¿Per­te­ne­ce­mos a al­gún gru­po en es­pe­cial?

Unis y Mas - - Los Expertos - La pre­gun­ta de hoy…

En la es­cue­la apren­des a iden­ti­fi­car­te con los más pa­re­ci­dos a uno: los se­xo­sos, los des­mot­her, los in­te­li­gen­tes, los de­por­tis­tas, los hips­ters de tri­bus ur­ba­nas, los hips­ters pro­vin­cia­nos, las fla­qui­tas, los tra­go­nes, las les­bia­nas, los gay, los bo­rra­cho­nes di­ver­ti­dos, los bo­rra­cho­nes ma­la co­pa, los dro­gos, y en fin, to­da esa va­ria­da can­ti­dad de per­so­na­li­da­des que nos ca­rac­te­ri­zan y que nos unen; pe­ro ¿qué pa­sa cuan­do eres un con­jun­to de to­dos o no eres nin­guno y te con­vier­tes en el ra­ro?

Sí, qui­zá des­de pe­que­ño sen­tías que no en­ca­ja­bas con los de­más y na­die te hi­zo a un la­do, sim­ple­men­te te mar­gi­nas­te tú mis­mo. ¿Ver­dad que es di­fe­ren­te? Por­que una co­sa es que te cor­ten y otra que te cor­tes tú so­li­to, y a ve­ces, que no te in­clu­yan só­lo es­tá en tu ima­gi­na­ción, ya que re­cuer­da que so­mos ani­ma­les gre­ga­rios y por tu bien, de­bes apren­der a per­te­ne­cer a al­gún gru­po de és­tos.

De­be­mos re­co­no­cer que pue­den ser dos co­sas: ti­mi­dez u or­gu­llo des­me­di­do, y si no es nin­guno de és­tos, qui­zá sea de­pre­sión. Si es tu ca­so, con­sul­ta con un es­pe­cia­lis­ta, y si no, prue­ba lo sen­ci­llo que es in­te­grar­te a al­guno de ellos, qui­zá el más abier­to y pla­ti­car de lo que sea, pa­ra con­se­guir in­cluir­te; qui­zá no se pa­rez­can mu­cho a ti, pe­ro siem­pre ha­brá al­go que te iden­ti­fi­que y en con­se­cuen­cia, te una. No es bueno man­te­ner­te ais­la­do, ni si­quie­ra por cir­cuns­tan­cias tem­po­ra­les, ya que to­do pa­sa, ex­cep­to los ami­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.