te­ne­mos ata­dos a nues­tro ori­gen: La Di­vi­ni­dad… el hi­lo de oro. Pe­ro pun­to apar­te de cual­quier sig­ni­fi­ca­do es­pi­ri­tual, se lla­ma in­te­li­gen­cia, y es el ins­tru­men­to de su­per­vi­ven­cia que usa nues­tro ce­re­bro pa­ra ad­ver­tir­nos de pe­li­gros, por­que si bien aho­ra ya no es­ta­mos en las cue­vas pri­mi­ti­vas, las ame­na­zas tie­nen mu­chí­si­mos ros­tros más. Y es que aho­ra, el en­fren­ta­mien­to que te­ne­mos en­tre el bien y el mal, es más fle­xi­ble; más per­mi­si­vo y su es­pec­tro, am­plio co­mo una pradera, pe­ro los prin­ci­pios, en su esen­cia­li­dad, son los mis­mos: al ha­cer­les da­ño a los de­más, nos lo hacemos a no­so­tros mis­mos.

A na­die le gus­ta vi­vir cul­po­so, pe­ro creas o no en el kar­ma, to­do lo que se ha­ce, re­bo­ta. Y ha­cer­les da­ño a los de­más, es igual que ha­cer­nos da­ño y es tan ries­go­so co­mo el mal que pue­da ace­char­nos vi­nien­do de cual­quier par­te.

Es­cu­che­mos a nues­tro Pepe Gri­llo… su ayu­da es in­va­lua­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.