LA IM­POR­TAN­CIA DE LOS ABUE­LOS

Unis y Mas - - Portada - POR ROSILU ESTRADA / CED: 3162953

Un abue­lo es si­nó­ni­mo de sa­bi­du­ría, de amor, de con­sen­ti­mien­to ex­tre­mo y tam­bién de ayu­da pa­ra to­dos aque­llos pa­dres y ma­dres que tra­ba­jan dia­ria­men­te. La me­jor ma­ne­ra de hon­rar a nues­tros abue­los, pa­dres y adul­tos ma­yo­res. Es dán­do­les amor y ha­cién­do­los sen­tir im­por­tan­tes y úti­les.

Te doy a con­ti­nua­ción al­gu­nos con­se­jos que sé que se­gu­ro te ser­vi­rán en es­ta eta­pa.

1.- Da con­ten­ción

Es nor­mal que lle­gue el mo­men­to que te de­ses­pe­ren pues sue­len com­por­tar­se co­mo ni­ños o con­tar­te mu­chas ve­ces las his­to­rias que ya te sa­bes. Así que apli­ca la con­ten­ción, con ellos es de­cir con­ten­los, es­cú­cha­los y no in­ten­tes que cam­bien de opi­nión.

2. Áma­los

Di­les mu­chas ve­ces en voz al­ta cuan­tos los amas así tal y co­mo son. No in­ten­tes mo­di­fi­car sus con­duc­tas.

3.- Acep­ta sus cam­bios

Re­cuer­da que así co­mo cuan­do tú eras pe­que­ño ellos con pa­cien­cia y amor te en­se­ña­ron to­do lo que hoy tú sa­bes y eres. Re­gré­sa­les de la mis­ma ma­ne­ra y con amor esa pa­cien­cia que ellos hoy ne­ce­si­tan pues sus cam­bios se­rás cons­tan­tes tan­to fí­si­cos co­mo men­ta­les.

4.-Res­pé­ta­los.

Es ver­dad que se com­por­tan co­mo ni­ños en mu­chas oca­sio­nes pe­ro me­re­cen res­pe­to y no de­bes nunca tra­tar de edu­car­los co­mo si fue­ran tus hi­jos.

Amar y res­pe­tar a nues­tros abue­los es el me­jor re­ga­lo que le po­de­mos dar no só­lo a ellos si no a no­so­tros mis­mos, pues se­gu­ra­men­te lle­ga­re­mos a esa edad y desea­re­mos ser tra­ta­dos con dig­ni­dad y res­pe­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.